Navegando por
Categoría: Reseñas Bibliográficas

Consideraciones sobre la Historia Social

Consideraciones sobre la Historia Social

Cuando preconcebimos la historia social lo primero que relacionamos es el “bajo el pueblo”, pero no el pueblo entendido como todos los miembros que componen una sociedad sino a una parte de ellos, la más pobre, la de los excluidos. Frente a esto, una observación: 1) Si pensamos en la célebre frase del historiador francés de Annales, Lucien Febrve que toda historia es social, ¿por qué ésta tiene que estar necesariamente simbolizada en el sujeto pobre, marginado frente al sistema? ¿Puede hacer una historia social de las elites, por ejemplo? ¿Por qué no llamar a los historiadores de la elite como sociales, y no culturales? Y es la misma complejidad del término “lo social” lo que nos lleva a que muchas veces la cuestión sobre el objeto del estudio de la historia social no quede clara. Ante esto nos preguntamos, ¿será el mismo concepto de sociedad el que impide que no se tenga una definición clara de lo que es historia social? Tal como se lo interroga Jurgen Kocka, la historia social debe ser considerada como parte de la historiografía, al igual que la historia política o económica, o como la única actualmente legitimable, de la historia general, como una historia de la sociedad.

En el siguiente trabajo se intentará abordar esta y otras consideraciones en torno a la Historia Social, una de las ramas más importantes de la Historiografía mundial en por lo menos los últimos 30 años. Para descargar el trabajo completo, haz clic debajo:

  Consideraciones sobre la Historia social
» 123,1 KiB - 2.993 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Reflexiones sobre esta importante corriente del siglo XX que todavía encuentra ecos en la actualidad.

Viviendo la subalternidad.(acerca de los estudios multiculturales)

Viviendo la subalternidad.(acerca de los estudios multiculturales)

Viviendo la subalternidad.

La epistemología de las ciencias sociales, no se detiene, esta en continuo avance, resifgnificandose, replanteándose, incluso derribando sus propios paradigmas, para levantar otros.

Como hijos de esta capacidad dialéctica, los “nuevos estudios culturales”, sin duda alguna están acorde con el contexto temporal; actual y contemporáneo de la cultura.

John Beverley señala; que los estudios culturales, necesitaban dar un vuelco, entendiendo que el avance del neoliberalismo, significaría cambios importantes en la cultura de masas.

Si bien es cierto la cultura de masas –como señalaron los marxistas- ejerce un rol de dominación, es alienante y hegemónica, lo que llevo a establecer diferencias entre una cultura de masas y una cultura popular, sin duda alguna esta diferenciación hacia alusión al molde hegeliano que establecía la diferenciación entre países dominantes y dominados o mejor dicho subalternos.

Debido a esto resultan bastante comprensibles los esfuerzos del marxismo por derribar esa cultura dominante, pero en cierto sentido al establecer la validez de una cultura frente a la otra ¿No seria continuar el mismo molde entre cultura dominante y de dominados?, al parecer el marxismo también podía ejercer un rol hegemónico como señalaba Gramsci.

Sin duda alguna los parámetros de los estudios culturales necesitaban derribar aquella brecha en la relación de las culturas, si bien es cierto estos pueden ser semejantes a una nueva modalidad de construir conocimiento “desde abajo”, resultaba necesario reestructurar los conocimientos dentro del plano institucional burgués, por lo cual no era suficiente establecer y diferenciar los roles culturales, sino que resulta de suma importancia comprender las bifurcaciones entre estas , entender las relaciones entre la cultura dominante y una cultura subalterna, ya que sin duda alguna; los espacios de interacción entre estas son fácilmente generados hoy en día, en donde el modelo neoliberal y las nuevas formas globalizantes de comunicación hacen el mundo alcanzable para todos.

Al parecer, Beberley y su idea de estudios culturales (la que comparte con muchos otros estudiosos de la subalternidad), se aleja del marxismo clásico si se puede decir, pero no lo suficiente ya que este mismo reconoce a los estudios culturales como un nuevo proyecto de “izquierda”, el cual al cuestiona la integridad propia de las diferentes disciplinas de estudios sociales, transgrediendo códigos para que en cierta forma se reinterpreten los cánones del “capital cultural”.

