¿Feliz 2009? y novedades del blog

2009Hola amigos/as lectores. Sin dudas muchos se preguntarán porqué no escribimos desde el 22 de diciembre pasado ya que veníamos actualizando el blog cada dos o tres días. Pues bien, no abandonaremos en blog, compañeros. Simplemente nos estamos tomando un tiempo para “descansar”,en medio de las ocupaciones que cada uno tiene. Viene bien un poco de reflexión entre tanta irracionalidad dando vuelta. Inauguramos 2009 tratando de depositar todas nuestras esperanzas en el nuevo año, sin embargo, los problemas estructurales que azotan al mundo siguen estando, y todos somos responsables en alguna medida. La idea no es azotarnos unos a otros cual monjes mendicantes en medio de la peste, pero si comprender porqué suceden las cosas, ver más allá de ellas, y obtener así, guías para la acción.

Ese fue y es el objetivo de Hablemos de Historia a lo largo de éstos años (van a ser tres años de existencia el próximo 12 de febrero). Podríamos referir tranquilamente a una historia fáctica, esa “historia relato” de diccionario que tanto gustan a algunos para cumplir con los deberes. Sin embargo, apostamos por una historia reflexiva: Por ejemplo, ante la barbarie que el “Estado de Israel” comete en la franja de Gaza contra el pueblo palestino, nosotros nos adelantamos antes que fuera noticia (sin ningún ánimo profético, aclaro). Tampoco debemos olvidar la crisis del capitalismo actual, porque nuevamente unos pocos quieren que la crisis la paguemos los trabajadores en vez de hacerlo ellos. Despidos por todo el mundo, pero también resistencia al despido, ésto hay que saberlo y comprenderlo. Porque queridos lectores, la Historia la hacemos todos en todo momento, y no hay que esperar que sea una “novedad” para recién enterarse de lo que sucede. Tal vez algún día, si esperamos tanto, los acontecimientos nos superen…

Por otro lado, aunque no vean tantos escritos nuestros durante las “vacaciones”, seguiremos publicando ensayos y trabajos de nuestros colaboradores. También subiremos una serie de documentales del Instituto de Formación Docente Nº42: “Leopoldo Marechal” (donde Ricardo Montenegro y yo estudiamos), y otra serie de trabajos del “Programa Pedagogía de la Memoria y proyecto histórico” del año pasado donde presentamos una propuesta pedagógica. Así que estén atentos a las novedades del blog, y dejen sus comentarios.

El historiador frente a los tiempos

Jorge Said [i]

– Pasadas las 1:00 AM. Me encontré detenido frente a la ventana, el humo de un cigarrillo emprendía su danza serpenteante hacia el cielo que sin ningún tipo de misericordia terminaría por absorberlo, increíblemente ese mismo cielo cargado de gris fue testigo de todo el camino que debió recorrer e incluso de cuanto humo se perdió para poder llegar a sus brazos.

Si nos entrábamos en una reflexión acerca de los tiempos, podremos percatarnos de que el tiempo corre la misma suerte del humo (los vemos siendo devorados, aunque este halla tomado otra forma). La eterna naturaleza procesual de la sociedad en si, nos indica que a través del tiempo nada se pierde, aunque paradójicamente los tiempos choquen unos con otros, se mezclen, absorban, retroalimenten y reconfiguren.

Sin lugar a dudas, uno de los primeros historiadores que notaron esta naturaleza procesual en la sociedad y los tiempos fue Fernand Braudel, quien incluso emprendió un intento por delimitar la duración los procesos en relación con sus estructuras (corto, mediana y larga duración). Un aporte de suma importancia para la ciencia social, eso si Braudel subestimó el poder agencial[ii] del sujeto común ya que al centrarse en la duración de las estructuras, se enfoca en algo estático, porque increíblemente estas se mantienen gracias a nosotros, teniendo en cuenta lo que señalo el viejo Marx, somos nosotros quienes hacemos el Estado, por tanto somos nosotros mismos quienes difundimos, legitimamos y aseguramos la duración de estas estructuras que aplican y diseminan su poder sobre nuestras cabezas sin que logremos percatarnos de nada.

Frente a esto Anthony Giddens, señaló que había que dejar de estudiar las estructuras (por su naturaleza estática) y debíamos ocuparnos de la “estructuración”, como nos relacionábamos con las estructuras, como las hacíamos perdurar por sobre los tiempos.Ateniéndonos a la concepción de sociedad como un conjunto de procesos relacionados entre si[iii], nos podremos dar cuenta que la historia no deja de ser el resultado de procesos acumulados en el tiempo, sirviéndonos y entregándonos bosquejos del pasado para la acción presente la cual sin lugar a dudas influirá a corto, mediano o largo plazo en un futuro próximo.

Esto nos enseña que la retroalimentación entre los tiempos existe, la continua interacción del presente para con el pasado y el futuro la podemos ejemplificar hoy con las denominadas “tradiciones[iv]”, mas aun en Latinoamérica en donde aun figuran costumbres impuestas y traídas por el español ( los bailes a la virgen por ejemplo), pero las cuales fueron siendo aprendidas desde aquel entonces por distintas generaciones que inconscientemente las han ido modificando y reconfigurando a sus modos y porque no a su tiempo.

La modernidad, no absorbe tradiciones; convive con ellas, aprende de ellas en una especie de retroalimentación entre ambas, al igual que el tiempo; no debemos caer en el error de muchos historiadores que han olvidado que la historia paradójicamente trata de sujetos históricamente constituidos[v], construcción que sigue llevándose acabo el día de hoy ya que el proceso societal no se detiene, avanza y continua invisible sobre nuestras cabezas.

