¿Occidente vs. Oriente?

Desde tiempos remotos compartimos tantas cosas, por lo que uno se termina preguntando ¿Seremos realmente mundos tan distintos? Compartamos algunas reflexiones.

por Mario Molina.
Grand Bourg, Buenos Aires, Argentina.

Tal vez han oído hablar de la famosa teoría del “choque de civilizaciones” de Samuel Huntington(1), publicada en la revista estadounidense Foreign Affairs en 1993, y luego como libro en 1996.Tomando como base las ideas de Arnold Toynbee y Francis Fukuyama, sobre la idea de influencias geopolíticas entre las culturas, del primero, y el “fin de la Historia” que habla del final de la filosofía humana como tendencia hacia un estado de bienestar (suplantado por un orden occidental mundial) del segundo, el autor de aquella teoría hablaba que conforme la Historia avanza los conflictos entre civilizaciones aumentan, entendiendo la “civilización”como una cultura con un conjunto de saberes e ideas más o menos herméticas que difieren de otras (sobre todo en el plano religioso).

Por otro lado, Niall Ferguson profesor de Historia de Harvard, afirma que lo que dice Huntington nos ayuda a comprender muchas noticias donde civilizaciones con un núcleo de valores que se creen distintos entran en pugna: musulmanes protestando contra caricaturas danesas, cristianos nigerianos vs. musulmanes, la tensión entre israelitas y musulmanes, la tensión en Cáucaso, etc. Pero al estar sujeto más a tendencias del plano geopolítico o religioso (ej: Guerra Fría) descuida los conflictos interétnicos, es decir, las relaciones conflictivas entre culturas que se superponen, sobre todo cuando comparten un mismo territorio, o cuando sus condiciones sociales son dispares. En Medio Oriente, la mayoría de los conflictos se dan entre grupos musulmanes: kurdos, árabes, chiitas, sunnitas, turcos, pakistaníes, indonesios, sirios, egipcios, etc. Por eso muchas veces, piensa Niall, lo que se da son “civilizaciones de choque”(2). No conflictos entre Estados-naciones, o naciones, sino entre grupos humanos.

Ahora algunos pensarán: “¡En occidente no pasa eso!”, pero piensen en las realidades de su barrio, en los conflictos que se dan entre grupos humanos que piensan distinto, o que tienen proyectos políticos o sociales distintos. El concepto de democracia difiere y se escriben varias historias distintas: la de los ricos, la de los pobres, la de los que no saben a que lado agradar, y los que se aprovechan de tales divisiones. Piensen en su realidad local… Se van dando cuentan como los conceptos de “Nación” y “Estado” son relativos… (En otra oportunidad hablaré de ellos)

Siguiendo con nuestro razonamiento, ¿No será que no sabemos nada del mundo árabe?(3), si quieren sorprenderse conmigo les propongo hacer un poco de memoria juntos:

a) El choque entre Occidente y Oriente no tuvo lugar en los aspectos culturales: Mucho antes de la globalización estábamos estrechamente unidos. Ejemplos como el floreciente intercambio científico y cultural en Al-Andalus, el intercambio de pensamientos y formas de vida, las alianzas comerciales y tecnológicas, la interpretación árabe de los antiguos griegos, las comunidades del sur de Italia de cristianos y árabes unidos, sobran para describir la ligazón cultural que siempre nos unió.

b) Tres hechos importantes distorsionaron la unión: Las cruzadas, la reconquista cristiana de España, y el Humanismo renacentista. Este último más que los anteriores, significó la creación entre los europeos de un pensamiento etnocentrista: se sentían los verdaderos herederos de Grecia y de Roma (a pesar de que estas dos surgieron como la fusión de varias culturas antiguas distintas), y mediante la religión (y luego por la ley), justificaron esa posición. Los descubrimientos y conquistas de ultramar hicieron lo suyo. Occidente creó un pensamiento de exclusión, del que nosotros somos herederos, porque no nos permite conocer mejor a otras culturas.

c) La Guerra Fría y el terrorismo: Hoy en día el mundo está conmocionado por las múltiples manifestaciones terroristas y fundamentalistas que se van dando en distintas partes del globo. Cruzada y Yihad, o “guerras santas” siempre hubo entre Occidente y Oriente, y surgían de los elementos ortodoxos y dogmáticos que introducían las religiones; de esa manera escondían los intereses económicos, y políticos que verdaderamente tenían. Durante la Guerra Fría (1945-1989) se escondieron esos mismos intereses bajo la tensión ideológica y política entre un mundo bipolar de capitalistas contra comunistas. Surgen Bin Laden, Al Qaeda, Hamas, y muchos grupos fundamentalistas que reclaman territorios para sus nacionalidades en gestación. El terrorismo era un instrumento ideal que Occidente tenía para complicar las cosas en Oriente, y cuando su ideología capitalista triunfó, no pudo parar a los múltiples monstruos que había creado y que se le volvieron en su contra. Recuerden que Bin Laden, trabajó para la inteligencia estadounidense. Asi aprendieron muchas cosas…