En otras palabras, los estudios subalternos, son una nueva forma de atacar la relación entre las disciplinas y la hegemonía, patentando académicamente un nuevo modo de estudiar las relaciones sociales y humanas.

Por ultimo vale señalar que esta propuesta de estudios culturales, resulta bastante llamativa, mas aun por el hecho de que esta parece comprender que a veces la realidad es muy distinta a las teorías, lo cual resulta bastante asertivo en el mundo actual en donde todo es cada vez mas individual y rápido, por ende las vidas, las ideas y las relaciones del hombre en sociedad, cambian; se destruyen y convergen de tal forma que a veces es imposible darnos cuenta.

Por otra parte, al tratarse de una nueva modalidad de estudios culturales, creo que esta debería alejarse del molde científico común y limitante de la academia, quizás apuntar a lo coercitivo que es el “método científico” parezca un discurso barato y repetitivo; pero ¿Hasta donde o a quien esperamos llegar con “estudios sociales” escritos en códigos descifrables para algunos pocos?, creo que lamentablemente el método científico no solamente coarta al investigador, si no que también lo hace con quien recibe las ideas vertidas, pues este las recibe –como se señala anteriormente- en códigos legibles para investigadores y cientistas sociales.

¿Es cuestión de algunos pocos entender y comprender la configuración de las relaciones humanas y sociales, mas aún de las capas subalternas?, es decir; ¿entender la omnipresente lucha de clases, las reivindicaciones de etnias, la lucha social por la igualdad de derechos frente a irrevocables divisiones sociales; ayudara a alguien mas que al investigador?, al parecer y lamentablemente el molde de estudios subalternos no deja de ser una solución disciplinaria[1] para el investigador que se enfrenta a un mundo cada vez menos entendible.


[1]Beverley, John. “Sobre la situación actual de los estudios culturales”.

Herramientas online para citar fuentes

Herramientas online para citar fuentes

En Hablemos de Historia tenemos una sección de citas bibliográficas orientada principalmente al citado de los artículos de este blog, que son fuentes digitales (aunque se incluyen ejemplos para otros tipos de fuentes) . El modelo utilizado es una variante de las normas MLA. Pero existen muchas otras formas de citar fuentes.

Hace ya un tiempo, Christian Hernández Pérez me sugirió BiblioScape, un programa que puedes descargar en tu computadora y te permite crear un archivo o fichero con todas tus referencias, divididad por categorías y asignaturas. Hace poco publicó un artículo donde presentaba otras alternativas a BiblioScape pero que funcionan en internet, es decir, no necesitas bajarte ningún programa a tu computadora. Las herramientas reseñadas por Christian son:

Bibme: Plataforma virtual donde puedes crear tus fuentes bibliográficas con cualquiera de los modelos más difundidos (Chicago, APA y MLA). Si te registras (esto es de forma gratuita) puedes crear tu propio fichero y guardarlo en tu cuenta o bajarlo a tu compu como archivo rtf.

KnightCite: A diferencia del anterior, no permite generar una cuenta donde guardar tus referencias, pero ofrece a cambio una interfaz veloz y dividida por categorías de citas. Las que más me interesaron fueron las formas de citado para recursos multimedia y páginas web.

Gracias a Christian por recomendarnos estas herramientas. Estoy seguro que a más de uno le será útil.

A propósito de la Reproducción.

A propósito de la Reproducción.

No es exagerado decir que Pierre Bourdieu, forma parte entre los pensadores más influyentes del siglo XX, entre sus trabajos mas llamativos se encuentra “La Reproducción” en el cual pone al descubierto ciertos elementos teóricos para el sistema educativo, aplicado a nivel mundial.

Resulta interesante la manera en como Bourdieu , comienza a desmenuzar el modelo educativo, en primera instancia se intenta dejar en claro una nueva concepción de la educación, derribando las viejas tesis las cuales señalaban que la escuela representaba la “cultura de la sociedad”, siendo esto de modo contrario, ya que la escuela simplemente se encarga de transmitir la cultura de un solo grupo social, el cual posee una posición ventajosa y de dominio en la estructura social determinada, de manera que el accionar pedagógico forma parte de uno de los mecanismos que aseguran la reproducción cultural de los parámetros de la estructura social.

“…El trabajo pedagógico por el cual se realizan las “Acciones Pedagógicas” dominantes, tiene siempre la función de mantener el orden, o sea reproducir la estructura de las relaciones de fuerza entre los grupos o las clases…[1]

La escuela entonces, cumple el papel fundamental de inculcar, expandir y a la vez conservar esta cultura, usando como móvil al profesor.

El profesor resulta ser la autoridad pedagógica a la cual se le ha entregado el cargo de legitimar esta reproducción cultural, dado que es el accionar pedagógico el que ejerce este proceso de aculturación.

Para esto el accionar pedagógico posee ciertos métodos destinadas a excluir, desde la disciplina hasta la configuración de la sala de clases (los alumnos más aplicados al frente, al medio quienes poseen rendimiento regular y por ultimo los excluidos, los de un rendimiento pésimo).

Estos alumnos, los últimos de la fila, son tratados como elementos malignos dentro del proceso educativo; en primera instancia son distinguidos y diferenciados de los demás, posteriormente usados como ejemplo para que nadie mas sea como ellos, completando el ejercicio de la violencia simbólica.

También se incluye como método de exclusión, el uso de un código lingüístico, perteneciente a la clase dominante, el cual no hablan todos los alumnos denotando así a los sectores sociales medios y bajos a aprender y ocupar un vocabulario que no es el suyo.

Por otra parte el accionar pedagógico también se encarga de auto reproducirse, ya que el profesor enseña como a el le han enseñado, entonces en pocas palabras; estamos frente a un modo educativo a prueba de fallos ya que incluso logra ilegitimizarse con el fracaso del alumnado, ya que quienes no logran aprobar: “es porque no quisieron aprender”.

Entonces podemos concluir que el modelo educativo posee un carácter coercitivo, ya que, la escuela selecciona y legitima un sistema de costumbres y prácticas sociales impuestos por la clase social dominante; presenta e impone valores y normas culturales dándole un carácter universal, entregando como herramienta un lenguaje que no todos pueden hablar, de esta manera se patenta la reproducción cultural tal cual como la reproducción socio/económica de la cual hablaba el marxismo, ya que en términos prácticos el modelo educativo entrega al sistema un sujeto dotado de un “capital lingüístico” el cual posee cierto valor en el mercado laboral.

Lo mas llamativo del caso es que la redacción del texto de Bourdieu esta escrito en ese código lingüístico y para muchos resulta ser una lectura complicada, bueno mas llamativo aun es darme cuenta del código que estoy usando ahora mismo para finalizar este ensayo, en fin, parece que el molde es bastante efectivo, ¿no?.


[1] “La Reproducción”, Bourdieu y Passeron, Pág. 58.

Representaciones y nociones de Peru y Chile en el siglo XIX.

Representaciones y nociones de Peru y Chile en el siglo XIX.

Acerca de las representaciones y nociones en el siglo XIX (Chile/Perú)

Como nos muestra el artículo en cuestión[1], para un estado en formación resultan necesarias ciertas representaciones impuestas, las cuales cumplen la función de formar la identidad nacional, en el contexto de acrecentar los nacionalismos en los habitantes de un país.

El caso tomado en este ensayo, como señala su titulo, es el de Chile y Perú, los cuales a primera vista tienen enormes diferencias en este aspecto, principalmente en los tipos de representaciones que se usaron para generar esta “identidad”.

Las representaciones en el Perú decimonónico, tienen un carácter bastante conservador, lo cual puede ser referencia de lo poco imaginativo e innovadores que fueron al representarse como país, señala el autor; llevándolos a reutilizar imágenes milenarias tomadas desde el tiempo de los incas y el periodo colonial.

