Navegando por
Categoría: Historia Antigua

HDH dice: No a la reducción de horas de Historia en Chile!

HDH dice: No a la reducción de horas de Historia en Chile!

En este ultimo tiempo, la memoria histórica de la comunidad chilena, se ha visto afectada y en seria amenaza frente a los dictámenes del actual Ministro de Educación Joaquín Lavín; un economista fuertemente ligado al Opus-Dei, quien a planteado como “revolución educacional” la idea de suprimir el 50% de las horas de Historia para los estudiantes de la enseñanza básica y media (primaria y secundaria), para aumentar las de matemáticas.

No esta demás señalar que como historiadores, sabemos que esta medida no es para nada inocente, ya que busca extirpar de la enseñanza obligatoria, la única amenaza para la gobiernos de turno, ¿y porque lo digo así?, porque la Historia es la única instancia por la cual el pueblo puede aprender y entender todas las veces que han sido pisoteados en nombre del progreso y del llamativo orden social que tildan de democracia.

Por eso, en Hablemos de Historia, nos sumamos a esta campaña y decimos:

NO A LA REDUCCIÓN DE LAS HORAS DE HISTORIA!!!

Porque la Historia somos nosotros, tu, tu familia, tus vecinos, tus amigos, todos somos la Historia, por favor no dejemos que el actual gobierno nos robe todo ese cúmulo de experiencias y vivencias que nos han hecho ser como somos.

Más Información:

http://historiayreforma.wordpress.com/

El aporte del Perú a la alimentación mundial

El aporte del Perú a la alimentación mundial

Por Kerlin Jesús Nonajulca Adanaqué (*)

A lo largo de la historia de la humanidad saciar el hambre siempre ha sido un tema vital para el desarrollo de los pueblos; desde las primeras civilizaciones hasta nuestros tiempos el hombre ha comprendido que sin alimentos no era posible su existencia y por tanto la cultura.

En el presente trabajo trataremos de resaltar la contribución de nuestro país a la solución de este problema “el hambre mundial”. Nos centraremos en tres vegetales que el Perú le ha dado al mundo: la papa, el maíz y las menestras, por ser éstos los que más han contribuido.

Primeramente les hablaremos de su utilización para el sustento de las sociedades andinas: domesticación, formas de prepararlos, tradiciones en torno a ellos.

Con los alimentos que vamos a exponer que se intentará también impulsar su consumo. Luego podrá plantearse preguntas: ¿cómo es posible que se padezca hambre en nuestro país con la subida del precio del trigo y el arroz teniendo tan rica variedad de alimentos, siendo los domesticadores de la papa y el maíz dos de los alimentos más importantes para la alimentación mundial? Si se impulsara el consumo de alimentos andinos como el olluco, la quinua, quién sabe colocaríamos otro par más de alimentos entre los indispensable para la humanidad. Esto porque los productos de nuestro Ande han demostrado ser los más adaptables cultivos.

Nos hemos animado a realizar el presente trabajo porque quisiéramos demostrar que el Perú ha aportado a la humanidad. La formación de la reinante civilización occidental, entre otras cuestiones, debe su éxito a que alimentó a sus masas con alimentos del Perú y de todo el continente americano.

Hemos aportado, aportamos y seguiremos aportando mientras el hombre siga la escasez mundial de alimentos. Las potencias económicas mundiales han alimentado a su pueblo con lo nuestro. El verdadero tesoro que se llevaron los españoles no fue el oro y la plata sino los alimentos. Para los países más pobres nuestros alimentos significan supervivencia.

Para leer el resto del trabajo, descárgalo desde aquí:

  El aporte del perú a la alimentación mundial
» 140,3 KiB - 889 descargas - (Ayuda para éste recurso)
El trabajo se propone demostrar que alimentos de origen peruano y americano han contribuido a la alimentación de otras regiones del mundo.

(*) Estudiante de 4º año de la Especialidad de Historia de la Universidad de Piura, Perú. Éste trabajo ha sido publicado en el 12º Coloquio de Estudiantes de Historia en Piura, los días 5 y 6 de setiembre de 2008.

Los nacionalismos y la modernidad; breve reflexión en torno a la propuesta de Ernest Gellner

Los nacionalismos y la modernidad; breve reflexión en torno a la propuesta de Ernest Gellner

El estudio en torno a los conceptos de nación o nacionalismo, ha dado avances inmensurables, principalmente durante el siglo XX en donde el desarrollo de estos estudios fue bastante recurrente para las ciencias sociales, de tal forma que poco a poco se hizo necesario volcarse en contra de los viejos paradigmas.

Las investigaciones realizadas por Ernest Gellner, son en cierto sentido uno de los primeros vuelcos en contra las vieja ideas, de hecho su aporte fue fundamental para esta tematica, aunque hoy se realizan estudios más complejos, el trabajo de Gellner es imprescindible para comprender la dinámica en la cual se desenvuelven los conceptos de nación y nacionalismo.

  Los nacionalismos y la modernidad
» 23,4 KiB - 1.029 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Ensayo sobre los vínculos entre el nacionalismo y las ideas de la modernidad en base a Geller.

Debate sobre el Concilio de Nicea

Debate sobre el Concilio de Nicea

Después de un breve letargo por problemas técnicos con mi PC, vuelvo a la acción con una noticia que me ha alegrado la semana, y que recibí del histoblogger Ramiro Sánchez Crespo por correo electrónico. Resulta que en su blog, dos comentaristas que antes participaron de una acalorada discusión sobre la historicidad de Jesús, vuelven a confrontarse (invitados por Ramiro) en torno a una nueva problemática: Si el Concilio de Nicea (325) significó el ocaso o el triunfo de la civilización clásica.

Los argumentos de ambas lecturas, Benítez de parte del ocaso y Caboblanco sosteniendo el triunfo, están bien fundamentados y se nota que no han surgido del aire, sino de sus respectivas selección de lecturas. Como suele suceder en un debate, es el lector quien debe sacar sus propias conclusiones tras leer dos argumentos que se oponen (a veces la oposición suele ser figurativa y otras un auténtico duelo donde el agua y el aceite tratan de no mezclarse). El elemento común en ambos textos parece ser la crisis del Imperio Romano, y la necesidad de la continuación de dos elementos: la romanidad (representando a su vez la cultura clásica) y la cristiandad. A diferencia de Ramiro creo que el concilio no implicó necesariamente una ruptura con la cultura clásica, ya que recurriendo a la mentalidad de transición, podemos notar que si «ganó» el catolicismo esto no lo hizo necesariamente demoliendo lo anterior. De hecho hay muchos elementos del culto católico que son pequeñas continuaciones de lo clásico: por ejemplo el culto a los santos (divinidades menores), el culto a María (la presencia de lo femenino, el símbolo de la fertilidad, la comparación con la Isis egipcia), la veneración de imágenes (en los hogares de Roma la gente solía rezar en compañía de estatuillas, y en las calles una villa podía tener un templo y estatuas en homenaje a su dios patrón _santo patrón luego de Nicea), la necesidad de materializar a Dios (el sacramento de la Comunión, no era una invención de Nicea, sino que ya estaba en otras tradiciones ante la necesidad humana de tener contacto con su Creador) y seguimos. Si coincido con Ramiro que Nicea inauguró por así decirlo lo que se conoce como la «era cristiana», ya que en la Edad Media vamos a ver muchos casos donde lo político busca sustentarse en lo religioso, y esto empezó sin dudas con Constantino.

Agradezco a Ramiro por lo novedoso de esta modalidad, que invita al lector a involucrarse un poco más con el blog: repensando un tema que se creía resuelto, o bien, difundiéndolo a aquellos que no tenían idea del tema. Con ésto escapamos a prácticas poco felices, como pensar Internet como si fuera sólo un repositorio de temas. Hay que dar también y no sólo recibir.

Atila según Prisco

Atila según Prisco

atilayleon.jpgA partir del 370 aproximadamente, los hunos (una tribu nómada procedente de Asia) se establecieron sobre las orillas del Mar Caspio desplazando a los alanos, y luego avanzaron por el norte del río Danubio desplazando a los godos. Ya para 400-410 habían constituido un extenso reino en la Europa Oriental, que amenazaba constantemente los limes (límites) orientales del Imperio Romano, así como a las poblaciones de los Balcanes. En un primer momento recurrieron al saqueo con el fin de obtener recursos, pero tal modalidad estaba por cambiar…

El reinado de Atila (434-453) significó el auge así como el final del Imperio Huno. Con él, los hunos pasaron del sistema clánico de jefes (elegían a sus líderes por sus méritos) al sistema autárquico hereditario (un reyo jefe con amplias atribuciones rodeado y apoyado por su séquito, a través del cual gobernaba y administraba su reino), complementaron el saqueo mediante el pedido de tributos u óbolos a tribus vecinas e incluso a las ciudades romanas, cuando la negociación no resultaba…arrasaban con todo. Ávidos de expansión, sus ejércitos y poblaciones se compusieron de hombres y mujeres de diverso origen conforme avanzaban y aglutinaban otras tribus.

El historiador romano Prisco conoció a Atila en 448, como parte de una comitiva diplomática, y esto fue lo que contaba de él durante una recepción:

Había mesas a cada lado de la de Atila. Un primer sirviente llevó ante Atila un plato de carne; detrás de ése, otros distribuyeron pan y luego otros depositaron legumbres sobre la mesa. Pero mientras para los otros bárbaros, como asimismo para nosotros, los manjares venían bien arreglados en vasija de plata, a Atila se le sirvió en una escudilla de palo, y únicamente carne. En todo mostraba la misma austeridad. Su vestido era simple, y no ofrecía otro lujo que la limpieza. Aún su espada, los cordones de sus calzas, las riendas de su caballo no estaban, como la de los demás escitas, adornados de oro, gemas ni materiales preciosos algunos (…). Cuando vino la tarde, se encendieron antorchas. Dos escitas se ubicaron frente a Atila y recitaron cantos compuestos por ellos para celebrar sus victorias y virtudes guerreras. Después apareció un orate, que se explayó en dilates e inepcias completamente borras de sentido común, haciendo reír a carcajadas a todo el mundo.

Sumado a las costumbres austeras, el verdadero tesoro de Atila era su orgullo. Un orgullo alimentado por las proezas bélicas, los negociados y el creciente poderío de su imperio.