Categorías
Actualidad Costumbres Curiosidades Historia Internet Mitos y Leyendas Monografías e informes Recursos Reseñas Bibliográficas Resúmenes

Desde disfraces políticos, a creación de identidades: Las historias de Pedro Urdemales y su importancia en la construcción de la Nación.

Los mitos y cuentos populares forman parte integra del subconsciente colectivo, como un claro ejemplo que la producción cultural no es solo las clases altas y academias, los mitos populares son sin duda alguna, obras narrativas creadas y re-creadas en la oralidad popular, una diversa gama de relatos ficticios con distintas características y por ende, distintas funciones.

El mito de Pedro Urdemales, retrata las aventuras de un peón gañan; astuto, escurridizo, un tipo sin hogar, audaz caminante en busca de trabajos esporádicos, un tipo que engañaba a la gente acaudalada, pero que nunca se rebeló contra el patrón, sin embargo ofrecía una resistencia diaria a los avatares de vivir en el fondo de la pirámide social, según estas características, podríamos entender a este personaje como un héroe popular, un pícaro que podía ganar mucho pero nunca tenia nada.

Descarga del trabajo completo:

[PDF] Desde disfraces políticos
» 39,6 KB - 352 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Ensayo sobre mitos fundacionales de la "nación" chilena.

Categorías
Historia Historia Americana Mitos y Leyendas

El origen del fuego según los Sipai

El fuegoNuevamente hacemos llegar a ustedes otro mito de los pueblos aborígenes americanos. En este caso, se trata de un antiguo relato de la tribu Sipai de Brasil, donde explican cómo descubrieron el fuego. Algo que es tan sencillo de obtener para nosotros hoy, para las sociedades primigenias el fuego constituyó algo totalmente revolucionario ya que no solo cocía los alimentos, sino que además facilitaba la caza y permitía sobrevivir los inviernos.

Como suele suceder en esta clase de mitos que apuntan a un génesis u origen de algo, suele existir la figura del héroe, que simplifica el relato y a la vez actúa como factor educativo para los integrantes de la tribu. Sin más prefacio, aquí va la historia:

Los indios Sipai cuentan que había una vez un gran héroe llamado Kumafari el Joven, que tenía ese nombre porque era el hijo de otro gran héroe, Kumafari el Viejo, su padre.

En aquellos tiempos el buitre andaba siempre revoloteando por ahí con un tizón encendido entre sus garras, burlándose de Kumafari y su gente, porque no habían descubierto cómo hacer fuego. El joven héroe propuso entonces el robo del tizón de fuego, pero no sabía cómo podía lograrlo.

Observaba que el buitre siempre hacía lo mismo: se posaba en un árbol, dejaba el tizón entre las horquillas de las ramas y después bajaba al suelo a comer carroña. Así que el robo debía darse en un momento de descuido del ave. Kumafari intentó varias estrategias para apoderarse del fuego: una vez se hizo el muerto, otra vez se convirtió en ciervo; pero el buitre siempre desconfiaba y terminaba por descubrir la trampa. Solía decirle: ¡No me engañas! ¡Yo sé que quieres robarme!

Un día Kumafari tuvo una idea mejor. Se acostó en el suelo, extendió y hundió sus brazos en la tierra; así sus brazos se convirtieron en dos arbustos con cinco ramas cada uno, una rama por cada dedo de la mano. El buitre lo vio y pensó: -¡Esta vez Kumafari está muerto de veras y sin sus brazos no podrá robarme el fuego!- Entonces se posó en uno de los arbustos, sin sospechar que dejaba el tizón en la mismísima mano del héroe. En un segundo, el hombre cerró la mano, se levantó de un salto y huyó con el fuego.

-¡Qué vergüenza Kumafari! -dijo el ave- ¡Eres hijo del gran Kumafari el Viejo, y no sabes hacer fuego!? ¡Para tener fuego hay que poner al sol palos de uruks y hacerlos girar uno sobre otro!

-Está bien -dijo Kumafari-, ahora también sé tu secreto, pero de todas maneras me quedaré con el tizón! Así fue como el buitre perdió el tizón y los Sipai consiguieron el fuego, aprendiendo a hacerlo todas las veces que lo necesitaban.

Bibliografía:

– Ferro, Beatriz: Leyendas de América: El Fuego y los Cuenta cuentos y otras leyendas, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1968.
– Díaz, Cristina: El fuego, en Nuestros Orígenes, 20/12/2007. [Imagen: fuego.jpg]
<http://www.mundofree.com/origenes/habitat/fuego.htm>

Categorías
Actualidad Historia Mitos y Leyendas

Reflexiones desde la vieja Hispania

bienvenidauge.jpgDice un proverbio africano «hasta que los leones no tengan un historiador que les narre su vida, los cazadores siempre serán glorificados»

Por uge

La historia que conocemos es la historia de los ganadores, esa historia de batallas épicas y magnas victorias, la que con tanta ilusión y pasión nos enseñaron nuestros profesores en su casi narraciones teatrales. Esos héroes que lograron hazañas inverosímiles, esas gestas épicas adornadas de buena literatura que en realidad son la imagen distorsionada de la realidad histórica.
La historia de los ganadores es la epopeya animosa para la celebridad de los pueblos. La vida del ser cotidiano necesita de héroes y leyendas que llenen esos huecos que una sola bandera no puede llenar. El sentido patriótico en mayor o menor medida se encuentra dentro de nuestras almas, y no solo el deporte cubre ese vacío, la gente necesita tener unos símbolos sólidos en los que agarrarse, acogerse, dar sentido a esa nuestra épica cotidiana.
La historia cubre en parte esa necesaria identificación colectiva, donde la integración personal en la misma es la imagen de nuestros héroes y sus gestas.
En el siglo XXI el estudio histórico debe de ir por otro camino. Asentados los sentimientos y en la búsqueda de otras inquietudes debemos de investigar la historia sin el manto épico de la leyenda, sino con la reflexión de los valores personales. La historia la hicieron, la hacemos y la harán las personas, no los mitos. La vida en sí mismo es la epopeya. Busquemos lo cotidiano que nos dará lo extraordinario, y cuando lo tengamos, escribamos la épica que emociona al pueblo, contando lo bueno y malo del león…, y también del cazador.

En un lugar de la Mancha, Uge, 7 de Octubre de 2007