Reflexiones acerca de las contradicciones de los regímenes socialistas

Con las vacaciones no sólo uno se “despeja” de sus labores sino también el ocio provoca a pensar ciertas cuestiones que rondan por la cabeza. Con la renuncia de Fidel Castro a la presidencia cubana, he querido, esta vez, exponer una breve reflexión acerca de las contradicciones de los regímenes socialistas. Espero que esto sirva para conversar y debatir acerca de este tema.

La rebelión del pueblo contra el estamento burgués se tradujo en nuevas formas de organización social que en algunos casos demostraron su eficacia, pero que en otros resultarían más desastrosas que las del antiguo sistema feudal. Los mayores logros de los sistemas comunistas fueron de tipo colectivo, tanto como la implementación de un nuevo orden social, el derrocamiento durante la Segunda Guerra Mundial de los fascismos beligerantes o la contribución al avance de la ciencia aeronáutica, en el caso de los soviéticos. Sin embargo, los regímenes socialistas fallaron (o mejor dicho, siguen fallando) en aspectos individuales de vital importancia, como la garantía por el poder público de bienes de consumo de primera necesidad o de un nivel de bienestar digno.

Por otra parte, el inicio de los regímenes socialistas inició su andadura de manera no democrática (exceptuando el gobierno de Salvador Allende y la Unidad Popular, en Chile, en 1970) y la prosiguió bajo el autoritarismo. La violencia institucionalizada de los derechos fundamentales del individuo fue una constante del bloque socialista y las medidas de represión que debían asegurar la pervivencia del régimen contra los disidentes, acabaron provocando el rechazo popular (La Primavera de Praga, en 1968). Otras de las causas que precipitaron la caída del comunismo y en la que subyace en la incapacidad de los actuales estados socialistas es el postulado de la igualdad. Hemos visto que en todos los estados socialistas, una pequeña elite disfruta de privilegios tanto más indignantes cuanto que se daban en países de muy bajo nivel de vida, tenemos el ejemplo de Cuba en donde, por ejemplo los artistas no se visten ni comen lo mismo que el resto del “pueblo”.

Por otra parte, los líderes comunistas como Lenin, Mao, Stalin, Tito o el mismísimo Fidel Castro son fenómenos sociológicos, hecho que los teóricos del comunismo no supieron valorar en su justa medida, lo que llevó a crear el “culto a la personalidad”, dejando de lado que ellos tuvieron como misión llevar sus ideales políticos.

Sobre el Debate Brenner

La transición del feudalismo al capitalismo es uno de los grandes temas de Historia que irremediablemente conduce hacia la arena del debate y la confrontación intelectual entre los historiadores, debido a que el proceso genera un puntapié inicial para comprender muchos de los elementos del mundo actual. Cuando la amplia producción medievalista pareciera tocar fondo, surgen aportes que permiten considerar nuevas perspectivas de análisis, cuestionando la validez de los enunciados anteriores, por lo cual queda demostrado que la Historia no es una ciencia estática.

El ensayo académico “Estructura agraria de clases y desarrollo económico en la Europa preindustrial” del historiador Robert Brenner, constituyó en su momento una prueba de ese dinamismo. Aparecido en 1976 en DEBATS, el escrito de Brenner retomaba el tema de la transición, si se quiere, con una doble intencionalidad: ofrecer una alternativa a las aportes “neomalthusianos”, y a la vez posibilitar un oxigenamiento de las prácticas historiográficas en el ámbito del materialismo histórico.

Así se originó lo que se llamó en su momento, el “Debate Brenner” (Hubo otros después): La lucha de clases postulada por Brenner como marco explicativo de la transición debió confrontarse con el modelo demográfico de M. M. Postan y el sistema homeostático de Emmanuel Le Roy Ladurie, con una dificultad extra: demostrar que tal marco podía sostenerse considerando el tiempo como de larga duración, como lo hacían los modelos citados.

El siguiente informe intentará confrontar los aportes de los principales exponentes del “debate Brenner” con la finalidad de encontrar cuáles son las contradicciones entre ellos en el marco común de la larga duración, teniendo en cuenta esta selección de temas clave que aparecen en el debate: transición del feudalismo al capitalismo, larga duración, estructura agraria, y marxismo.

