Navegando por
Categoría: Curiosidades

La locura de las brujas

La locura de las brujas

bruja.jpgEn el artículo anterior habíamos hablado del año 1000 y su relación con el concepto de herejía, que no implicaba necesariamente algo en contra de la Iglesia Católica, sino un movimiento intelectual nacido de ella para mejorarla. Sin duda, para los grupos de poder de la época, la idea de cuestionar los dogmas de la Iglesia significó también el cuestionamiento de la sociedad feudal toda, razón por la cual en vez de comprender a los renovadores, se dedicaron a perseguirlos (1).

Creada la Santa Inquisición, esta se dedicó a perseguir a los disidentes y a través de diversos medios, hacerlos renunciar a sus creencias y devolverlos a la «FE ÚNICA». Los principales objetivos eran los grupos mesiánicos, aquellos que cuestionaban fuertemente los dogmas y predicaban públicamente el regreso a la espiritualidad, el alejamiento de las prácticas icónicas, pero lo más importante era «volver a la vigilancia porque se acercaba el final de los tiempos». Así como diversos grupos creyeron que el mundo saltaría en esquirlas para el año 2000, la gente creía en esa época que el año 1000 era la fecha de las fechas. Muchas personas dejaron sus pertenencias materiales, y se dedicaron al ayuno o la vida recluida en monasterios. Algunos de esos grupos mesiánicos eran pacíficos, pero los aguerridos (como los taboritas, los flagelantes, y otras alas disidentes de la misma Iglesia), predicaban la llegada de la «Edad del Espíritu» donde solo los piadosos podían entrar, mientras que los malvados debían ser eliminados. Estaban cansados de la corrupción social y sobre todo la eclesial, así que para preparar el escenario del regreso de Jesús en 1260, no tuvieron problemas en hacerles la guerra a los impíos.

¿Pero en qué momento se llegó a pensar que las mujeres podían ser sospechosas de brujería y qué tiene que ver con lo anterior? Bueno, recordemos que aquellas sociedades eran machistas y que en el imaginario popular la figura de la mujer desde el Génesis no fue vista como positiva. La mujer era sinónimo de pecado, de lujuria y placer. Cuando los agentes de la Iglesia no encontraban en un pueblo al líder mesiánico disidente, se las arreglaban para culpar a mujeres inocentes de incursionar en hechicería. Luego, se dedicaban a extraer confesiones por medio de diferentes mecanismos de tortura, y finalmente la pena máxima: la hoguera. Morir quemado vivo no era una aberración tal como la vemos ahora. En la época creían que el fuego purgaba los pecados porque era lo más parecido al concepto de luz que significaba Dios («Lumen Gloria»).

Muchas «brujas» confesaban sus actividades en reuniones secretas llamadas «aquelarres», donde se reunían con otras colegas a adorar a l ángel caído, es decir, al Diablo. Acudían allí volando a veces en escobas, y otras simplemente transportándose. Allí cometían orgías, asistían a la «Misa Negra», y aprendían los secretos de la oscuridad. Algunos historiadores creen que en la época existían mujeres que practicaban antiguas creencias anteriores a la Fe católica, como rituales egipcios, griegos o celtas, y que la gente supersticiosa asociaba esas prácticas con actividades diabólicas y maléficas. Otros piensan que la razón de estas fantasías se encuentran en los mecanismos de tortura de la Iglesia, que hacían «confesar» cosas hasta el más valiente, incluso, estos viajes a los aquelarres.

A mí me resultó interesante el trabajo de Marvin Harris (2), donde comenta en gran parte como funcionaban los mecanismos de tortura. Adelanto una parte del resumen de Renato Mansur:

La dificultad con las «confesiones» estriba en que se obtenían habitualmente mediante tortura. Esta se aplicaba rutinariamente hasta que la bruja confesaba haber hecho un pacto con el diablo y volado hasta un aquelarre. Continuaba hasta que la bruja revelaba el nombre de las demás personas presentes en el aquelarre. Si una bruja intentaba retractarse de una confesión, se la torturaba, incluso con más intensidad, hasta que confirmaba la confesión original. Esto dejaba a una persona acusada de brujería ante la elección de morir de una vez por todas en la hoguera o volver repetidas veces a la cámara de tortura. La mayor parte de la gente optaba por la hoguera. Como recompensa por su actitud de cooperación, las brujas arrepentidas podían esperar ser estranguladas antes de que se encendiera el fuego.