Intentare hacer útil para ustedes esta breve reflexión estableciendo algunas interrogantes; Como pudimos observar no es tan fácil escaparnos de la debacle de los tiempos, como historiadores seria interesante preguntarnos ¿que debemos estudiar?, ya que si entendemos la naturaleza procesual de la sociedad no nos alejaríamos de lo que ya hace tiempo atrás señalo Benedetto Croce “toda historia es presente”.Bajo esta lógica, el trabajo del historiador no se diferenciara mucho del trabajo sociológico ya que se ocupan del mismo objeto de estudio y contemplando la misma temporalidad ya que un trabajo sociológico que no se remita a experiencias pasadas, no tendrá mayor integridad documental ni teórica ya que negar la naturaleza histórica del hombre y la sociedad, seria volver a los viejos parámetros histológicos de quienes intentaron regir la historia a través de leyes.

¿Continuidad del cambio o cambios que continúan?, ¿Historiar sociologías o sociologizar la historia[vi]?, un debate que hoy se le presenta a los círculos académicos de la ciencia social y que paradójicamente esta abarcando a nuestra generación que como enseñanza del pasado mismo, debimos aprender a entablar una reflexión critica frente a lo que vivimos, vemos y creemos, por ende -como decía Popper- hasta ahora todo es refutable

[i] Estudiante de la carrera “Licenciatura en historia”, universidad bolivariana sede Iquique.

Cto: nupa_punx (arroba) hotmail.com

[ii] Sobre la teoría de la agencia ver; Weber, Ritzel, Sztompka, Giddens.

[iii] Piort Sztompka; Sociologia del cambio social (2003).

[iv] Hobsbawnd, Ranger; La invencion de la tradición (2002).

[v] En el caso chileno, nos es mas fácil observar esta errónea fijación en los historiadores regionales, de los cuales muchos han llegado a aseverar como la modernidad absorbe experiencias que del tiempo se ha aprendido.

[vi] Frente a esto es recomendable revisar:

Arostegui, Julio ; “la historia del tiempo presente o del acceso historico a las realidades sociales actuales ”(1989), Chesneaux, Jean ¿hacemos tabla raza del pasado? Aproposito de la historia y los historiadores.

O también:

Bustamante Fabian; ¿puede el historiador estudiar su presente?

Web sobre Historia del Tiempo Presente en la Universidad Diego Portales

Recientemente Fabián nos avisa en un comentario sobre la web del Proyecto de Historia del Tiempo Presente que impulsa la cátedra de Taller de Patrimonio de la Universidad Diego Portales, donde actualmente realiza sus estudios. Si bien el proyecto apunta a concentrar esfuerzos para el desarrollo de esta línea historiográfica en Chile, la web tiene una sección de documentos en formato pdf que tranquilamente sirve para todo interesado en conocer de qué va esta disciplina. (Apartado historia del tiempo presente > Definiciones)

A continuación, añado un fragmento de la propuesta, así como la dirección web principal al pie de página. Mucha suerte con el proyecto!:

Este proyecto nace como un obra conjunta de los estudiantes de Licenciatura en historia de la Universidad Diego Portales que cursan la cátedra de Taller de Patrimonio dictada durante el segundo semestre de 2007 por la Dra. Cristina Moyano Barahona. La iniciativa es un intento por generar insumos para la gestión y realización de proyectos en la línea patrimonial mediante la recopilación y levantamiento de información con el objetivo de generar una red virtual o portal informativo sobre las fuentes y centros de documentación destinados al estudio de la Historia del Tiempo Presente, todo esto, a través de la modalidad de trabajo – taller de los estudiantes que optaron por la cátedra.

Esta línea de investigación historiográfica, que ha ido ganando espacio de desarrollo académico en los años 90 y en la primera década del siglo XXI, corresponde a una especialidad disciplinaria que pretende estudiar comprensivamente procesos políticos, sociales, culturales y económicos actuales, cuya coetaneidad existencial es la base aglutinadora de los mismos, tanto en la percepción como en la textualización de la propia investigación.

Web: Historia del Tiempo Presente.

¿Puede el historiador estudiar su presente?

La historia del presente tiene mucho que contar sobre las sociedades presentes y contribuir al análisis de nuestro tiempo, sin embargo ésta no sólo es interpretación, implica trabajo, fundamentar y es aquí la diferencia con otras disciplinas de las ciencias sociales: para el historiador el problema no son las causas sino las consecuencias. Pues entonces, el presente ensayo tiene como propósito presentar al lector el nuevo campo historiográfico, considerando los elementos que tiene que tener en cuenta el historiador del tiempo presente a la hora de estudiarlo. Ahora partamos de las siguientes interrogantes ¿Puede el historiador ser un ente crítico de su tiempo? ¿Puede el historiador estudiar su presente?

El profesor Julio Aróstegui, uno de los investigadores que más ha aportado al debate (por lo menos en habla hispana) y a la construcción de la historia del presente, deja bien en claro la posibilidad y viabilidad de la historia del presente, con sólidos argumentos, lo cual da la sensación de que acalla a los historiadores más conservadores e intransigentes que niegan cualquier innovación que salga de los parámetros establecidos.

Descarga el ensayo completo aquí:

  ¿Puede el historiador estudiar su presente?
» 121,5 KiB - 1.113 descargas - (Ayuda para éste recurso)
En torno a las problemáticas de la Historia reciente.