Categorías
Historia Historia Americana Historia Contemporánea Internet Multimedia e Imagen Recursos

Recordando al Che Guevara

[myspace 10865405 Che Guevara speaks about Imperialism in 1965]

Hoy se cumple un nuevo aniversario del fallecimiento de Ernesto Che Guevara. Para los que estén de acuerdo o no con su obra, no se puede dudar que hasta la fecha se ha convertido en una figura mítica, exhaltada más de lo que era.

Estaba decidido que valía la pena morir por una causa, inspirado en las lecturas que podríamos llamar «clásicas» del marxismo (Marx, Engels y Lenin), el pensaba que las injusticias de América (porque hizo un viaje en 2 ocasiones a través de ella, de la cual hemos señalado 1 aquí) se debían al sistema capitalista; que generaba la desigualdad entre las personas al verlas como objetos de mercado. Al ver la pobreza y la marginalidad por los lugares que recorrió, pensaba que la única alternativa para cambiar las cosas pasaba por una revolución social, es decir una movilización de masas que se oponga a un régimen opresor y autoritario, pero está revolución debía ser a través de las armas y no tanto por la política. Esta lectura economicista y de lucha de clases tuvo, sin embargo, una aplicación distinta a las propuestas de las lecturas clásicas, o al recuerdo de otras experiencias revolucionarias (por ejemplo, la Revolución Francesa de carácter predominantemente burgués-liberal y la Revolución Rusa, que fue una experiencia obrera, campesina y militar). Estamos hablando del foquismo, una alternativa que se basaba en la lucha armada y la guerra de guerrillas. Consistía en concentrarse en un lugar determinado y ganarse la voluntad de las masas populares (principalmente a los campesinos) para realizar un alzamiento local que después se uniría a otros «focos» regionales expandiendo esta visión de la revolución que Guevara proponía. Así la revolución cubana conoce cerca de 4 focos distintos para coordinar una acción conjunta.

En esta semana se están proponiendo una serie de documentales para ver la faceta humana del Che, desde las positivas (su visión de un «Hombre Nuevo» en Latinoamérica) hasta las negativas (la de pasar por arriba a los que no estuvieran de acuerdo con la visión revolucionaria de su movimiento). Algunos lugares donde consultar programas: Encuentro, National Geographic y Discovery Channel. Si es posible, no te los pierdas.

Comparte ésto en:
Categorías
Actualidad Historia Mitos y Leyendas

Reflexiones desde la vieja Hispania

bienvenidauge.jpgDice un proverbio africano «hasta que los leones no tengan un historiador que les narre su vida, los cazadores siempre serán glorificados»

Por uge

La historia que conocemos es la historia de los ganadores, esa historia de batallas épicas y magnas victorias, la que con tanta ilusión y pasión nos enseñaron nuestros profesores en su casi narraciones teatrales. Esos héroes que lograron hazañas inverosímiles, esas gestas épicas adornadas de buena literatura que en realidad son la imagen distorsionada de la realidad histórica.
La historia de los ganadores es la epopeya animosa para la celebridad de los pueblos. La vida del ser cotidiano necesita de héroes y leyendas que llenen esos huecos que una sola bandera no puede llenar. El sentido patriótico en mayor o menor medida se encuentra dentro de nuestras almas, y no solo el deporte cubre ese vacío, la gente necesita tener unos símbolos sólidos en los que agarrarse, acogerse, dar sentido a esa nuestra épica cotidiana.
La historia cubre en parte esa necesaria identificación colectiva, donde la integración personal en la misma es la imagen de nuestros héroes y sus gestas.
En el siglo XXI el estudio histórico debe de ir por otro camino. Asentados los sentimientos y en la búsqueda de otras inquietudes debemos de investigar la historia sin el manto épico de la leyenda, sino con la reflexión de los valores personales. La historia la hicieron, la hacemos y la harán las personas, no los mitos. La vida en sí mismo es la epopeya. Busquemos lo cotidiano que nos dará lo extraordinario, y cuando lo tengamos, escribamos la épica que emociona al pueblo, contando lo bueno y malo del león…, y también del cazador.

En un lugar de la Mancha, Uge, 7 de Octubre de 2007

Comparte ésto en:
Categorías
Actualidad Historia Internet

Por una Birmania libre


Free Burma!

En el transcurso de estas semanas nos hemos estado enterando por las noticias de la crisis social que está pasando Myanmar (Birmania). Una parte de la blogósfera está realizando una campaña a favor de la protesta pacífica que se está organizando en ese país contra el régimen dictatorial birmano, fuertemente represivo.

Algunos piensan o se animan a hablar de una «revolución de los monjes», pero me parece que sabemos poco y nada de los hechos que este país está atravesando desde hace unos cuantos años. Cómo yo también quería enterarme más, he encontrado este interesante artículo del portal Rebelion, que creo puede ayudarnos a comprender mejor que está pasando. Dejo un extracto, pero te invito a leerlo entero:

Las imágenes y las noticias sobre Myanmar, o mejor dicho sobre las protestas que se están sucediendo en aquel país, han sacado de su aislamiento informativo a aquel estado asiático. Este creciente interés que demuestran algunos gobiernos occidentales y los medios de comunicación no puede pasar inadvertido para todo aquel que ha seguido la compleja situación birmana en los últimos años. Nuestra visita al país hace ya algunos años nos permitió descubrir parte de esa realidad, ocultada u olvidada por occidente durante tanto tiempo. La sinceridad y cercanía de la gente, las dificultades económicas que atravesaba gran parte de la población, las medidas represivas de la Junta militar, la importancia del budismo y de la comunidad de monjes budistas (Sangha), la permanente presencia de las fuerzas armadas (Tatmadaw), el mercado negro de combustible, las pagodas… eran y son parte de este paisaje birmano que algunos parecen haber descubierto ahora.

Agradecemos a cualquier blogger que quiera sumarse a esta iniciativa. Algunos colegas ya lo han hecho: Carlos, Ramón y Federico.

Comparte ésto en: