Propuesta didáctica sobre la explotación de los originarios durante la conquista española

En la actualidad los alumnos y alumnas se encuentran inmersos en la cultura de la imagen, todo se fija y capta mejor desde la visión (televisión, Internet, etc.), como también desde el sonido (música), por ello es imprescindible comenzar a utilizar recursos nuevos en la enseñanza de la historia, como lo son la música y la imagen, como elementos que logren la atención de los alumnos.

La mita y la encomienda fueron instituciones aborígenes existentes en América, propias de la organización social de los pueblos originarios, que los españoles a su llegada adoptaron y reacomodaron en función de sus necesidades, generando la opresión y la esclavitud.

Es imprescindible que los alumnos conozcan ésto, puesto que tienden a creer en la imagen europeizante que muestra al aborigen como un ser falto de cultura y sin organización alguna, propia de algunos libros de texto.

Para trabajar estos temas en la siguiente propuesta, me propongo integrar el uso de fuentes históricas, imágenes, y música, comparando y contraponiendo distintas visiones de esa realidad sufrida por los aborígenes. A su vez es fundamental marcar los cambios y continuidades que se dan en el tiempo, y cómo persisten distintas herencias del periodo español en la actualidad. Que los alumnos reflexionen acerca del conocimiento del pasado como herramienta para una visión de un futuro mejor es uno de mis objetivos. Otro punto importante es que los estudiantes tengan herramientas para armar sus hipótesis acerca de los hechos y que comprendan que en el aprendizaje de la historia la multicausalidad es imprescindible, debido a que los hechos acontecidos no tienen una sola causa, sino que se dan por la combinación de diversos elementos sociales, políticos y económicos, entre otros.

Para descargar el trabajo completo, hazlo desde aquí:

  La explotación de los originarios
» 202,2 KiB - 1.850 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Propuesta para llevar al aula sobre los abusos contra los pueblos originarios en la Conquista española.

(*) Ensayo en el marco del curso de capacitación docente “Maestros y Profesores enseñando Historia”, CIE Hurlingham, Dirección Provincial de Educacion Superior y Capacitación Educativa, Dirección General de Cultura y Educación, Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, Subsecretaría de Educación.

Conquista y colonización del continente americano

Por Ricardo Montenegro (*)

El siguiente trabajo tratará el tema “Conquista y colonización del continente americano”, y tiene el objetivo de demostrar o refutar la siguiente hipótesis: “Los Reyes Católicos recibieron apoyo del Papa Alejandro VI en la conquista y colonización”, para poder llevar a cabo este fin se utilizará como documento la Bula Papal escrita en Roma el 04 de Mayo de 1.493.

Hacia el año 1.492 el continente Europeo, en especial España y Portugal, vivía una situación muy particular. España había recuperado la ciudad de Granada, el último baluarte Moro, pero Portugal llevaba ventaja en cuanto a la conquista de territorios, acumulando de esta manera riquezas y plasmando en el mapa del mundo las nuevas tierras explotadas. España en presencia de esta situación no podía seguir dando ventajas, y vislumbro en el plan de Colón, posterior a la recuperación de Granada, para extender sus territorios y sus riquezas.

Diego Luis Molinari (1) destaca que según la capitulación firmada el 17 de Abril de 1.492: “el motivo que impulsó a los reyes a despachar la expedición fue, (…), emplear los extraordinarios recursos obtenidos en la conquista de Granada en la grande empresa de convertir a la fe cristiana a todos los pueblos sumidos en las tinieblas de la idolatría”, y además “el 30 de Abril de 1.492 se le reconocen a Colón las mercedes y privilegios otorgados: después de haber descubierto las islas y tierras firmes sería almirante de éstas, virrey, gobernador, y juez en las causas civiles y criminales”. De acuerdo con lo expresado anteriormente Horst Pietschman destaca que: “Se enviaba a Colón (…) al servicio de Dios para la propagación de la fe y para el bien y el provecho de los monarcas” (2), además de los privilegios que obtendría Colón con el éxito de la empresa emprendida. De esta manera se inicia la empresa de conquista y colonización más importante de la historia.

