Reflexiones acerca de los dilemas del conflicto laboral y las estrategias de los trabajadores en el Chile neoliberal de hoy

En un principio, y como premisa, pareciera ser que el hecho de que los obreros de una industria se organicen para luchar por sus derechos laborales constituiría un fenómeno anómalo, sobre todo en un contexto donde impera la “revolución” del libre mercado donde existe competividad, globalización, determinismo tecnológico, mercado agresivo, desprotección social para facilitar la rentabilidad económica, que van conformando un modelo de relaciones laborales en las que el conflicto es antes una excepción que un elemento de confrontación y negociación de los intereses legítimos de los trabajadores.

Esta perspectiva de “excepcionalidad” a la norma social sigue – a mi juicio- la línea argumentativa de las tesis funcionalistas, a pesar de la apariencia de apertura de alternativas, permanece la idea de que los sujetos que no están de acuerdo con las “leyes sociales” chocarán con una gran pared y sufrirán el fracaso. El funcionalismo plantea que el conflicto social contradecía a los valores del funcionamiento de la sociedad, es decir su armonía. En efecto, para lograr la armonía social el funcionalismo enfatiza que se logrará por la integración a la sociedad de los elementos que están al margen del orden, lo cual permitirá que el sistema social se mantenga gracias al consenso que tengan sus miembros sobre el respeto de los fundamentos normativos de la sociedad. Por tanto, siguiendo esa argumentación, una huelga o manifestación de obreros para reclamar sus derechos vendría siendo una disfuncionalidad que no permite el correcto funcionamiento de los elementos que permiten que, dicha estructura, funcione.

Si quieres leer el ensayo completo, puedes descargarlo desde aquí:

  Reflexiones acerca de los dilemas del conflicto laboral en el Chile de hoy.
» 101,7 KiB - 374 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Una reflexión sobre las estrategias que llevan adelante los trabajadores en el Chile neoliberal de hoy.