Primera Jornada de Pueblos Originarios

En la Universidad Nacional de General Sarmiento en Polvorines, Buenos Aires, Argentina, se realizará la Primera Jornada de Cultura de los Pueblos Originarios. Contará con varios talleres sobre la cultura y problemática aborigen, asi como presentaciones varias tanto para el público general como el académico. Destacan la aplicación de propuestas prácticas para tratar con los alumnos en el aula, diversidad cultural y discriminación, medio ambiente e identidad indoamericana.

Una excelente oportunidad para conocer a fondo nuestras raíces aborígenes, no solo apta para historiadores, sino para todos. En otro post les voy a contar lo que pude presenciar. Mientras tanto, acá les suministro la intro y la información para los que puedan o quieran concurrir:

La cultura indoamericana, de la cual proviene gran parte de la población radicada en esta región aporta un gran caudal de conocimiento a la comunidad. Los fundamentos ancestrales que sostienen sus rituales, sus expresiones artísticas, el cuidado del medio ambiente, y la valorización de la vida en su totalidad, constituyen un claro ejemplo de ello.
Una verdadera integración necesita el reconocimiento de las mejores alternativas del pensamiento y el sentir de todas las matrices culturales. En el necesario sincretismo generador del desarrollo humano, el reconocimiento y respeto de las culturas originarias americanas ha empezado a constituir un aporte fundamental para el logro de ese objetivo.

Convocatoria a la Jornada
¿Cómo llegar?

Los Tehuelches vienen del mar

En mi blog me gusta presentar leyendas y mitos de direferentes culturas. Continuando con el tema de la Creación, hoy quiero comentarles los fundamentos de la religión tehuelche (una antigua tribu de la Patagonia argentina).

La religión tehuelche parte de la existencia de un Gran Hacedor del Mundo (un punto en común, entre tantos, con otras culturas) llamado Kóoch (o Cielo). Antes de que el tiempo fuera tiempo y que el espacio fuera espacio, Kóoch vivía rodeado de densas tinieblas y esto causaba en él sentimientos de soledad. Fue así como el gran dios comenzó a llorar y brotó tanta agua de sus ojos que nació el Mar Primigenio. Conforme se fue calmando de su pesar, el dios suspiró, generando el segundo elemento de la Naturaleza: el Aire. Este permitió que la luz hiciera retroceder a la oscuridad.

Los tehuelches creían que Kóoch provenía de una isla del Océano Atlántico (para ellos el Gran Mar) y que había mandado desde allí a Elal (o Elel), que a través de una larga y heroica travesía plagada de incidentes míticos, llegó a la Patagonia.

Una vez establecido el Héroe civilizador Elal, crea a los hombres y les enseña a usar el arco y la flecha, los oficios de caza, pesaca y supervivencia. Así Kóoch nunca se sintió solo, puesto que cada tehuelche llevaba un poco de Él.

Este mito creacionista fue muy importante para esta tribu, porque otorgaba el marco fundamental para los ritos de iniciación: un cambio de etapa de la niñez a la adultez, que implicaba morir a una etapa anterior para nacer a otra.

Moctezuma y Cortés

Dos hombres, dos formas diferentes de ver el mundo: profesía y tradición vs. oratoria y codicia. ¿Quién de los dos ganará?

¿A veces no te preguntas porqué si el imperio azteca contaba con cientos de miles de guerreros no pudo parar la voluntad de unos centenares de conquistadores codiciosos? mucho me dirán “Mario, ¡Qué pregunta tan obvia!, ¡Fueron las armas!” pero yo no estaría tan seguro de que esa condición fuera determinante. Estamos hablando de los aztecas, una cultura que fue lo suficientemente inteligente como para crear un sistema represivo imperial altamente militarizado y simbólico (por medio de la religión), que con ayuda de una diplomacia astuta y las convenientes conexiones comerciales y sociales pudo yuxtaponerse a la voluntad de varias culturas regionales, por mucho que les pesara.

