Navegando por
Etiqueta: latinoamérica

Ensayo sobre los movimientos populares de la 2da mitad del siglo XX en Latinoamérica

Ensayo sobre los movimientos populares de la 2da mitad del siglo XX en Latinoamérica

A pedido de mi amigo y colaborador del sitio, Ricardo Montenegro, quien hace poco subió su Informe sobre América Latina a partir de la 2da mitad del siglo XX; comparto con ustedes un breve ensayo que redacté en 2011 para el mismo curso de enseñanza de la Historia al que asistimos.
Mientras que el eje de su informe es la Guerra Fría, el mío añade la dimensión de aquellas experiencias que intentaron desafiar la concepción dual del conflicto en Latinoamérica. En otras regiones le han llamado las experiencias de los «no alineados» (como decía mi profe Martinez de Geografía en el profesorado), mientras que aquí constituyeron intentos o proyectos de liberación nacional. Como la gesta de los mineros bolivianos, y el proyecto de Salvador Allende en Chile.
Por supuesto hay puntos en común entre ambos trabajos, y ese es la brutal respuesta del status quo a través de las fuerzas armadas para aniquilar tales experiencias. La sombra del Cóndor. Sin más preámbulo los invito a la lectura.

  Ensayo sobre los movimientos populares de la 2da mitad del siglo XX en Latinoamérica
» 64,8 KiB - 32 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Ensayo presentado para el curso "La enseñanza de la historia Argentina y Latinoamericana de la segunda mitad del siglo XX" - CIE San Miguel, año 2011.

América Latina a partir de la 2da mitad del siglo XX: Una región, dos polos ideológicos en lucha

América Latina a partir de la 2da mitad del siglo XX: Una región, dos polos ideológicos en lucha

En la segunda etapa del siglo XX Latinoamérica ocupó un lugar preponderante en la política internacional, ya que en ella se dieron fuertes luchas desde el plano ideológico hasta la lucha concreta antisubversiva que se dio en la región dentro del marco de la ‘Guerra Fría’, conflicto entre las dos superpotencias triunfadoras de la segunda guerra mundial: Estados Unidos y la URSS.
La política estadounidense en 1947 marcó los lineamientos a seguir para poner freno al avance del comunismo, conocida con el nombre de “Doctrina Truman”. En esa línea, ocurrieron algunos hechos a nivel regional que marcaron de lleno la agenda del imperialismo estadounidense, que siempre concibió a la región como su patio trasero. Entre ellos podemos destacar: ‘La Revolución acaecida en 1952 en Bolivia’ y el triunfo ‘Revolución Cubana en 1959’. Verdaderos obstáculos para la materialización absoluta del imperialismo norteamericano.

  América Latina en la segunda mitad del siglo XX
» 823,2 KiB - 23 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Informe presentado para el curso "La enseñanza de la historia Argentina y Latinoamericana de la segunda mitad del siglo XX" - CIE San Miguel, año 2011.

La Conquista de la Iluminación

La Conquista de la Iluminación

Por Fernando Ruarte (*)

Todorov Tzvetan en su introducción al libro «El Descubrimiento de América», realiza una interesante dialéctica referida al descubrimiento del otro. Deja entrever que en cualquier yo existe otro, y en ese otro también existe un yo, esos otros pueden concebirse como extraños algo a lo que yo, o nosotros no pertenecemos. En esta problemática del otro exterior es en donde se pueden rastrear los problemas de la América descubierta, en el no reconocimiento del otro distinto, pero que también conforma un yo, a la vez que los yo conforman otro, de haberse respetado esta condición uno de los hechos más importantes de la historia universal, como así también el más sangriento, a lo mejor, hoy no sería tema de estudio y reflexión.

Descarga el trabajo completo desde aquí:

  La Conquista de la Iluminación
» 117,3 KiB - 1.162 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Un ensayo de Fernando Ruarte sobre el "descubrimiento" de América, la Conquista y la modernidad.

(*) Profesor de Historia, Chepes, La Rioja, Argentina.

2010: Memoria y Educación. El Taki Ongoy y la historiografía.

2010: Memoria y Educación. El Taki Ongoy y la historiografía.

