Atahualpa: “el inca en busca del sol.”

Como hemos sido testigos, la historiografia tradicional y sus precarios analisis han hecho estragos en la historia americana: se han levantado cantidad enorme de heroes, personajes y ejemplos benditos, a veces intencionalmente y transgiversando la misma historia para la construccion de estos iconos del tiempo.

Lamentablemente , no todas estas construcciones han sido certeras, remitiendonos incluso a creer en una historia desarrollada por “personajes” olvidando completamente los “procesos historicos”.

En el siguiente articulo, diseñado bajo una metodologia “etnohistorica”, se hace revision a fuentes contemporaneas, de caracter testimonial, principalmente dos autores muy conocidos Pedro Pizarro (hermano del conquistador español “Francisco Pizarro”) y don “Felipe Huaman Poma de Ayala“.
constancia de cuil
Mediante la revision de estas fuentes, se pretende desmitificar el personaje del inca Atahualpa, al cual la historiografia tradicional y su mirada occidentalizadora , le han atribuido erroneamente caracteristicas como las de “lider Religioso” de los Incas, Heroe de guerra e incluso de emperador de un imperio que nunca existio.

  Atahualpa en busca del Sol
» 104,8 KiB - 585 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Ensayo reflexivo entorno a la figura de Atahualpa.

La influencia del positivismo en la Historia e Historiografía.

A modo de introducción, entendemos por historia como el registro escrito de lo que se conoce sobre las vidas y sociedades humanas del pasado y la forma en que los historiadores han intentado estudiarlas. Por consiguiente, llamemos historiografía al arte de escribir la historia. Quizá la historia sea la disciplina más complicada de definir, ya que al intentar develar los hechos y formular un relato que sea inteligible y coherente, implica el uso de muchas disciplinas auxiliares. El objetivo de todos los historiadores ha consistido en recopilar, registrar e intentar analizar todos los hechos del pasado del hombre y, en ocasiones, descubrir nuevos acontecimientos. Por consiguiente, “la historia es inseparable del historiador”.

Pues bien, el objetivo de la historia no se cumple por completo por el mero relato de los acontecimientos. Éstas sólo constituyen los cimientos sobre los que se elabora la interpretación histórica. El proceso de interpretación afecta todos los aspectos de la investigación, iniciada con la selección del tema que se pretende estudiar, porque la elección de un hecho en particular es en sí misma un juicio que manifiesta la importancia de la cuestión. Al elegir el objeto de estudio sugiere una hipótesis o modelo teórico provisional que guía la investigación y ayuda al historiador a valorar y clasificar los testimonios disponibles y a presentar un relato detallado y coherente a la vez del elemento analizado. Por eso, el historiador debe respetar los hechos, evitar la ignorancia y los errores cuanto sea posible y aportar una interpretación convincente e intelectualmente satisfactoria.

  El positivismo en la historiografía
» 168,8 KiB - 3.791 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Crítica al positivismo como perspectiva histórica.

Historia Oral

El uso de las fuentes orales permite que nuestros alumnos comprendan el valor del testimonio histórico, aprendiendo a utilizarlo para interpretar sociedades de otros tiempos mediante la empatía.

Realizado por: Carlos Marandet, Ignacio Crifasi, Mario Molina, Mario Raynal y Pablo Fariña.

Bellavista, Buenos Aires, Argentina.

La historia oral puede ser utilizada en la enseñanza de la historia en todos los niveles del sistema educativo. El pensamiento lógico formal no es suficiente para afrontar el estudio de lo social: es necesario que los alumnos adquieran habilidades y competencias específicas que posibiliten la construcción progresiva del conocimiento.

El establecimiento de una relación empática entre el objeto de estudio y los sujetos que aprenden es clave para el aprendizaje de las Ciencias Sociales. La empatía es la capacidad para comprender otras situaciones o personas, sus sentimientos, necesidades y creencias desde la perspectiva del otro. Es un procedimiento complejo que incluye otros, como: la explicación multicausal, la comprensión de otras culturas, y los sistemas de valores distintos de los propios y actuales. Exige un trabajo por parte del sujeto que aprende, y del que enseña, para considerar las circunstancias de un momento histórico dado y el punto de vista de los actores sociales que influyen en él.