El autor también comenta que era común en la época el uso de remedios extraídos de plantas y hierbas de la naturaleza. Muchas de esas infusiones y ungüentos tenían propiedades alucinógenas. Estas drogas, combinadas con la locura de las brujas, hacían que algunas mujeres «se creyeran» los viajes al aquelarre, que en conjunto con las prácticas inquisidoras se volvían realidad, cuando en realidad eran fantasías. También el autor recalca que además de «purgar» pecados, los agentes de la Iglesia hacían negocio confiscando los bienes de las «brujas» así como los de su familia.

Todos estos elementos continuaron en la mentalidad colectiva y configuraron a la bruja típica de los siglos XVI a XVIII: la vieja con verrugas, poderes ocultos, escobas y en compañía de un gato negro o un cuervo. Para más información recomiendo visitar esta página.

Y recomiendo la descarga de este excelente resumen de Renato Mansur:

  La locura de las brujas
» 109,3 KiB - 742 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Resumen sobre la problemátima de la brujería y la herejía en la Edad Media.

Bibliografía consultada:

(1) Duby, Georges: El año mil, Cladema, 1988.
(2) Harris, Marvin: Vacas, cerdos, guerras y brujas, Alianza, Buenos Aires 1991.

La acracia y la pampa…

La acracia y la pampa…

«Breve resumen historico de la actividad anarquista previa a la matanza de obreros de 1907»
Cada vez me cuesta menos entender el ir y venir de los tiempos, cada cambio trae infinitas concecuencias, por lo cual siempre para avanzar suelo remitirme al pasado entendiendo que nada pasa por que si, me llama la atencion la actividad subversiva de sobremanera por la injusta configuracion de este mundo en el que se tildan de inconcientes, terroristas, anti patriotas y demases descalificativos a quienes obran por un mañana mejor, por lo cual resalto la actividad de estos sembradores de la acracia y traficantes de esperanza en la pampa nortina.
En el presente ensayo, se intenta esclarecer informacion sobre la actividad de los movimientos de izquierda libertaria o anarquistas en el norte de chile, correspondientemente al periodo de fin del siglo XIX y comienzos del siglo XX.

Comprobar tambien mediante estos textos, la inquietud de vivir tragandonos una historia realmente «acomodada a manos de gobernantes y oligarquias», pues como se señala a continuacion, el difundido hecho de la «matanza de la escuela Santa Maria» en el puerto de Iquique (1907),no fue un mero levantamiento de obreros, sino que corresponde a todo un proceso historico, del cual la historiografia tradicional no ha sabido estudiar el aporte de estos movimientos acratas o simplemente los ha relegado su participacion en la historia.

  La acracia y la pampa
» 134,7 KiB - 196 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Ensayo enviado por Jorge Said Barahona.

Atahualpa: “el inca en busca del sol.”

Atahualpa: “el inca en busca del sol.”

Como hemos sido testigos, la historiografia tradicional y sus precarios analisis han hecho estragos en la historia americana: se han levantado cantidad enorme de heroes, personajes y ejemplos benditos, a veces intencionalmente y transgiversando la misma historia para la construccion de estos iconos del tiempo.

Lamentablemente , no todas estas construcciones han sido certeras, remitiendonos incluso a creer en una historia desarrollada por «personajes» olvidando completamente los «procesos historicos».

En el siguiente articulo, diseñado bajo una metodologia «etnohistorica», se hace revision a fuentes contemporaneas, de caracter testimonial, principalmente dos autores muy conocidos Pedro Pizarro (hermano del conquistador español «Francisco Pizarro») y don «Felipe Huaman Poma de Ayala«.
constancia de cuil
Mediante la revision de estas fuentes, se pretende desmitificar el personaje del inca Atahualpa, al cual la historiografia tradicional y su mirada occidentalizadora , le han atribuido erroneamente caracteristicas como las de «lider Religioso» de los Incas, Heroe de guerra e incluso de emperador de un imperio que nunca existio.