Por José Ignacio Allevi (*)

La cercanía del año 2010 revive numerosas cuestiones y muchas de ellas conciernen al campo de la Historia. Infaltable es, por supuesto, la celebración del Bicentenario de la Revolución de Mayo en Argentina -aún cuando no es claro si esto merece celebrar o reflexionar acerca del destino y la conducción de nuestro país. Pero la mirada atenta de los historiadores puede dirigirse hacia un pasado en apariencia remoto, pero que, como todos sabemos, constituye una sección estructurante de la historia de América, de la cual todos somos parte.

El 2010 permite recordar -antes que celebrar- el inicio de una década revolucionaria en el Virreinato del Perú, especialmente en la zona de Huamanga. Me refiero a los hechos acaecidos a partir de 1560, entre los cuales encontramos al Estado Neoinca de Vilcabamba y al movimiento del Taki Ongoy. El último de ellos será el que acapare nuestro análisis.

El presente artículo pretende valerse de la proximidad de los 450 años de estos acontecimientos para emprender un breve estudio acerca del tratamiento historiográfico que recibe hoy día la Historia Americana como totalidad, sirviéndose de dicho movimiento, que resulta un caso perfecto de aplicación del modelo que sostenemos. Somos concientes que las discusiones historiográficas americanas son un tópico que podría considerarse de “larga duración” –parafraseando a Braudel y su modelo temporal-, pero creemos pertinente que la discusión a nivel masivo no ha sido instalada. Creemos que el ámbito científico no ha podido extender todas sus corrientes hacia el público no abocado a la disciplina histórica y particularmente hacia los estudiantes secundarios.

Por ello consideramos que la cercanía de la con-memoración de los hechos acontecidos en Huamanga -analizados en clave historiográfica- y la discusión / aplicación / ensayo de la Nueva Ley de Educación Nacional, brindan un marco propicio para un examen de perspectivas con las cuales analizar, de manera íntegra y consciente, la Historia de América a partir de la Conquista.

  2010: Memoria y Educación.
» 174,3 KiB - 974 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Propone un ejercicio de memoria en clave historiográfica, sobre el significado del proceso de independencia y la luchas de resistencia de los originarios teniendo en cuenta la cercanía del "Bicentenario" de 2010.

(*) Estudiante de Profesorado y Licenciatura en Historia por la Universidad Nacional del Litoral.

12 de octubre: Nada que festejar

12 de octubre: Nada que festejar

A continuación reproduzco una nota del diario «Miradas al Sur» para reflexionar sobre el 12 de octubre. Debería ser el día de la Resistencia de los Pueblos Originarios, y no el «Día de la Raza». Siempre hay algunos ridículos que mencionan que sólo descendemos de los gringos. En realidad, somos mosaicos de culturas, de las cuales las de los pueblos originarios son importantísimas y punto de partida de nuestra Historia latinoamericana. Tal como se afirma en la nota: ayer hubiese sido 7 del agua del Tonalpohualli:

Hoy es 7 del agua del Tonalpohualli

Cuando Cristóbal Colón llegó a América, hacía tan sólo 38 años que los aztecas habían reformado su calendario, que era de 365 días, para intercalar el año bisiesto. A su vez, este calendario fue tomado de los mayas. Los aztecas lo reformaron justo antes de la llegada de Hernán Cortés. El año empezaba el día 1 de Atlacalmaco, que coincide con el 1º de marzo del calendario gregoriano.
El hecho de que las culturas americanas no hubiesen desarrollado la escritura, no representó ningún impedimento para el desarrollo de un calendario perfecto, con parecidos notables a los calendarios de pueblos mediterráneos y asiáticos. Según los mitos aztecas fue el dios Quetzalcoatl el que enseñó al hombre el calendario, al mismo tiempo que la agricultura, las técnicas y las ciencias.

Leer los calendarios es como leer en clave sus libros sagrados, sus credos y sus fiestas. Cuando los españoles llegaron a América algunas de las culturas con las que entraron en contacto estaban en su máximo apogeo: centroamérica parecía, al igual que Egipto y Mesopotamia, la encrucijada de las grandes culturas del continente, el crisol en que éstas se fundían, conservándose lo mejor de cada una de ellas. La codicia imperial truncó una historia potencial. Nuestras propias limitaciones, como culturas colonizadas, nos llevan, a diario, a no reconocer raíces e identidades que están en la piel, la alimentación y los sentimientos de millones de americanos. Por eso, hoy podemos decir que, en vez de 12 de octubre, es 7 del Agua del Tonalpohualli, tal como lo establece el calendario azteca.

Lean el resto de la nota aquí. Los pueblos no festejan, reclaman.