La historia oral es una de las vías para desarrollar esa comprensión empática, necesaria para comprender lo histórico-social, formar conceptos, y aprender procedimientos. No implica reemplazar libros de texto y bibliografías específica por las experiencias empíricas, al contrario, son estas últimas las que implican una consulta bibliográfica previa y posterior.

La entrevista ofrecerá un hilo conductor para que los alumnos integren los contenidos: Brinda situaciones en las cuales se articulan causalidades e intencionalidades individuales de los entrevistados, lo que invita a los alumnos a ser más cautos y tolerantes al pensar realidades humanas del pasado y del presente.

Una parte importante del valor de la historia oral, reside en el contacto humano que promueve y las habilidades interpersonales de los alumnos en el proceso de entrevistar y localizar informantes: interactúan con otros vivenciando la alteridad e identidad, revalorizan la historia, y conservan el patrimonio cultural. Se aprende así, a escuchar y comprender una historia hecha por personas.

Con la historia oral, los alumnos aprenden haciendo y hacen aprendiendo. Porque al participar en aproximaciones de las investigaciones científicas aplican los procedimientos de la disciplina histórica. La propuesta implica el desarrollo de trabajos de campo que posibilitan nuevas formas de relación entre el aula, los libros y la comunidad. Al eliminar la brecha entre lo académico y el mundo real, el testimonio oral es un poderoso aliado de los docentes en su lucha contra la apatía de los estudiantes ante los textos: los alumnos pueden leer un libro, pero si pueden escuchar y hacer preguntas a un testigo del hecho o proceso, la carga afectiva conllevará a una mayor incorporación de contenidos.

Como condición óptima y real, para hacer historia oral debe tomarse el pasado más familiar y cercano, y avanzar progresivamente con estos saberes previos al más lejano. Con este esquema “desde adentro hacia fuera”, el aprendizaje es facilitado, porque emplea un lenguaje próximo que organizan el relato con preguntas actuales, apareciendo imágenes mentales familiares. La comprensión empática avanza desde el sentido común y los saberes previos hacia la conceptualización de los contenidos.

En síntesis, los alumnos participan en un proceso de creación y descubrimiento: producen fuentes-entrevistas, por un lado, y aplican el trabajo de campo (compilación y análisis de entrevistas, transcripción y crítica de fuentes), por otro. Así aprenden significativamente, de forma directa y personal.

(*) Introducción basada en Dora Schwarzstein, Una introducción al uso de la Historia Oral en el aula, FCE, Buenos Aires, 1998.

Este artículo forma parte de una exposición realizada el 27/10/2005 para el Instituto Superior de Formación Docente y Técnica Nº42 “Leopoldo Marechal”. Si deseas disponer del resumen que preparamos aquel día haz puedes bajarlo a continuación:

  La Historial Oral
» 223,3 KiB - 1.249 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Completo resumen de exposición sobre la Historia Oral.

Cuantificación en la Historia

Un historiador para comprobar lo que dice o afirma necesita de la cuantificación, con el objeto de tomar de la realidad aquellas variables o elementos que permitan no solo explicarla, sino también interpretarla.

¿Pero qué es la cuantificación?

La cuantificación es el análisis de datos numéricos y no numéricos que me permiten crear estadísticas, gráficos, predicciones económicas, indicadores sociales, y hasta modelos teóricos basados en experiencias que el investigador va viviendo y que debe demostrarlas de forma científica.

La cuantificación en Historia tiene como objeto hacer que cualquier dato de la realidad (sea númerico o no) sea transformado en algo medible, o sea, en una magnitud. Por ejemplo, para explicar un concepto complejo y abstracto tal como “explosión demográfica” necesito saber la cantidad de nacimientos de una zona geográfica durante un período de tiempo determinado por mi, y que me gustaría investigar.

En esta monografía que pongo al alcance de ustedes, desarrollé dos posturas referidas a la cuantificación: Una racional y otra empírica. Una sostenida por un estadounidense y la otra por un francés, que se creen diferentes y contrapuestos entre sí.

Los invito a darle una hojeada y que me cuenten que les pareció.

  Cuantificación en la Historia
» 198,2 KiB - 621 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Ensayo acerca de una corriente de economía histórica de los '50-'60.

Página 5 de 512345