Mercaderes y Banqueros

Mercaderes y Banqueros

Por Renato Mansur.
Reseña de Mario Molina.

banqueros.jpgLa burguesía y el pensamiento de corte liberal no nacen con las Revoluciones Liberales de la primera mitad del siglo XIX, sino que poseen manifestaciones mucho más remotas, desde la Antigüedad, pero sobre todo durante la Edad Media.

Estos actores sociales que sirvieron de molde a un pensamiento precapitalista, fueron según Jacques Le Goff, los mercaderes y . En su libro «Mercaderes y Banqueros de la Edad Media» el autor realiza un interesante análisis que parte de la Revolución Comercial entre los siglos XI a XIII llevada a cabo por los mercaderes (en ferias, caravanas, viajes por mar, conexiones con Oriente, y la creación de ligas de comercio), a la progresiva aparición de banqueros, pilares de los reinos que buscaban concentrar feudos allá por la Europa de los siglos XIV a XVI.

Estos actores que entran en escena, llamados «burgueses» por nuclearse en ciudades de la romanidad revivificadas, o en villas o «burgos», condicionarán los acontecimientos de la vida económica, política y social de la Edad Media, al ocupar altos cargos en instituciones de todo tipo (como la investidura papal), e incluso, nucleados en gremios y sociedades. Llevarán los ideales del trabajo y la riqueza, y de un goce máximo de la vida terrenal, para luego implorar por la divina. ¿No te resultan conocidos estos valores?…

En este resumen que preparó mi amigo Renato, podrás internalizarte más y conocer a fondo cómo fue la transición del mercader al banquero-empresario, y cuál fue su influencia desde la Edad Media para procesos posteriores.

Bibliografia Original:
LE GOFF, JACQUES: Mercaderes y banqueros de la Edad Media, Buenos Aires, Eudeba, 1986.

  Mercaderes y Banqueros
» 127,4 KiB - 4.123 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Completo resumen de Renato Mansur sobre ésta obra del genial Legoff.

El ambiente en la época colonial

El ambiente en la época colonial

“La historia ambiental de la Argentina comienza con la destrucción del sistema incaico de agricultura en terrazas” sostienen y en el capítulo segundo de “Memoria Verde”.

Los incas tenían respeto por el equilibrio ecológico: manejaban las tierras que sembraban sin degradar los recursos naturales por medio de abonos naturales, alimentaban todo un Imperio sin necesidad de depredar los suelos. Las franjas fértiles de suelo eran contadas entre tanta diversidad de relieves y ambientes (la costa, la sierra, la puna y regiones de montana), pero ellos complementaban la actividad mediante canales hidráulicos que no tenían nada que envidiar a los conocidos en Creta y Roma unos cuantos siglos antes. Vivían en comunidades interconectadas unas con otras y autosuficientes.

Sin duda, la intromisión de los conquistadores europeos fue el medio propicio para traer al Nuevo Mundo otros valores y cosmovisiones que veían al ambiente como un enemigo, como algo que también debían dominar, asi que se dedicaron a extraer de él todo lo que pudieron. Deforestación, mal uso de la tierra, y aniquilación de la mano de obra indígena mediante enfermedades y malos tratos, fueron los resultados de tales prácticas.

En la época colonial, tampoco la situación mejoró: las colonias comenzaron a expandirse tanto para el mercado interno como para el externo. Se vió la posibilidad de lucrar con el ambiente, y la comunidad autosostenible indígena fue suplantada por las estancias, haciendas, rancherías y minerías, apuntadas a una economía de comercialización. El panorama “urbano” tampoco era alentador: construcciones mal diseñadas entremezcladas con nodos de carácter protoindustrial o industrial, habitantes que debían convivir con saladeros y curtiembres que contaminaban las aguas que tomaban, y que se acumulaban con otros residuos en las calles. La gente salía de sus casas con pañoletas para no sentir el mal olor.

Surgieron propuestas, como la de Manuel Belgrano, para un aprovechamiento sostenible de la tierra. Pero las trabas de hábiles funcionarios y grupos de poder hicieron de ellas solo palabras.

Bibliografía Original:

BRAILOVSKY, ANTONIO Y FOGUELMAN, DINA: Memoria Verde. Historia Ecológica de la Argentina. Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1998. Cáp. 2: El ambiente en la época colonial.