Asi que lo que nos separa de los orientales no es nuestra religión, forma de vida, o costumbres; sino esta telaraña política creada hace años que solo beneficia a determinados grupos de poder, mientras que muchas personas (de los dos mundos) odia sin sentido, ni comprende lo que en verdad está pasando, o al menos lo presiente. La tensión en Medio Oriente es solo una excusa para tapar el interés por el petróleo y otros recursos naturales(4). La guerra siempre sirvió bien para eso, pero nunca trajo beneficios totales para nadie.

Ya lo decían Neufre y Quijano, cuando afirmaban que las culturas solo tienen 10% de puras, ya que el intercambio es tan intenso, que hoy se habla de “Culturas Híbridas”. Este tema no es la excepción.

Bibliografía consultada:
(1) ENCIPLOPEDIA LIBRE WIKIPEDIA: Choque de civilizaciones, Wikimedia Foundation Inc., Actualización del 9/01/2006 – 08:54 [http://es.wikipedia.com/wiki/Choque_de_civilizaciones]
(2) FERGUSON, NIALL: Civilizaciones de choque, en LaNacion.com, Buenos Aires, 5/03/2006 [http://www.lanacion.com.ar/785787]
(3) BOSOER, FABIÁN: Los occidentales ignoran casi todo del mundo árabe, en diario “Clarín”, Buenos Aires, sección ZONA, pág. 38-39, 26/09/2004
(4) GOSMAN, ELEONORA: El petróleo es el elemento central de la guerra a Irak, en diario “Clarín”, Buenos Aires, sección Política internacional, pág. 23, 9/09/2002

Cómo citar este artículo:
MOLINA, MARIO: ¿Occidente vs. Oriente?, en Hablemos de Historia, 14/03/2006.[http://hablemosdehistoria.com/archivos/occidente-vs-oriente]

12 thoughts on “¿Occidente vs. Oriente?

  1. Fabián Bustamante says:

    Quizás un autor que te hubiese servido es el texto de Edward Said “El Orientalismo”, este es un muy buen texto visto desde “Oriente” y que nos da a entender la relación asimétrica entre Occidente y Oriente.

  2. Gracias por el aporte, todo lo que sirva para comprender más esta problemática será bienvenido. Aprovecho para preguntarte, si ya lo leíste, por dónde ve la asimetría el autor: por el lado de la conciencia popular con respecto al tema, por cuestiones políticas, o por los estereotipos que se han creado digamos de un “mundo” con respecto al otro?

    Saludos.

    Ah! Conseguí el libro que me recomendaste de Albert Soboul en Hino Hotaru, gracias.

  3. Fabián Bustamante says:

    Pues, por el estereotipo que ha generado Occidente frente a Oriente. El mismo título de su obra “El Orientalismo” que se refiere a los estudios de Oriente, por parte de los Occidentales revela las “falsas imágenes” que se tienen sobre la cultura islámica. Además, en la época de apogeo de los imperialismos europeos, los “estudios sobre Oriente” sirvieron de justificación implícita de las ambiciones de las potencias desarrolladas. Yo creo que el estereotipo sobre Oriente aún persiste; por ejemplo Si te das cuentas, Mario, cuando ves una película “gringa” sobre los árabes ¿Cómo se les muestran a éstos? ¡Cómo terroristas!

    Eso, gracias…

  4. manuel says:

    El artículo está sembrado de un indisimulado relativismo que es en realidad el cáncer que está socavando el orden establecido. No todas las culturas son iguales, unas han alcanzado mayores logros en desarrollo humano que otras: derechos y libertades, logros artísticos y científicos, bienestar material y defensa de la vida de sus poblaciones, etc… No todas las religiones son igualmente respetables, unas propugnan la paz, el amor y el perdón, haya un dios de poru medio o no, y otras propugnan la aniquilación del disidente, del que piensa distinto… No me hable de un Islam desconocido por los autocomplacientes occidentales, los cristianos cometimos barbaries similares a las que a diario se vivien en el mundo islámico, pero eso fue en nuestro medievo. La filosofía griega, el derecho romano y la moral cristiana que consagra el valor sacrosancto de la vida humana son la argamasa de la civilización occidental, y ésta es superior a cualquier otra en términos evolutivos. Occidente está en la era espacial y el Islam en el más oscuro e irracional medievo del teocentrismo negador del hombre. La trampa en la que ha caido occidente es la de la corrección política, el buenismo, el abrazar lo diferente sin pararse a pensar si es digno de respeto, y todo ello por una mala conciencia colectiva de una descolonización torpemente ejecutada y un sentido de culpabilidad medioambietal por el coste de nuestro bienestar. Piensen sobre todo esto y verán que es cierto.

