Navegando por
Categoría: Costumbres

Tzvetan Todorov, ¿Qué es ser civilizado?

Tzvetan Todorov, ¿Qué es ser civilizado?

En la Revista Ñ de ayer salió publicado un artículo de Tzvetan Todorov, titulado «¿Qué es ser civilizado?». De éste autor sólo había leído «La Conquista de América. La cuestión del otro», obra muy utilizada en el ámbito de educación terciaria para trabajar el tema de la conquista, ya que ofrece una reconstrucción histórica a partir del análisis de las mentalidades, aquello que nos permite conocer cómo se pensaba y actuaba en una época determinada. De esa lectura surgió uno de los primeros artículos de éste blog: Moctezuma y Cortés.

En ésta oportunidad, Todorov formula una respuesta a todos aquellos partidarios del «choque de civilizaciones» de Samuel Huntington. Empieza describiendo uno de tantos estereotipos del ser humano «civilizado», representado en la figura de un sujeto que usa corbata, traje, es educado, usa cubiertos para comer y se corta las uñas. Por supuesto, usar un traje no asegura que cometas barbaridades de cualquier tipo, entonces, creer que la cultura se mide en clave de «civilización y barbarie» es errado. Y estoy de acuerdo, porque probablemente tenemos un poco de las dos cosas en cada uno de nosotros. La crítica del autor en éste punto, va dirigida al ensayo «Las religiones asesinas» de Elie Barnavi, por el siguiente argumento:

«Existe civilización por un lado y barbarie por otro. No existe un diálogo posible entre ambas.»

Todorov destroza esa idea, de forma constructiva claro, afirmando que no es posible reducir todas las producciones culturales en un binominio tan exclusivo.

En consecuencia, introduce su interpretación sobre los conceptos de cultura y civilización, diferenciando entre la forma singular y plural de cada término: Cuando hablamos de ‘culturas’ se trata de modos de vida adoptados por diversos grupos humanos, donde sus miembros reconocen una serie de elementos en común (idioma, religión, estructuras familiares, dieta, vestimenta, entre otos.). Pero hablar de cultura, es hablar de una categoría descriptiva sin juicios de valor. En cambio cuando se usa el término de ‘civilización’ sí aparecen los juicios de valor, porque como categoría moral, se opone a todo lo malo que supuestamente entraría en la categoría de ‘barbarie’.

A partir de aquí, el autor muestra la dificultad tanto del término civilización, como su forma plural (civilizaciones). En realidad hay pluralidad de culturas, y nosotros mismos somos mosaicos compuestos por aportes de varios códigos culturales, complementariamente a la forma que adquirimos dependiendo del sexo, grupo etario, salud, clase y trabajo. Esta realidad de mosaico nos permite no sólo compartir códigos diferentes, sino también desterrar la creencia en que todos los encuentros entre culturas se dan de forma violenta. La respuesta formal contra los seguidores de Huntington, y del esquema civilización-barbarie, es que hay que reinstalar la idea del diálogo, sólo así podrías decir que eres «civilizado», y no discriminando otros modos de vida como lo hace el esquema c&b. Pero ese diálogo plantea 2 desafíos temporales: uno político, y otro cultural. En palabras de Todorov:

Política y cultura no funcionan en el mismo nivel, la primera gobierna la acción, la segunda puede llevarle generaciones producir algún resultado.

Teniendo esa realidad en cuenta, el autor propone metas pequeñas, como un ejemplo de acción en el ámbito académico: aumentar el intercambio de ideas y literatura de otros países, facilitar programas de intercambio de estudiantes, habilitar varios talleres de idiomas, más talleres y debates de problemáticas multiculturales, entre otras medidas.

¿Qué es ser civilizado? No lo sabemos, pero si sabemos que hay que tratar de generar puentes entre todos los que podamos.

Bibliografía:

– Todorov, Tzvetan: «¿Qué es ser civilizado?», en Revista Ñ, nº 245, Clarín, 07-06-2008. Indíce disponible online:
<http://www.revistaenie.clarin.com/notas/2008/06/07/01688619.html>

– Fava, Paolo: «Todorov: «La globalización es maravillosa para la literatura»», Papel en blanco, 26-11-2007, Consultado el 08-06-2008. [Foto: tzvetan_todorov.jpg]
<http://www.papelenblanco.com/2007/11/26-todorov-la-globalizacion>

Los nacionalismos y la modernidad; breve reflexión en torno a la propuesta de Ernest Gellner

Los nacionalismos y la modernidad; breve reflexión en torno a la propuesta de Ernest Gellner

El estudio en torno a los conceptos de nación o nacionalismo, ha dado avances inmensurables, principalmente durante el siglo XX en donde el desarrollo de estos estudios fue bastante recurrente para las ciencias sociales, de tal forma que poco a poco se hizo necesario volcarse en contra de los viejos paradigmas.