  El ambiente en la época colonial
» 81,8 KiB - 8.315 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Resumen de un capítulo de Memoria Verde de Brailovsky y Foguelman.

Síntesis cultural

Síntesis cultural

Por Carlos Marandet

Cuando uno lee a siempre se encuentra algo inquietante, distinto de lo que ya sabías. En el caso del Feudalismo justamente pasa eso:

Incluso hoy, muchos historiadores siguen enseñando que las migraciones bárbaras fueron cruentas campañas contra la Romanidad y la hicieron entrar en decadencia, mientras Perry con bajo perfil nos dice que el Feudalismo surgió como una fusión necesaria del mundo germano con el romano.

Y efectivamente, cuando lo lees puedes observar que muchos de los elementos de fusión que señala son necesarios para el sostén de la sociedad feudal: vasallaje, beneficio, señorío, servidumbre, sistema legal y monarquía. Y que se pueden evidenciar incluso en las sociedades occidentales posteriores al paradigma feudal, pues pasaron a ser parte, junto con la religión y el misticismo, del imaginario colectivo.

A continuación, pongo a tu disposición un breve trabajo que realicé para el profesorado donde estudio. Es sencillo, pero servirá para destacar estos elementos de fusión que sirvieron para que ni los germanos ni los romanos desaparecieran.

  La Síntesis Cultural
» 118,3 KiB - 1.576 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Resumen enviado por Carlos Marandet.

El Hormiguero

El Hormiguero

Cuento “El Hormiguero”

por Ignacio Crifasi y Mario Molina.

Hace poco con Ignacio, tuvimos que preparar un plan de clase totalmente funcional para alumnos de octavo año de ESB (13 a 15 años de edad), como consigna del espacio de la práctica docente. El tema era “Revoluciones Liberales-Burguesas”, y la verdad que el asunto era muy amplio, y solo estaba pensado para aplicarse a dos horas reloj. Entonces preferimos utilizar la clase para explicar el concepto de “revolución” y la búsqueda de cambios que implica, asi como comparar las concepciones ideológicas y económicas entre una monarquía absoluta y una burguesía liberal que se estaba consolidando, principalmente en el ejemplo de Francia.Nos pareció que una buena manera de empezar la clase era por medio de un cuento corto. Así que nos pusimos las pilas y así nació “El Hormiguero”:

“Había una vez, una comunidad de hormigas negras. Dentro de ella se encontraban las hormigas trabajadoras que recolectaban los alimentos para toda la comunidad. Había otras que se dedicaban a proteger la comunidad, y un sector reducido que se encargaba de organizar el trabajo de las primeras. Este sector estaba compuesto por la hormiga Reina, y la pequeña nobleza, y juntos aseguraban la descendencia de nuevas hormigas. Pero a cambio, las hormigas trabajadoras debían alimentarlas sin cuestionar nada. También había un sector más o menos importante de hormigas que comerciaban lo producido con otras comunidades y colonias, además de prestar recursos a la nobleza a cambio de otras cosas. Estas hormigas anhelaban ser parte del círculo de las hormigas que convivían con la Reina, y a la vez, procurar su éxito personal. Sin embargo, el círculo de hormigas notables e incluso la Reina, no las aceptaban, porque se consideraban demasiado especiales a las demás por designio de Dios, por lo que nadie debía criticar su modo de vida o como aplicaba su poder.

Un día, un grupo de humanos pisoteó el hormiguero arruinando las reservas de alimento y ocasionando la muerte de varias hormigas. La clase de notables en vez de ayudarlas les exigió más tributos y pagos. Entonces las hormigas trabajadoras se preguntaban porqué debían mantener dependencia con aquellos que no las tenían en cuenta y ocasionaron algunas revueltas, pero pronto fueron sofocadas por los soldados de las notables. Las hormigas comerciantes encontraron el momento propició para manifestarse en contra de la Reina, puesto que ella había puesto muchas trabas al comercio en dicha etapa caótica de hambre y corrupción. El plan de las hormigas comerciantes era, en definitiva, adueñarse del poder no solo porque lo creían justo, sino también para tener más prestigio, riqueza y manejar libremente sus negocios. Empezaron a planear una revolución…”