  5. Ricardo says:

    Me parece bastante oscuro tu pensamiento; yo te hago una pregunta estás seguro que los valores cristianos están tan presentes en las sociedades occidentales y que los errores se cometieron solamente en el medievo? Porque si revisamos el siglo XX podemos ver que la Iglesia estuvo involucrada en hechos bastantes tristes (hago referencia a un sector); y ellos son los que hablan de la comunidad, de ayudar al otro cuando muchas veces les importa un carajo ese otro.
    Otra cosa el término superior no me gusta en absoluto… me recuerda a hechos aberrantes de la historia.
    Además como se puede apreciar en el informe de Mario siempre ha habido cosas en común… y, ahora, sobre todo la lucha contra el imperialismo norteamericano.

  6. Mario Roberto Molina says:

    Manuel, la verdad que tu comentario me da pena. ¿Cómo en pleno siglo XXi puedes sostener que una cultura (o “civilización” como le llamas) es mejor que otra? El evolucionismo ya pasó. La filosofía griega, el derecho romano y la moral cristiana, han servido de “justificativo” de algunos que se creen mejores que otros, y no se detienen un instante a vivir el encuentro con el otro desde la empatía, sino más bien a destruirlo, persiguiendo fines súmamente egoístas y mezquinos. ¿Quiénes son entonces los verdaderos “bárbaros”?

  7. julian soto says:

    completamente de acuerdo con Mario Roberto y Ricardo, claramente la cultura occidentalizada de hoy día erra en un sin fin de sentidos. Empezando por que estamos basándonos en utilidad, calificamos una cultura por ¿que tan útil es? (como indica Manuel en su crítica) y nos olvidamos de que no interesa este tipo de variables….lo que interesa realmente es que esa cultura existe, y piensa distinto, así que nosotros, que supuesta mente tenemos la capacidad de asimilar esa diferencia la desechamos, la consideramos inferior pues su contribución no es mucha. El mundo de los medios de comunicación masivo de occidente imponen un ser humano práctico hecho par producir, para ser mercantilizado, un ser humano que busca en el cine y en la novela aplacar, mas no reflexionar y producir pensamiento crítico. Nos encontramos en un mundo donde la alta cultura se remplaza por la cultura de las masas. Es claro que tras la guerra fría la humanidad fue consiente de que no hay lugar para una cultura universal, que el destino manifiesto de U.S.A. no es argumento valido para iniciar una cruzada civilizadora en los paises “sin democracia” , y que los métodos de la superpotencia por hacer realidad el sueño de la “libertad, la igualdad, la democracia…etc”, no distan de las estrategias de los terrotistas y fundamentalistas de oriente. En fin no defiendo la cultura oriental, ni mucho menos la forma como bloques como los BRICS consiguen sus economías emergentes a costa de un ambiente cada vez màs insano, no defiendo el fundamentalismo de algunos paises orientales ni a ausencia de democracia en muchos de ellos. Pero si cabe hacer la pregunta sobre si ¿ es el mundo occidental “ejemplar” un “modelo a seguir” para las civilizaciones de la actualidad? y en la misma forma si ¿ somos realmente una cultura superior, o solo una cara de la moneda que esta errando y llevando a la sociedad a los límites del consumismo y al pensamiento de que solo es relevante aquel que sea capaz de producir utilidad??

  8. Patricia says:

    En mi humilde opinión, yo no considero que existan culturas mejores ni peores, y creo que la nuestra debería superar ciertos aspectos anacrónicos, pero no podemos negar que el trato que se da a las mujeres en la cultura oriental mayoritariamente es bastante aberrante. En ese sentido, cuando unas tradiciones implican la degradación de parte de los miembros de una sociedad o grupo étnico, etc, bien sea por su sexo o por cualquier otra característica, si me parece que deberíamos considerar que algo falla y no es correcto.

  9. mario says:

    la nocion del conflicto entre occidente y oriente viene desde las guerras medicas que los griegos nos eredaron. el odio y miedo por lo diferente es tan humano como el mismo humano. ni siquiera alejandro magno pudo reconsiliarlos, es una forma de ver el mundo,pero las fronteras se mueven y las personas viajan y se mesclan en todos lados en el futuro seguiran existiendo occidente y oriente , pero como hemisferios o historico. nada mas …. eso creo yo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*