  Atahualpa en busca del Sol
» 104,8 KiB - 604 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Ensayo reflexivo entorno a la figura de Atahualpa.

Canibalismo en Buenos Aires 1536

Canibalismo en Buenos Aires 1536

canibalismoba.jpgCuando Pedro de Mendoza fondeó en Buenos Aires en febrero de 1536, no tenía noción de lo que le esperaba, puesto que debió hacer frente al continuo ataque de los querandíes que defendían justamente sus tierras.

De los 1500 hombres que habían partido de San Lúcar, Sevilla, solo quedaban cientos para agosto de 1536. El hambre y el hacinamiento, y relacionados con estos la enfermedad, habían hecho estragos en la hueste del Adelantado Mendoza.

Una expedición había sido aniquilada por los nativos del litoral. Una segunda expedición al mando de Juan de Ayolas se encaminaba tiempo después rumbo al Paraguay para traer víveres.

Quedaban pocos hombres para defender el fuerte de Buenos Aires. La mayoría estaban enfermos, y si no fuera por las mujeres (que los reemplazaron en muchas tareas) habrían perecido totalmente.

Ulrico Schmidel, soldado alemán, comenta los sacrificios que todos hacían para racionar la comidad, hasta que llegó el tiempo que se comían zapatos, ratas, sogas, y todo lo que pudiera ser masticable. La situación llegó a su máxima tensión en Corpus Christi de ese año (junio):

Actualización 31/07/2006 — Gracias Diego!

El papel del Santo en la fe popular

El papel del Santo en la fe popular

Desde la baja Edad Media hasta hoy en día, ¿Habrá cambiado algo?

por Mario Molina.
Grand Bourg, Buenos Aires, Argentina.

San Cayetano, San Expedito, San Pantaleón, San Antonio, San Francisco… ¿No te resultan conocidos? Sin lugar a dudas, la devoción popular los transformó en personajes cotidianos, apareciendo su imagen con frecuencia en la sociedad.

¿Pero por qué sucede esto? La devoción popular los transformó en la solución que necesitaban para curar enfermedades, conseguir trabajo, dinero, recuperar amores perdidos… etc.
Ahora pensemos, ¿Será esto un fenómeno reciente? ¿O es producto de un proceso histórico que aún continúa? La respuesta es sencilla. Los santos surgen en el siglo XIII como amigos del Pueblo, porque constituían un apoyo muy preciado en tiempos de peste y hambrunas. Eran personajes que en vida los aclamaban, y en la muerte los veneraban y representaban de manera llamativa mediante imágenes, esculturas, grabados, y otros tipos de representaciones gráficas.

Ahora bien, ¿No te parece conocida actualmente esta historia? Basta con observar un 7 de agosto, un 8 de diciembre, donde miles de peregrinos católicos acuden a rendir homenaje a sus santos preferidos. Generalmente, lo hacen para agradecer porque el santo cumplió con sus pedidos, o para realizar nuevas intenciones. Incluso, muchos hoy en día no podemos evitar el hacer alguna reverencia frente alguna imagen sagrada, y yo también me incluyo.

Siguiendo nuestro razonamiento histórico, la Iglesia mantuvo desde siempre una postura permisiva y avaló la figura del santo, con el objeto de perpetuar su dominio sobre las masas populares. Pero cuando el problema excedió sus capacidades, ya era tarde: la gente veneraba a los santos a la manera de Grecia, es decir; había uno para cada cosa, y podía ser dador del bien como del mal. Dios había pasado a segundo plano, frente a sus intercesores. Tanto, que ni siquiera la Contrarreforma de la misma Iglesia Católica pudo borrar del todo la imagen del santo en la fe popular.

Esta es una herencia cultural, que reside en la humanidad católica desde la Edad Media hasta nuestros días.

Cómo citar este artículo:
MOLINA, MARIO: El papel del Santo en la fe popular, en Hablemos de Historia, 2 de marzo de 2006.[http://hablemosdehistoria.com/archivos/el-papel-del-santo]