En aquellos tiempos la Fe Católica reinaba en el mundo occidental, gracias a que era la que tenía más feligreses; representando a la Iglesia se encontraba el Papa, quién hablaba en representación y recibe órdenes de Dios “Lo que más,…., agrada la divina majestad,…., es que la Fe católica y la religión cristiana sea exaltada ….., y que en toda parte , sea ampliada y dilatada, y se procure la salvación de las almas, y las bárbaras naciones sean deprimidas y reducidas a la fe” (3).Hacia 1.492 quien ocupaba el trono papal era el Papa Alejandro VI, quién además confiaba y apoyaba la misión de los Reyes de España, por ser católicos: “conociendo de vos, que sois Reyes y Príncipes católicos verdaderos, cuales sabemos que siempre lo habéis sido y, vuestros preclaros hechos, de que ya casi todo el mundo tiene noticia, lo manifiestan, y que no solamente lo deseáis, más con todo conato, esfuerzo, fervor y diligencia, no perdonando a trabajos, gastos ni peligros, y derramando vuestra propia sangre, lo hacéis, y que habéis dedicado, desde atrás, a ello vuestro animo y todas vuestras fuerzas como lo testifica la recuperación de Granada” (4), esta misión encomendada a Colón, consistía en la conquista de nuevas tierras “previsteis a dilecto hijo Cristóbal Colón, hombre apto y muy conveniente a tan gran negocio y digno de ser tenido en mucho, con navíos y gentes para semejantes cosas bien apercibidas, no sin grandísimos trabajos, costas y peligros, para que por la mar buscasen con diligencia las tales tierras firmes e islas remotas e incógnitas, a donde hasta ahora no se había navegado” (5), la misión que debía cumplir Colón en estas tierras era bastante clara para el Papa, se debía extender y expandir la fe católica: “vuestros mensajeros, pueden colegir, estas mismas gentes viven en las susodichas islas y tierras firmes, creen que hay un Dios Criador en los cielos , que parecen hasta aptos para recibir la fe católica y ser enseñados en buenas costumbres y se tiene esperanza que si fuesen doctrinados, se introduciría con facilidad en las dichas tierras e islas, el nombre del Salvador, Señor Nuestro Jesucristo (…) principalmente a la exaltación y dilatación de la Fe Católica” (6). El sumo pontífice Alejandro VI deja claro en la bula su apoyo a los reyes católicos en esta gran empresa, apoyo que tiene un origen divino y no terrenal, porque viene dado de Dios, y quien representa y habla por Dios en la tierra es el Papa, por lo tanto su autoridad se hace indiscutible para los católicos “os amonestamos muy mucho en el Señor, y por el sagrado bautismo que recibisteis, mediante el cual estáis obligados a los mandamientos apostólicos, y por las entrañas de misericordia de Nuestro Señor Jesucristo, atentamente os requerimos, cuando intentares emprender y proseguir del todo semejante empresa, queráis y debáis, con ánimo pronto y celo de verdadera fe, introducir a los pueblos, que viven en tales tierras e islas, a que reciban la religión cristiana, y que, en ningún tiempo, os espanten los peligros, y trabajos, teniendo esperanza y confianza firme que el omnipotente Dios favorecerá felizmente vuestra empresa”. (7)

CONCLUSIÓN

Luego del tratamiento del documento se puede comprobar que los Reyes de España recibieron el apoyo del Papa Alejandro VI en la empresa de conquista y colonización, por su condición de Reyes Católicos y por la misión que debían cumplir en las tierras conquistadas, que consistía en la expansión de la fe católica; también se deja en claro, en el documento, el castigo que recibirá aquel o aquellos que vayan a las islas con el fin único de riqueza, castigo muy trágico para la época “la excomunión”.


(*) Estudiante del Profesorado ESB y Polimodal en Historia y Ciencias Sociales por el I.S.F.D. y T. Nº 42: “Leopoldo Marechal”, San Miguel, Buenos Aires. Trabajo para la cátedra Investigación Histórica II.

(1) Molinari, Diego Luis; “Descubrimiento y Conquista de América de Erik el rojo a Hernán Cortés”, EUDEBA, Argentina, 1.983.
(2) Pietschman, Horst; “El Estado y su evolución al principio de la colonización española de América”, Fondo de Cultura Económica, México.
(3) M. A. Guerín y S. Vermeulen: Bula de Alejandro VI a favor de los reyes de España(Roma, 04/05/1.493), en Las Antillas y el Caribe(siglo XVI), instituto de Historia Americana, Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de la Pampa, 1.996. [Documento]
(4) Op. Cip. 3
(5) Op. Cip. 3
(6) Op. Cip. 3
(7) Op. Cip. 3

La Conquista legalizada en la Bula Inter Caetera

La Conquista de América es uno de los temas más importantes del currículum a ser enseñado en el nivel escolar. El sistema educativo actual, trae consigo una continuidad de saberes que podríamos considerar dignos de la historiografía clásica argentina inaugurada por Bartolomé Mitre. Allí, la “Conquista” es vista como un hecho necesario para traer la “civilización” a la Argentina moderna, pero si hacemos un viaje imaginario al pasado, podemos darnos cuenta que está tendencia de finales del siglo XIX tiene sus antecedentes en un conjunto de ideas gestadas desde la Cristiandad Occidental durante la época del Descubrimiento.

