Atila según Prisco

atilayleon.jpgA partir del 370 aproximadamente, los hunos (una tribu nómada procedente de Asia) se establecieron sobre las orillas del Mar Caspio desplazando a los alanos, y luego avanzaron por el norte del río Danubio desplazando a los godos. Ya para 400-410 habían constituido un extenso reino en la Europa Oriental, que amenazaba constantemente los limes (límites) orientales del Imperio Romano, así como a las poblaciones de los Balcanes. En un primer momento recurrieron al saqueo con el fin de obtener recursos, pero tal modalidad estaba por cambiar…

El reinado de Atila (434-453) significó el auge así como el final del Imperio Huno. Con él, los hunos pasaron del sistema clánico de jefes (elegían a sus líderes por sus méritos) al sistema autárquico hereditario (un reyo jefe con amplias atribuciones rodeado y apoyado por su séquito, a través del cual gobernaba y administraba su reino), complementaron el saqueo mediante el pedido de tributos u óbolos a tribus vecinas e incluso a las ciudades romanas, cuando la negociación no resultaba…arrasaban con todo. Ávidos de expansión, sus ejércitos y poblaciones se compusieron de hombres y mujeres de diverso origen conforme avanzaban y aglutinaban otras tribus.

El historiador romano Prisco conoció a Atila en 448, como parte de una comitiva diplomática, y esto fue lo que contaba de él durante una recepción:

Había mesas a cada lado de la de Atila. Un primer sirviente llevó ante Atila un plato de carne; detrás de ése, otros distribuyeron pan y luego otros depositaron legumbres sobre la mesa. Pero mientras para los otros bárbaros, como asimismo para nosotros, los manjares venían bien arreglados en vasija de plata, a Atila se le sirvió en una escudilla de palo, y únicamente carne. En todo mostraba la misma austeridad. Su vestido era simple, y no ofrecía otro lujo que la limpieza. Aún su espada, los cordones de sus calzas, las riendas de su caballo no estaban, como la de los demás escitas, adornados de oro, gemas ni materiales preciosos algunos (…). Cuando vino la tarde, se encendieron antorchas. Dos escitas se ubicaron frente a Atila y recitaron cantos compuestos por ellos para celebrar sus victorias y virtudes guerreras. Después apareció un orate, que se explayó en dilates e inepcias completamente borras de sentido común, haciendo reír a carcajadas a todo el mundo.

Sumado a las costumbres austeras, el verdadero tesoro de Atila era su orgullo. Un orgullo alimentado por las proezas bélicas, los negociados y el creciente poderío de su imperio.

6 thoughts on “Atila según Prisco

  1. Jenofonte says:

    Entonces, este es otro caso más de un personaje muy conocido, como es Atila el Huno, pero de quién realmente no se sabe nada. Si las únicas fuentes de que se dispone son Jordanes, y a través de él, Prisco. Y si Prisco lo describe como un hombre de costumbres frugales, la “leyenda negra” que se ha extendido por casi dos milenios (y seguramente lo seguirá hasta el fin del tiempo), de hombre sucio, violento y mal agestado, no tiene respaldo alguno y es solo propaganda. Lo de la destrucción que dejaba a su paso es, creo, típica del movimiento de grandes masas viviendo sobre el terreno. De hechos, los pueblos que conquistaba no eran destruídos, según entiendo, sino que se le unían. Esta es mi opinión.
    Saludos.

  2. Gracias Jenofonte por tu comentario, es cierto, no se sabe mucho de Atila y tampoco podemos conformarnos con una sola fuente para describirlo, aún así creo que el relato de Prisco no se propone desprestigiar la figura de Atila: hay una atmósfera de admiración por sus costumbres austeras, el estratega, el negociante, y la figura del líder; pero no se lo trata de sucio o atrasado. Si te fijas otras referencias como Amiano Marcelino, la descripción que éste hace de los hunos y sus jefes es más apegada al concepto discriminatorio de “bárbaro” propia de su tiempo, que la que muestra Prisco (y esto no significa que Prisco abandonara esa visión totalmente porque el también era romano. Simplemente vio en Atila una persona diferente a otros “bárbaros”).

  3. Jenofonte says:

    Justamente, Mario, de eso se trata, las muy escasas fuentes que se pueden acercar un poco a la realidad, no describen a Atila como una persona digamos “salvaje”, Prisco al parecer era una persona muy razonable en sus juicios y ponderada en sus apreciaciones, lástima que no nos llegara su obra.
    Desgraciadamente, la historia “oficial” que se nos enseña en el colegio està llena de errores que nos llevan a mirar a ciertos personajes y etnias con los cristales de color del prejuicio. Por ejemplo, siguiendo con Atila, se nos enseña que en la Batalla de Chalons se enfrentaron los Hunos y los Romanos, o sea, la barbarie contra el orden. Pero si uno lee tan solo un poco se dará cuenta que había tantos godos en el campo de Atila como en el de Aecio, e incluso, los aliados Alanos de Aecio estaban más cerca culturalmente hablando, de Atila que de los “Romanos”. Pero, se sigue enseñando los mismos conceptos a generación tras generación, la batalla se describe como una victoria de Aecio, pero en realidad el resultado fue que hubo enormes pérdidas por ambas partes y el resultado estratégico fue bastante dudoso.
    Saludos.

  4. Ariel says:

    Hola necesito saber fuentes historicas sobre Atíla, nadie postea las fuentes de donde saca la info por lo que no se en donde buscar. ayuda porfa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*