Esto puede indicarnos tal vez el camino para la creación del sentimiento patrio en el Perú, a diferencia de Chile, podemos percatarnos que en el recién nacido estado Peruano, se enfatiza en transferir y reproducir identidad por medio de instituciones como la escuela, y por lo tanto como a esta no podían acceder todos los ciudadanos, se complementa este método de enseñanza con la pedagogía cívica, la cual si podía ser escuchada por los distintos sectores sociales relegados de acceder a la educación escolar.

De modo que queda claro el papel preponderante que tuvieron las “ceremonias publicas patrias”, en la conformación de una identidad nacional Peruana, generando un espacio distinto y libre en donde los sentimientos patrios se imponen a modo de acto cívico, sin embargo es valido aclarar que estos actos no fueron siempre los mismos y fueron variando acorde a los tiempos, contemplando incluso a los caídos en la guerra del Pacifico( es valido recordar que las fuentes contemporaneas peruanas , hacen alusion al fuerte patriotismo chileno, de tal forma que la historiografia tradicional Peruana incluso se atrevio a señalar que se perdio la guerra por falta de este y que Chile la gano por exceso de patriotismo).

Por otra parte podemos ver que en Chile se abogo por la innovación, aceptando la modernidad republicana, enfocando su identidad hacia el avance y desarrollo, depositando la tarea de levantar una iconografía no tan milenaria y olvidada por ciudadanía.

Dentro de este contexto podemos remitirnos a la gran cantidad de estudios geográficos realizados en el país por extranjeros, y la aceptación que tuvieron estos en el gobierno chileno el cual no dudaba en publicarlos.

Sin duda alguna este interés del gobierno en los estudios geográficos, nos remite a la idea de que en Chile, no solo se le dio énfasis a la educación escolar y actos cívicos como se ve en el caso peruano para impregnar el sentimiento nacional, sino que estos se complementan con la aparición de los estudios geográficos y ensayos sobre el territorio espacial chileno; sus limites y fronteras, lo que era y lo que podría a llegar a ser con el tiempo.
Entonces este fuerte interés por los estudios territoriales, se remite a la incubación del sentimiento patrio, enfocado en el conocimiento geográfico del territorio, el cual trasciende y complementa la afloración de la identidad nacional.

A simple vista nos enfrentamos a dos formas distintas difundir y crear en los ciudadanos ese sentimiento de pertenencia a la nación, pero vale la pena resaltar que los métodos utilizados quizás uno mas complementado que el otro, tienen su base en la educación de masas si se puede llamar así; la escuela y el acto cívico como aparatos de reproducción y por otra parte el avance del conocimiento científico usado bajo los mismos parámetros de reproducción cultural, apoyados sin lugar a dudas con el levantamiento de iconos históricos y ejemplos benditos, de los cuales se afirma este proceso cognitivo entre el estado, el territorio y la gente que habita en el.

Por ultimo no esta demás señalar que el tema de los “nacionalismos” de gran interés para la historiografía, merecen y pueden ser abordados con mas profundidad ya que hoy en día parecieran reivindicarse esta necesidad de seguir formando patria y patriotas, ocupando los modos de información masiva como la televisión y es que me parece relevante le hecho de que programas televisivos como “héroes” y “epopeya”, hoy tengan horario de transmisión escolar e incluso arreglando la transmisión especial de estos en territorio chileno fuera del continente como Isla de Pascua, ¿Será que el proceso que antes se nombra, aun no acaba?, ¿O simplemente se trata de resignificarlo y aprovechar las nuevas herramientas de difusión, reproducción y formación de ciudadanía?, en fin creo que seria interesante abordar este tema desde el hoy hacia el pasado ya que ese proceso de conocimiento entre el sujeto el estado y su territorio aun no concluye y continua retomando nuevas formas y modos de incluirse en el ethos cultural de los ciudadanos.


[1] “Representaciones y nociones, Peru y Chile en el siglo XIX.”, Carlota Casalino, Rafael Sagrado.