lienzotlaxcala.jpgEs posible que la cosa pase por otro lado, y me parece interesante el análisis que hace Tzvetan Todorov al respecto, introduciendonos al perfil psicológico de las personalidades de Moctezuma II y Hernán Cortés. El propone algunas posibles razones de la caída del imperio: la personalidad ambigua de Moctezuma, la presión interna de los enemigos del imperio azteca, la superioridad de las armas, pero más importante que estas últimas la importancia que da Cortés a la interpretación de SIGNOS.(1)

Tanto el emperador como el conquistador eran intérpretes de signos o señales, la diferencia radica en qué cosas ponían énfasis ambos. Para el Azteca, la relación de los hombres con el mundo era de suma importancia, puesto que se suponía que en la naturaleza se expresaban sus diferentes dioses. Por lo tanto, las profecías y los presagios constituían la forma de saber la voluntad de los dioses. El universo seguía un curso cíclico, donde destrucción y vida eran igual de importantes, y los signos de ambos procesos se repetían y se expresaban en la naturaleza (huracanes, tornados, terremotos, erupciones volcánicas, la lluvia, la sequía, etc.) La llegada de Quetzalcóaltl, la serpiente emplumada de la civilización y la sabiduría, coincidía con la llegada de Cortés. ¿Quién es este que usa barbas, que habla otra lengua, y se viste de forma diferente?, ¿Será la serpiente que ha vuelto a reclamar su reino? El emperador intentaba responder a estos interrogantes, pero ni con su consorte de adivinos y mensajeros podía comprender quién era realmente ese extraño. Las acciones que el conquistador cometía no estaban memorizadas en su tradición oral inmutable y conservadora, ni en los hechos repetitivos de su universo cíclico. El emperador confirmaba o refutaba las profesías según el trancurso de los acontecimientos, la palabra siempre fue muy importante. Pero con Cortés, el emperador calló, puesto que no podía vaticinar nada de alguien a quien no conocía. Los espías y ancianos le informaban continuamente sobre los movimientos del enemigo, pero ante malos augurios los encarcelaba o los mandaba a matar. Probablemente porque muerto el portador, muerto el presagio:

Si para Moctezuma la relación del hombre con el mundo lo era todo, para Cortés la relación del hombre con el nombre era aún más importante. El conquistador era en realidad un hidalgo pobre en su tierra natal, y la única institución educativa que toleraba este perfil de alumno era la Universidad de Salamanca. Allí aprendió dos herramientas que serían cruciales para sus aventuras en América: la oratoria y el arte de la imagen. Una le servía para engañar al emperador por medio de un buen discurso, donde predominaban demostraciones convincentes de su “divinidad” y la de sus compañeros de conquista. La otra habilidad, le permitía aparentar costumbres refinadas con las cuales demostrar que eran hombres de bondad. Pero Cortés no pudo engañar a los indios ni llevarse el oro si no fuera por sus intérpretes: Marina (Malintzi) y Jerónimo de Aguilar (2). La mujer no era azteca, sino una tlaxcalteca vendida como esclava a los mayas, pero conocía el lenguaje del imperio de los mexicas. El segundo, fue un náufrago de una expedición española anterior que convivió con los mayas y aprendió su lengua y costumbres. Cortés aconsejaba hasta a sus huestes:

En poco tiempo, el conquistador supo manejar la situación a su favor, concretar interesantes alianzas con los pueblos vencidos por los aztecas (como Tlaxcala), mantener controlados a cientos de miles de hombres por medio de su emperador, perder Tenochtitlán en su “noche triste”, y recuperarla otra vez con un asedio brutal de tres meses. Podrían haber sido las armas y la tecnología de gran ayuda pero… sin su capacidad de interpretar a los hombres probablemente no habría llegado a nada.Bibliografía de Consulta:

(1) TODOROV, TZVETAN: La Conquista de América. El problema del otro, Editorial Siglo XXI, México, 1991, Cáp. II: Conquistar.

(2) SÁNCHEZ ALBORNOZ, NICOLÁS:Historia de América Latina, Alianza, Madrid, 1985.

Página 3 de 3123