Las investigaciones realizadas por Ernest Gellner, son en cierto sentido uno de los primeros vuelcos en contra las vieja ideas, de hecho su aporte fue fundamental para esta tematica, aunque hoy se realizan estudios más complejos, el trabajo de Gellner es imprescindible para comprender la dinámica en la cual se desenvuelven los conceptos de nación y nacionalismo.

  Los nacionalismos y la modernidad
» 23,4 KiB - 1.030 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Ensayo sobre los vínculos entre el nacionalismo y las ideas de la modernidad en base a Geller.

La libertad de ser uno mismo

La libertad de ser uno mismo

A propósito de un hecho lamentable que me tocó presenciar, volvió a mi cabeza un concepto o idea que ya creía olvidado, uno que siempre he luchado por obtenerlo y que tal vez defina mi personalidad: hablo de la libertad ser uno mismo.

Pensaba la libertad como una palabra tan usada que su definición se va diluyendo en todos los discursos que he escuchado sobre ella, y al escucharla imagino un lugar paradisíaco o algún hippie de los sesenta que divulgaban la libertad, la paz y el amor, pero había olvidado que la libertad no es nada más que esa energía que nos permite elegir lo que nosotros queramos o mejor dicho, cuando un hombre hace lo que quiere, o sea, es él quién tiene la facultad interior de decidir y moverse. En este sentido, la libertad como concepto suele ser entendida como libertad individual o como la concebiremos en este ensayo: la libertad de ser uno mismo. Te invito a descargarlo y leerlo:

  La libertad de ser uno mismo
» 94,7 KiB - 1.202 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Ensayo entorno al concepto de libertad.

(*) Kropotkine, Pierre. Notre ennemi c’est notre maitre. Illustration du livre Le Principe Anarchiste. 1913. Les Temps nouveaux. 24 May 2008 <http://commons.wikimedia.org/wiki/Image:Notre_ennemi_c%27est…>

Carrefour Avellaneda, y el impacto del neoliberalismo sobre la salud

Carrefour Avellaneda, y el impacto del neoliberalismo sobre la salud

Continuamos la serie de trabajos sobre Historia Argentina Reciente, con dos aportes más del I.S.F.D. y T. Nº 1 de Avellaneda, que están muy ligados entre sí porque hablan del impacto de los modelos económicos sobre diversas pautas y costumbres sociales en la Argentina de los últimos 30 años.

«Carrefour Avellaneda» (1) es un ejercicio de memoria histórica sobre el área geográfica que coincide con el actual hipermercado de la zona, por eso el trabajo lleva ese título. La reconstrucción comienza desde los tiempos del remanso en el siglo XIX, pasando por la instalación de un moderno frigorífico que dura hasta 1974, luego la instalación del primer shopping de la zona, y por último la instalación de Carrefour durante los ’90. En otras palabras, una misma zona pasó por los 3 grandes modelos económicos conocidos (agroexportador, desarrollista y neoliberal) de nuestra historia. Por lo tanto la vivencia y la lucha de los trabajadores no va a ser la misma, porque cada generación tiene experiencias propias, y ésto se ve reflejado en el trabajo.

  Carrefour Avellaneda
» 120,3 KiB - 233 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Una mirada sobre la explotación capitalista en una zona geográfica determinada a lo largo de los años.

Por otro lado, «Políticas Neoliberales en la Argentina de la Década del 90 y sus efectos en la Salud Mental» (2), está más inspirado en la historia de los últimos 20 años, preguntándose si el neoliberalismo o «capitalismo salvaje» pudo haber ocasionado o agravado trastornos en la salud física y mental de las poblaciones del conurbano bonaerense. Así recurren al análisis de una serie de valores que vienen con el modelo, pero que son aceptados como «normales» por gran parte de la población como son el culto a la individualidad, la falta de respeto hacia uno mismo y hacia el otro (idea de competencia), el consumo masivo, la falta de proyección a futuro, etc.

  Neoliberalismo y salud mental
» 86,6 KiB - 342 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Ensayo sobre la influencia negativa del neoliberalismo sobre la salud humana.

(1) Por Cecilia Carbone Tabucchi , Vanesa Escalante , Emiliano Etrea, Pablo García , Claudia Martínez y Ernesto Trigo.

(2) Por Nora Elena López, Pablo Lligoñia Bosch, Beatriz Sauma, Martín Mígueles.

