Categorías
Actualidad Historia Mitos y Leyendas

Reflexiones desde la vieja Hispania

bienvenidauge.jpgDice un proverbio africano «hasta que los leones no tengan un historiador que les narre su vida, los cazadores siempre serán glorificados»

Por uge

La historia que conocemos es la historia de los ganadores, esa historia de batallas épicas y magnas victorias, la que con tanta ilusión y pasión nos enseñaron nuestros profesores en su casi narraciones teatrales. Esos héroes que lograron hazañas inverosímiles, esas gestas épicas adornadas de buena literatura que en realidad son la imagen distorsionada de la realidad histórica.
La historia de los ganadores es la epopeya animosa para la celebridad de los pueblos. La vida del ser cotidiano necesita de héroes y leyendas que llenen esos huecos que una sola bandera no puede llenar. El sentido patriótico en mayor o menor medida se encuentra dentro de nuestras almas, y no solo el deporte cubre ese vacío, la gente necesita tener unos símbolos sólidos en los que agarrarse, acogerse, dar sentido a esa nuestra épica cotidiana.
La historia cubre en parte esa necesaria identificación colectiva, donde la integración personal en la misma es la imagen de nuestros héroes y sus gestas.
En el siglo XXI el estudio histórico debe de ir por otro camino. Asentados los sentimientos y en la búsqueda de otras inquietudes debemos de investigar la historia sin el manto épico de la leyenda, sino con la reflexión de los valores personales. La historia la hicieron, la hacemos y la harán las personas, no los mitos. La vida en sí mismo es la epopeya. Busquemos lo cotidiano que nos dará lo extraordinario, y cuando lo tengamos, escribamos la épica que emociona al pueblo, contando lo bueno y malo del león…, y también del cazador.

En un lugar de la Mancha, Uge, 7 de Octubre de 2007

Posiblemente relacionado con:

Ayúdanos compartiendo éste contenido en:

4 respuestas a «Reflexiones desde la vieja Hispania»

Hola Uge, excelente tu primera entrada y bienvenido a Hablemos de Historia. A propósito, hay muchos/as que todavía siguen enseñando la «Historia épica» al más estilo «300», ojalá que lean tu artículo a ver si se avivan… Saludos, y felicidades!

Saludos uge, bienvenido por estos lugares.
Me parece interesante tu reflexion, mas aun por el hecho de que sientes que nuestra generacion debe marcar un cambio en la historiografia.
Me apunto a la idea de recobrar cierto estilo narrativo y popular, para hacer la historia mas digerible para todos los sectores sociales.
Eso si, siempre hay que tener presente que en este siglo es donde se debe entregar la historiografia para gestar una reflexion critica sobre el tiempo, para asi generar esa conciencia historica -como decia Bloch- que hace bastante falta, los heroes,santos y ejemplos benditos ya no tienen cabida; porque la historia la hacemos todos, incluso los niños,el artesano, el obrero sectores que han sido omitidos y olvidados bastante tiempo por los historiadores que solo se han preocupado de contar lo bueno o malo de «el leon» y el «cazador», olvidando que habia todo un mundo de relaciones sociales mucho mas complejo y real, que la historia se formaba a traves de procesos y no por «procers» .

Hola amigos, estoy de acuerdo contigo.
El leon en mi escrito no solo es el perdedor de las batallas, es tambien el pueblo. Creo que la historia debe de ser amena y comunicativa con la gente. El interes de lo que ocurrio hace siglos debe de contagiarlo el historiador, y eso es algo de lo que muchos olvidan creyendo que la historia es una sensación unipersonal. La historia somos todos y ahí es donde se debe gestar la conciencia historica de una forma honesta y crítica, y no como pretenden algunos intentando crear una determinada conciencia con claros intereses políticos, que bajo mi punto de vista es el gran peligro para la propia historia. Desgraciadamente en mi pais esto último es habitual.