La importancia del año 1000 y la herejía

Uno llegaría a pensar en la Edad Media como un atraso importante de la Humanidad, pero eso responde más a una fascinación por el mundo grecorromano, que lo que realmente sucedió. La verdad es que la Edad Media sentó las bases de la cultura occidental tanto como lo hizo en su momento la Antigüedad.

En la cultura popular podemos ver claramente esas continuidades: sentido de pertenencia a una comunidad, la propiedad comunal o compartida (no se deben confundir con la idea de propiedad privada y la realización personal, que surgieron del mundo burgués), la espiritualidad mixta (tanto religioso-dogmática como profana), y la necesidad de vivir el día a día. Esta última continuidad es en realidad compartida con el mundo burgués y el aristocrático. ¿Por qué? Porque la muerte no selecciona a quien llevarse, ante ella todos somos iguales. Esta realidad ya la habíamos comentado en el papel del santo en la fe popular.

Recordemos como decíamos en aquel artículo, que la Edad Media estaba plagada de casos de peste, hambrunas, y cambios climáticos que influían físicamente en la gestación de agudas crisis sociales y morales (abandono de tierras, robo, saqueos, prostitución, etc.) Hoy con ayuda de la obra de Georges Duby (*), me gustaría comentarles algo sobre el año 1000 dC, y su importancia para la Historia Medieval así como su relación con el concepto de herejía. No por nada la gente de la época creía que se les venía el final de los tiempos.

El año 1000 es una fecha importante porque derivada de los males citados, apareció una crisis intelectual en el seno de la misma Iglesia Católica. Tales grupos de intelectuales eran tildados de herejes desde Roma, mientras que para los sectores populares representaban hombres y mujeres dignos de imitar. Eran verdaderos predicadores que planteaban un regreso a la espiritualidad ante la crisis moral y social que asolaba Europa tras las enfermedades y las hambrunas. Criticaban la vida eclesial por ser elitista, llena de lujos y pecados. Denunciaban la corrupción interna de la Iglesia, el robo sistemático a través de la limosna y el diezmo, así como la necesidad de volver a la vida humilde de las primeras comunidades cristianas empezando desde el Papa y su consorte.

Obviamente, la construcción de ese Edén no le convenía al mundo eclesial, por eso surge el concepto de hereje como defensa de la Iglesia ante las ideas que pudieran derribar el orden establecido. Sin embargo, la herejía no nacía separada de la Iglesia, sino que la crítica provenía dentro de ella. Estos hombres eran instruidos y no querían dejar de pertenecer a ella, sino devolverle la espiritualidad que había perdido.

La existencia de sectas y movimientos separatistas ocurren en realidades de persecución de la disidencia. La Iglesia, que en otros tiempos había sido perseguida, ahora era el cazador. Y esta realidad no se puede circunscribir a la Iglesia Católica, ya que la Reforma Protestante de los siglos XV-XVI también adoptará medidas contra la disidencia.

Desde el año 1000 hasta la Reforma Protestante, la Iglesia sobrevivió asimilando la importancia de mantener la devoción popular, y lo hizo por medio de la representación de imágenes y los testimonios “en vida” que son los santos, los héroes de la Fe. Aún hoy para muchas personas, la figura del santo es fundamental. Incluso para el burgués, donde existen testimonios que muestran como antes de morir, algunos buscaban la salvación “donando sus bienes a los pobres”.

Relacionados con la herejía surge en el imaginario popular la aparición de las brujas, que hablaremos en un próximo artículo.

Bibliografía:

* Duby, Georges: El año mil, Cladema, 1988.

Esta entrada fue publicada en Historia, Historia Medieval, Recursos, Reseñas Bibliográficas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La importancia del año 1000 y la herejía

  1. Fabián Bustamante dijo:

    Sería bueno que a todos los interesados en este tema que vean la película “El Séptimo Sello” del director sueco Ingmar Bergman en el cual refleja la situación vivida de un caballero que, después de haber luchado cerca de diez años en las Cruzadas, regresa a su pueblo natal diezmado por la peste. Es interesante la figura de la Muerte en la película…y por sobre todo, cómo en la mentalidad de la época percibían con terror todas estas pestes que eran producto del Apocalipsis que vendría.

  2. lukas dijo:

    esta muy largo pro m sirvio pa un travajo grax xddddd

  3. martha patricia maldonado gomez dijo:

    es muy interesante saber còmo en esa època, como en la actual, la iglesia juega un importante papel, y no tanto la iglesia en sì , sino las personas que lo dirigen, pues a travès de los tiempos se ha perdido la espiritualidad, la escencia del ser humano; y todo por el poder y la ignorancia.

  4. Iñaki Etxebarria Etxabe dijo:

    La Edad Media es un claro dominio de la Iglesia Católica Romana, aparte de la crisis de ideas impone su doctrina allá a donde va, se sabe con poder suficiente de quitar o poner Reyes, le basta con movilizar a los curas populares y éstos lo que harán será alzar al pueblo contra el Soberano. Nunca se ha comentado la peligrosidad de que una institución tuviera tanto poder. Yo por lo menos no he leído nada al respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>