Algunos conceptos que aparecen en el debate y nos pueden servir el conocerlos antes:

* Transición: Es un concepto que implica pasar de una situación anterior a una nueva, razón por la cual durante ese tiempo (su duración es arbitraria) se mezclan elementos de ambas situaciones. En Historia una transición es un proceso histórico, y particularmente en la concepción materialista significa el paso de un modelo socioeconómico a otro, que condiciona la vida de las personas.

* Lucha de clases: Concepto presente en la obra de Karl Marx. Según él, la sociedad vive en un permanente conflicto debido a las desigualdades económicas entre las personas. A lo largo de la Historia van apareciendo binomios en conflicto, que siempre son entre una clase oprimida y otra opresora. Esta última necesariamente tuvo que hacerse con el poder de los medios de producción de los primeros, y trata de mantenerlo de forma hegemónica a través del tiempo. Solo cuando los oprimidos tengan conciencia de sí mismos (que se consideren una clase) y luchen por el poder quitado cambiará la situación de conflicto. Marx creía que el proletariado (una clase obrera) sería capaz de resolver este conflicto a través de una revolución. En Historia este concepto sigue siendo analizado y estudiado por diversas líneas historiográficas, ya que la situación en conflicto es más compleja de lo que supone Marx en el siglo XIX, porque en la actualidad nos encontramos con múltiples sectores sociales en conflicto que exceden los binomios históricos.

Brenner propone en su ensayo que en la Edad Media pudo existir cierta organización entre miembros de las clases oprimidas (definidas como aquellas a las que se les quita el excedente de productos) como algunos tipos de campesinos y artesanos, en contra de los grandes sectores opulentos de la sociedad feudal.

* Larga duración: Es un concepto muy utilizado y aceptado en Historia, ya que permite desglosar el tiempo en 3 unidades temporales para un mejor análisis. El primero en implementarlo fue Fernand Braudel, que en “El Mediterráneo y el Mundo Mediterráneo en la época de Felipe II” sugiere la diferenciación entre el proceso (cambios históricos de larga duración de los cuales no somos testigos), la coyuntura (períodos de tiempo más cortos donde sí podemos percibir mejor los cambios) y el hecho histórico en sí (que es el acontecimiento específico que se quiere estudiar).

  Debate Brenner
» 75,9 KiB - 3.050 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Ensayo acerca del famoso debate Brenner, y las diferentes posturas con respecto al proceso de transición feudal a capitalista.

Recordando al Che Guevara


MySpace - Che Guevara speaks about Imperialism in 1965

Hoy se cumple un nuevo aniversario del fallecimiento de Ernesto Che Guevara. Para los que estén de acuerdo o no con su obra, no se puede dudar que hasta la fecha se ha convertido en una figura mítica, exhaltada más de lo que era.

Estaba decidido que valía la pena morir por una causa, inspirado en las lecturas que podríamos llamar “clásicas” del marxismo (Marx, Engels y Lenin), el pensaba que las injusticias de América (porque hizo un viaje en 2 ocasiones a través de ella, de la cual hemos señalado 1 aquí) se debían al sistema capitalista; que generaba la desigualdad entre las personas al verlas como objetos de mercado. Al ver la pobreza y la marginalidad por los lugares que recorrió, pensaba que la única alternativa para cambiar las cosas pasaba por una revolución social, es decir una movilización de masas que se oponga a un régimen opresor y autoritario, pero está revolución debía ser a través de las armas y no tanto por la política. Esta lectura economicista y de lucha de clases tuvo, sin embargo, una aplicación distinta a las propuestas de las lecturas clásicas, o al recuerdo de otras experiencias revolucionarias (por ejemplo, la Revolución Francesa de carácter predominantemente burgués-liberal y la Revolución Rusa, que fue una experiencia obrera, campesina y militar). Estamos hablando del foquismo, una alternativa que se basaba en la lucha armada y la guerra de guerrillas. Consistía en concentrarse en un lugar determinado y ganarse la voluntad de las masas populares (principalmente a los campesinos) para realizar un alzamiento local que después se uniría a otros “focos” regionales expandiendo esta visión de la revolución que Guevara proponía. Así la revolución cubana conoce cerca de 4 focos distintos para coordinar una acción conjunta.

En esta semana se están proponiendo una serie de documentales para ver la faceta humana del Che, desde las positivas (su visión de un “Hombre Nuevo” en Latinoamérica) hasta las negativas (la de pasar por arriba a los que no estuvieran de acuerdo con la visión revolucionaria de su movimiento). Algunos lugares donde consultar programas: Encuentro, National Geographic y Discovery Channel. Si es posible, no te los pierdas.