Nosotros queríamos relacionar los actores que van apareciendo en el cuento (hormigas nobles, burguesas, y trabajadoras), con los distintos grupos humanos que aparecen en la revolución francesa, mediante su forma de pensar y los motivos para generar cambios en la sociedad. Sin dudas las revoluciones liberales no ampararon a todos los actores sociales, sino a aquellos sectores con pensamiento liberal que buscaban cambios económicos y políticos que beneficiaran sus negocios y sus aspiraciones de poder, pues los medios de producción ya eran de ellos. Solo faltaba acceder al poder político, o al menos, dominar la opinión pública. Sin embargo, esa fue una búsqueda necesariamente larga y lenta…

Otros sectores con pensamiento más arraigado al pasado feudal (como los campesinos) se conformaban con solucionar los problemas inmediatos (hambre, miseria, y enfermedades), pero no constituían una clase, un grupo con sentido de pertenencia a un nivel más allá que el ámbito de la aldea. Algo así pasaba con los obreros y artesanos, que más tarde en los movimientos de 1848, aparecieron como “proletariado”. Sin embargo, les pasaba algo parecido a los campesinos: debían unirse, pero les costaba, por eso no podían organizar una buena propuesta política de cambio.

Explicación de las revoluciones sociales

Explicación de las revoluciones sociales

Impresionante amigos, la explicación de sobre las revoluciones sociales. Hice esta reseña:

Las revoluciones sociales han sido acontecimientos excepcionales, pero gigantescos en la historia universal moderna. Desde Francia en 1790 a Vietnam a mediados del siglo XX, estas revoluciones han transformado las organizaciones de los Estados, las estructuras de clase y las ideologías dominantes. Han hecho nacer naciones cuyo poder de autonomía superaron los propios pasados prerrevolucionarios.

En Francia se convirtió en un poder conquistador de Europa continental, en Rusia generó una superpotencia industrial y militar, en México dio la fuerza política para hacer del país uno de los más industrializados entre las demás naciones poscoloniales. Asimismo en China, o en países neo coloniales como Vietnam y Cuba.

En algunos casos, estos movimientos han hecho surgir modelos de ideales de inmensa repercusión y atractivo internacional, por ejemplo los ideales de «igualdad, libertad, fraternidad» de la burguesía en Francia. Las revoluciones ejercen un efecto demostrativo más allá de las fronteras de su país de origen, dice Hermassi. (pág. 20)

Las revoluciones sociales no son las únicas fuerzas del cambio, puesto que en cada país han ocurrido trastornos políticos y cambios socioeconómicos. Pero contienen, sin lugar a dudas, una clara pauta de cambio socio político.

Las revoluciones sociales son transformaciones rápidas y fundamentales de la situación de una sociedad y de sus estructuras de clase, van acompañadas por las revueltas y se basan en dos coincidencias: cambio estructural por levantamiento de clases y posibilidad de transformación política y social.

En este libro, el concepto de revolución social se basa notablemente en el énfasis marxista del cambio socio estructural por medio del conflicto de clases, pero no se niega a apartarse de la propuestas de Gurr, Tilly y Johnson. Sin embargo el análisis dejará de lado algunos elementos (desequilibrio de sistema y valores, descontento relativo, etc. Ver pág. 35). La concepción marxista permitirá entender la contradicción básica o tensión de clases que hay en una sociedad, y la concepción de conflicto político permitirá comprender por qué y cómo se desarrollaron las situaciones conflictivas que hace que una clase determinada se encuentre capacitada para luchar en defensa de sus intereses (sean burgueses, proletariado, campesinos, etc.). No obstante, ninguna de las cuatro familias de teoría de la revolución es más preferible que la otra, puesto que en realidad, comparten elementos en común. Para detectarlos, los tres principales principios de análisis son: La perspectiva estructural, las estructuras internacionales influyentes y la autonomía relativa del Estado.

Bibliografía Original:

SCOKPOL, THEDA: Los Estados y las revoluciones sociales. Un análisis comparativo de Francia, Rusia y China, Fondo de Cultura Económica, 1984. Cáp. I: La explicación de las revoluciones sociales.

  Las revoluciones sociales según Scokpol
» 144,4 KiB - 2.461 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Resumen basado en obra de Theda Scokpol.