Un millón de voces

América PuñoSimplemente escribo para comentarles que estamos muy contentos por todas las visitas que hemos recibido durante éstos casi 4 años. Según el contador somos más de 1.000.000 de voces interesadas por aprender y conocer más de la Historia (o las historias), la memoria, y su regreso a un presente donde las necesitamos más que nunca para aprender de las lecciones que otros anónimos como nosotros descubrieron y construyeron en su momento.

El equipo tuvo que hacer un parate necesario para atender determinados asuntos, pero está claro que el espacio puede ser de gran utilidad, sobre todo para aquellos/as que verdaderamente lo ven como un lugar de intercambio cultural, de discusión, y de la necesidad de producir contenidos que vayan contra la lógica de otros proyectos que brindan toda la información masticada, lista para una reproducción sin sentido; que los profes de historia (así como los estudiantes en camino de serlo) detectamos a la legua. Por eso no nos cansamos de repetirlo: Se trata de pensar la Historia, de discutirla, de dar a conocer lo que hacemos, y de referenciar correctamente las ideas que no son nuestras. Internet no está solamente para sacar lo que necesitamos, sino que el sentido de la web deber ser compartir. Por eso felicitamos a todos aquellos que han colaborado desinteresadamente con el proyecto: desde los que envían trabajos para su difusión, hasta los que comentan constructivamente, tratando de exponer sus argumentos. También agradecemos a todos los que nos referencian con enlaces o citas bibliográficas a los contenidos. Nos da una alegría muy grande saber que parte de ellos forman parte de bibliografía de cursos en universidades y centros comunitarios.

Sólo por eso decimos que somos un millón de voces, y alentamos a que el proyecto siga, a seguir colaborando y a seguir discutiendo (poco, mucho no importa), porque los tiempos que vivimos requieren de personas comprometidas con su realidad, de protagonistas, y no sólo de observadores.

(*) La imagen del artículo la encontramos en el blog Esquina Montevideo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*