En 1492, la fecha que tradicionalmente se otorga al “Descubrimiento de América”, así como el inicio de la Edad Moderna, solo fue un punto intermedio de un proceso en transición entre lo que conocemos como Edad Media y Edad Moderna. Si tomamos la creciente importancia de la figura del monarca, la vuelta al derecho romano institucionalizado bajo un régimen burocrático, el cambio de la renta de tierra por la moneda contante y sonante, el uso creciente de la diplomacia y la creación de tropas reales como elementos que evidencian cambios hacia una modernidad (crisol de los Estados modernos en Europa), el caso de España demuestra que tales cambios no fueron cortantes con los elementos medievales anteriores, y que la ley no aseguraba la unidad de nada. Sin embargo, la religión es un caso aparte: como elemento medieval presente históricamente en la mentalidad colectiva, jugará un papel importante legalizando la desigualdad ante los hombres, construyendo una igualdad ante Dios. Curiosamente, no se trata de una paradoja, puesto que construye un ideal de trascendencia que para el cryente supera la evidencia física de la desigualdad.

El propósito del presente ensayo radica en realizar un análisis de la Bula Inter Caetera con el fin de encontrar aquellos elementos medievales y modernos que suponen una justificación “de antemano” del accionar de conquista, por parte de los reyes de España, así como de la autoridad papal.

  Análisis de la Bula Intercaetera
» 64,1 KiB - 1.647 descargas - (Ayuda para éste recurso)
¿Buenas intenciones... o negocio de conquista?

El controvertido 12 de Octubre

12deoctubre.jpgHoy 12 de Octubre en Argentina se festeja “El día de la Raza”, con el objeto de celebrar el aniversario del descubrimiento de América por el almirante Cristóbal Colón, y el bagaje cultural que se trajo de Europa. Tal posición tradicionalista la encontramos en la página del Ministerio de Educación Argentino. Pero no todos estamos de acuerdo con esta celebridad, ni la vivimos de la misma manera. Escuchemos algunas voces:

Mercedes González:
En Homenaje a nuestros antepasados que fueron los primeros que nos dieron lecciones de valentía en la lucha por la soberanía de los territorios, por el heroísmo puesto en defensa de la identidad, es necesario incorporar al calendario de recordaciones de nuestra cultura popular los siguientes hitos:
– Homenaje al Día del Indio Americano 19 de abril.
– Homenaje al gran héroe Tupac Amarú 18 de mayo.
– Homenaje a la Madre Tierra, despojada de sus verdaderos dueños 1 de agosto.
– Homenaje al último día de la libertad y autodeterminación de los pueblos indoamericanos 11 de octubre.
– Repudio a los festejos de los aniversarios de “Conquista del Desierto” y “Día de la Raza”. 11 de junio y 12 de octubre respectivamente.

Y la posición aborigen no es la única voz en repudio al 12 de octubre, puesto que el escritor norteamericano-holandés Koning Hans en su libro “Colón: El mito al descubierto” otorga sólidos argumentos acerca de la hipocresía de celebrar esta fecha. Por eso va estar en contra de iniciativas como “El día de Colón” en Estados Unidos, o “El día de la Raza” en países de América Latina como México o Argentina. Ya en el prólogo advierte:

Cuando lean la historia de Colón que sigue a continuación, recuerden que (…) están leyendo hechos históricos. El año de 1492 abrió una era de genocidio, crueldad y esclavitud en escala mayor que lo que nunca antes se había visto. (…) Si no aprendemos de la historia, estamos condenados a repetirla.

En el site de Felipe Pigna tenemos un dato interesante:

¿De qué raza estamos hablando? Las Naciones Unidas abolieron el término raza en 1959 por carecer de todo valor científico y por servir solamente para incentivar el odio entre los hombres de distintas culturas. ¡Y acá seguimos festejando el día de la raza!.