Acerca de la interpretacion Marxista sobre la historia de Chile…

Como sabemos, cada estado cuenta con una determinada “historia oficial” o “historia de estado”, a simple vista no todos/as se pueden percatar de lo mucho que se esconde, en esta historia oficial.

En el caso de Chile, nos encontramos frente a una historia oficial de la cual solo son participes los miembros de la aristocracia, dejando fuera los sectores sociales más bajos, los cuales populan en las paginas de la “otra historia“, la historia que si los ve, la historia que no se limito a escribir el rol parlamentario y decidió incluir a los invisibles, ante el ojo historiográfico de los historiadores del estado.

Por otra parte las diferentes limitantes, han hecho que esta historia oficial se olvide también de los distintos procesos históricos que se vivieron, los cuales mayoritariamente se ligan a los cambios en la economía, los auges y las crisis.

Divagando entre el olvido y la penumbra, resurge el ojo historicista de aquellos que decidieron dar un paso mas allá, el siguiente ensayo es una revisión a la tesis del historiador Marxista “Luís Vitale”, uno de los cuales fue sembrador de esta otra historia, en un país que se cansó de tantos héroes, fechas de batallas y grandes políticos que jugaban el papel de ser solo ellos participes de la historia…

  Interpretación marxista de la Historia de Chile
» 87,5 KiB - 659 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Un trabajo reflexivo sobre la figura del historiador Luis Vitale.

Explicación de las revoluciones sociales

Impresionante amigos, la explicación de sobre las revoluciones sociales. Hice esta reseña:

Las revoluciones sociales han sido acontecimientos excepcionales, pero gigantescos en la historia universal moderna. Desde Francia en 1790 a Vietnam a mediados del siglo XX, estas revoluciones han transformado las organizaciones de los Estados, las estructuras de clase y las ideologías dominantes. Han hecho nacer naciones cuyo poder de autonomía superaron los propios pasados prerrevolucionarios.

En Francia se convirtió en un poder conquistador de Europa continental, en Rusia generó una superpotencia industrial y militar, en México dio la fuerza política para hacer del país uno de los más industrializados entre las demás naciones poscoloniales. Asimismo en China, o en países neo coloniales como Vietnam y Cuba.

En algunos casos, estos movimientos han hecho surgir modelos de ideales de inmensa repercusión y atractivo internacional, por ejemplo los ideales de “igualdad, libertad, fraternidad” de la burguesía en Francia. Las revoluciones ejercen un efecto demostrativo más allá de las fronteras de su país de origen, dice Hermassi. (pág. 20)

Las revoluciones sociales no son las únicas fuerzas del cambio, puesto que en cada país han ocurrido trastornos políticos y cambios socioeconómicos. Pero contienen, sin lugar a dudas, una clara pauta de cambio socio político.

Las revoluciones sociales son transformaciones rápidas y fundamentales de la situación de una sociedad y de sus estructuras de clase, van acompañadas por las revueltas y se basan en dos coincidencias: cambio estructural por levantamiento de clases y posibilidad de transformación política y social.

En este libro, el concepto de revolución social se basa notablemente en el énfasis marxista del cambio socio estructural por medio del conflicto de clases, pero no se niega a apartarse de la propuestas de Gurr, Tilly y Johnson. Sin embargo el análisis dejará de lado algunos elementos (desequilibrio de sistema y valores, descontento relativo, etc. Ver pág. 35). La concepción marxista permitirá entender la contradicción básica o tensión de clases que hay en una sociedad, y la concepción de conflicto político permitirá comprender por qué y cómo se desarrollaron las situaciones conflictivas que hace que una clase determinada se encuentre capacitada para luchar en defensa de sus intereses (sean burgueses, proletariado, campesinos, etc.). No obstante, ninguna de las cuatro familias de teoría de la revolución es más preferible que la otra, puesto que en realidad, comparten elementos en común. Para detectarlos, los tres principales principios de análisis son: La perspectiva estructural, las estructuras internacionales influyentes y la autonomía relativa del Estado.

Bibliografía Original:

SCOKPOL, THEDA: Los Estados y las revoluciones sociales. Un análisis comparativo de Francia, Rusia y China, Fondo de Cultura Económica, 1984. Cáp. I: La explicación de las revoluciones sociales.

  Las revoluciones sociales según Scokpol
» 144,4 KiB - 2.291 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Resumen basado en obra de Theda Scokpol.

Página 3 de 41234