Ambos trabajos representaron al I.S.F.D. y T. Nº 1 de Avellaneda en el proyecto “Entre el pasado y el futuro. Los jóvenes y la transmisión de la experiencia argentina reciente”; Subsecretaría de Equidad y Calidad del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación; Buenos Aires, Argentina, 2006. Categoría: Elección de un tema y construcción del problema.

La problemática del patrimonio cultural.

La problemática del patrimonio cultural.

Cuando nos encontramos frente a ruinas, vestigios o muestras materiales y subjetivas del pasado, difícilmente dudamos de ellas, al contrario las asumimos como herencia, las observamos, asimilamos y posteriormente las difundimos.

Hasta los años 80 aproximadamente, se mantenía una visión estática frente al patrimonio cultural, hasta ese entonces la definición del patrimonio como tal y los estudios realizados por arqueólogos, arquitectos y restauradores de la época, se alejaban por completo de la relación entre el patrimonio cultural y las divisiones de clase o grupos sociales.

Enrique Florescano enfoca sus estudios observando la dinámica que gira en torno de la problemática del patrimonio, frente a la cual concluye que para el estudio del patrimonio se debe tener como premisas básicas: la manera en que se rescatan y seleccionas los bienes y testimonios, tener en cuenta que esta selección la realizan grupos sociales dominantes, en el caso de los Estados nacionales se debe tener presente que la construcción del patrimonio cultural esta mayormente articulada en la distinción de lo propio y lo externo, por lo cual el uso de este patrimonio estará determinado por las diferencias sociales que concurren en el seno de la sociedad nacional (1).

Bajo esta perspectiva no solo entenderemos que la producción cultural es un elemento derivado de la sociedad, si no también seria que un elemento activo, ordenador y cohesionador social en el sentido de que la preservación y patrimonalizacion son sin duda alguna un proceso seleccionador y transformador del pasado, sin olvidar que este proceso es iniciado por el Estado (2).

Así, sin lugar a dudas se puede señalar que la función de este patrimonio cultural se engloba en mantener intacta y continua la reproducción social, por otra parte asegurar la desigualdad cultural que enfoca a las clases dominantes como creadoras de una cultura validada como “nacional” la cual esta en continuo conflicto con una cultura popular.

Paradójicamente la historia también forma parte de este patrimonio cultural, por lo cual no debe extrañarnos que el viejo debate que busca la objetividad en la historia aún se mantenga con vida, y creo que este tiene su comienzo en estas circunstancias; los historiadores de Estado como los de ideales conservadores son los que más han apelado acerca de la objetividad, principalmente para transformar a la critica como un elemento subjetivo que se teje bajo ideales que no son lo que protege y reconoce el Estado como propios.

Sabemos que la critica es un elemento subjetivo, y que la historia critica también lo es, entonces ¿esa historia oficial, que valida solo un pasado minuciosamente seleccionado, conservado y difundido masivamente, no lo es?, la respuesta es obvia.

Frente a esto no me sorprende la gran cantidad de medios difusores y protectores de este tipo de patrimonio, en la rama de historia por ejemplo, si buscamos en Internet nos daremos cuenta que las paginas dedicadas a la realización de una historia critica son mínimas en comparación a la gran cantidad de historia “vacía”(con Fabián Bustamante realizamos una discusión bastante interesante e ilustrativa en torno a este tipo de historia (3), historia descriptiva que rescata elementos de intereses propios de la validación de una cultura nacional, solo es cuestión de observar con esa duda examinadora la historia que absorbemos por medios masivos, History Channel por ejemplo basa la mayoría de sus programas en las armas de las potencias mundiales, en las guerras de esta, en la historia de sus políticos trascendentes y la vida ejemplar de sus millonarios.

Y cuando en este canal se habla de Latinoamérica se dice como fuimos “descubiertos” y posteriormente se pasa a la ponderación de armas, militares y alianzas estratégicas que se encargaron de matarnos y socavar los tantos intentos por establecer modos de gobierno que no beneficiaran a sus políticas económicas(las del primer mundo), por lo cual no me pareció extraño que la serie de “historia secreta” en Latinoamérica (que en un principio me olía a un rescate social de la historia, lo cual no fue así) se basó en las historias de los palacios, uniformes de combate e infinidad de objetos inertes a la historia de nuestra gente, una historia secreta y urbana que olvidó lo que realmente ha pasado en las calles latinoamericanas algo bastante objetivo no?

(1) Cecilia Benedetti; Antropología social y patrimonio; perspectivas teóricas latinoamericanas. Argentina 2004 (Pág. 15).

(2) Arantes, Antonio; la preservación del patrimonio como práctica social.

(3) Actualidad, divisiones y juicios históricos.