Efectivamente, con los adelantos de las técnicas de ADN, la biología molecular y la antropología biológica del siglo XX demostraron que somos compatibles en un 99% del material genético, por lo cual la idea de raza es ridícula ya de mencionar. Por otro lado, los españoles hoy festejan “El día de la Hispanidad” con el fin de homenajear distintas situaciones vividas a lo largo de la Historia de España que reivindica su sentimiento de Pueblo, así como sus diferentes costumbres y tradiciones. En el portal filosofia.org citan al sacerdote español Zacarías de Vizcarra como creador del término, además de explicar el contexto histórico por el cual el término de “Raza”, incorrecto en todos los sentidos, paso a ser modificado:

Hispanidad es término del español clásico, que a principios del siglo XX había ya caído en desuso. Pero en 1926 el sacerdote español Zacarías de Vizcarra propuso, en un artículo que publicó en Buenos Aires, que «Hispanidad» debiera sustituir a «Raza» en las celebraciones del doce de octubre. La celebración del doce de octubre como Fiesta de la Raza había sido propuesta en 1913 por Faustino Rodríguez San Pedro desde la organización Unión Ibero-Americana, y en 1918 alcanzó en España el rango de fiesta nacional con esa denominación. Denominación ampliamente utilizada de hecho en distintas Repúblicas americanas que habían reconocido también el 12 de octubre como fiesta nacional, sin nombre alguno o bajo otros rótulos.

El 15 de diciembre de 1931, Ramiro de Maeztu, que había sido Embajador de España en Argentina en 1928 y 1929, abrió la revista Acción Española con un artículo titulado «La Hispanidad», que se inicia así: «’El 12 de octubre, mal titulado el Día de la Raza, deberá ser en lo sucesivo el Día de la Hispanidad.’ Con estas palabras encabezaba su extraordinario del 12 de octubre último un modesto semanario de Buenos Aires, El Eco de España. La palabra se debe a un sacerdote español y patriota que en la Argentina reside, D. Zacarías de Vizcarra. Si el concepto de Cristiandad comprende y a la vez caracteriza a todos los pueblos cristianos, ¿por qué no ha de acuñarse otra palabra, como ésta de Hispanidad, que comprenda también y caracterice a la totalidad de los pueblos hispánicos?»

Y por último, también tenemos el tema de la transculturación: nosotros los americanos, somos el resultado de la fusión de dos mundos, a pesar de los ganadores y vencedores, o de las cuestiones que nos parecen injustas. Sobre esto reflexiona Arturo Gómez:

“Los españoles nos conquistaron”.
“Los españoles eran ignorantes y delincuentes, eran la escoria de Europa”.
“Se burlan de nosotros porque nos conquistó un criador de chanchos”.

Estas son algunas frases que tienen arraigadas en la mente la mayor parte de los jóvenes que terminan la “educación” secundaria en nuestro país. Incluso, son “verdades” generalizadas entre muchos peruanos de nivel profesional. Hasta cuándo.

En estas líneas quiero compartir algunas ideas que espero motiven sus reflexiones y comentarios. En primer lugar, los españoles no nos conquistaron a los peruanos, sino a los indígenas del Tahuantinsuyo. Nosotros somos descendientes de los indígenas, pero también de “esos” españoles conquistadores. Nuestro amado Perú y los peruanos no existiríamos sino hubieran llegado los hispanos. Mal se hace al lamentar la llegada de las huestes pizarristas, pues ese hecho posibilitó el nacimiento -muy doloroso, por cierto- de nuestro Perú.

Sin duda, hoy es un día para reflexionar cuál es nuestra propia voz sobre el tema, no?

Bibliografía:

– GONZALEZ, MERCEDES: Nuestra Tierra India a 500 años de la conquista, Ediciones Letra Buena, Colección Pensamiento Científico, Buenos Aires, 1992.
– HANS, KONING: COLÓN, el mito al descubierto, Ediciones de la Flor, Buenos Aires, 1991.
– PIGNA, FELIPE: 11 de Octubre, el último día de libertad de América…, El Historiador, sección Artículos, 11-10-2004.
<http://www.elhistoriador.com.ar/articulos/11deoctubre.php>
– FILOSOFIA.ORG: Día de la Hispanidad, visualizado el 12-10-2006.
<http://www.filosofia.org/ave/001/a224.htm>
– ARTURO GÓMEZ: “Españoles malos, indígenas buenos”, Amautacuna de Historia, 27-06-2006.
<http://amautacuna.blogspot.com/2006/06/espaoles-malos…>