Este blog apoya a Evo

Este blog apoya a Evo.De parte de todos los que hacemos Hablemos de Historia, queremos pronunciarnos con lo que está pasando en Bolivia.

El denominado ‘golpe civil’ no es un cuento: se está cobrando vidas de campesinos y trabajadores. Este boicot al proyecto indígena y popular de Morales tiene una representación clara en los sectores oligárquicos de nuestro país hermano, que están en complicidad con el imperialismo yanqui, el cual está más vivo que nunca. Encima incitan a sus juventudes a formar cuadros fascistas, mientras ellos están como cómodos expectadores.

Cualquiera que no se deje llevar por los medios tradicionales (tanto de Bolivia como de cualquier otro país latinoamericano) puede darse cuenta que el “cruceñismo” no ha sido más que una excusa de éstos sectores de élite que no quieren soltar ni un céntimo de las tierras y riquezas que necesitan ser redistribuidas entre los sectores históricamente desfavorecidos.

Cada quien puede hacer un análisis crítico de los verdaderos alcances del progresismo en materia política, o el proyecto de revolución democrática que plantea Evo, pero no podemos negar su validez como proyecto social reivindicativo, sobre todo de los pueblos originarios, con los cuales tenemos como mínimo, una deuda histórica. Es una deuda interna que junto a los demás problemas que ha generado el capitalismo (sin dudas la mayor máquina hacedora de injusticia y pobreza a nivel mundial), no puede dejarse de lado. Muchos jóvenes en Latinoamérica vuelven a participar en política (fuera y dentro del sistema) y en las organizaciones base, volviendo a confiar en la posibilidad de un mundo mejor. ¿Estamos dispuestos a perder todo lo que hemos recuperado solo para favorecer a un puñado de egoístas?

Por eso éste blog apoya a Evo y a todos nuestros hermanos bolivianos que están luchando para que un mundo mejor sea posible. Invitamos a todos los blogueros del mundo a que se unan a ésta propuesta. Sólo deben crear un post enlazándonos y comentando la iniciativa. De forma opcional pueden incluir la imagen de arriba, pero por favor, guárdenla en sus propios servidores o en cualquier servidor gratuito. Desde ya, muchas gracias por colaborar.

Actualización a las 18:17Incluimos una imagen para todos los que quieran contribuir con otros sitios webs además de blogs (portales, foros, páginas de noticias, etc.)

Actualización 14.09.08 – Algunos nos han preguntado si apoyamos a la figura de Evo, o al proyecto. Creo que está más que claro que apoyamos ésto último: un proyecto que a pesar de ser progresista (y personalmente, me gustaría que fuera más allá, hacia una alternativa socialista, en el sentido revolucionario del término) tiene en cuenta a las clases explotadas de Bolivia, como bien afirma Fernando en su blog. Por otro lado hay que destacar el contenido de la reforma constitucional de éste gobierno boliviano, en sí, es un cambio muy importante: por primera vez en toda la historia “constitucional” de América se plantea una constitución escrita y formal donde se hace hincapié en el valor de la economía social en detrimiento de la propiedad privada de los medios de producción. Es un avance enorme, y pase lo que pase en ésta situación actual, revitaliza la lucha de los originarios y trabajadores tanto en Bolivia como en el resto de la región.

(*) El logo está basado en la genial composición “Con Evo, Fieles y Leales!” de Ariel López, según Licencia Creative Commons.

La hidra de mil cabezas en la web

Con varios compromisos sobre nuestras espaldas, se nos está haciendo algo difícil actualizar el blog, sin embargo lentamente volvemos a la actividad. En esta ocasión queremos recomendar la visita de una web muy interesante, se denomina “La hidra de mil cabezas”.

No, no se trata de mitología griega… aunque referirnos al animal mitológico, es esencial para comprender la finalidad del sitio. Éste propone, que, así como la Hidra volvía a regenerar sus cabezas cuando eran cortadas por los “héroes” (como el caso de Hércules), la Historia de los Movimientos Sociales también se asemeja a una Hidra que genera diversas alternativas y oposiciones a lo establecido por los “amos” del mundo. Similar analogía realiza James Petras en “El terror y la hidra: el resurgimiento de la clase trabajadora argentina” del libro “Clase, Estado y Poder en el Tercer Mundo”, altamente recomendado.

Volviendo al comentario sobre ésta web, su equipo de trabajo generó un manifiesto, del cual destacaremos lo siguiente:

Todo nombre tiene un porqué; el de este proyecto también. Según la mitología griega, la Hidra era una serpiente gigante de muchas cabezas (la cantidad varía de acuerdo a los autores; mil es el número que utiliza Eurípides) que volvían a crecer a medida que eran cortadas. Heracles se enfrenta a este monstruo en uno de sus doce trabajos. En sentido figurado, se suele aludir a la Hidra de mil cabezas para evocar la idea de un «mal» que se renueva constantemente, resistiendo así a todos los esfuerzos que se realizan para erradicarlo. A lo largo de la historia, ha sido un lugar común la utilización de esta metáfora para referirse a la recurrente rebelión popular, de ahí el nombre del programa.

Los objetivos de LHdMC son: 1) Difundir la Historia de los Movimientos Sociales más allá de esa «torre de marfil» que es la universidad, a través de distintos medios (documentales de radio, página web, ciclos de cine, etc.). 2) Promover el interés, la investigación, la reflexión y el debate sobre dicho campo del saber histórico entre los participantes del proyecto, en una apuesta a futuras iniciativas en el ámbito académico, desde lo individual y lo colectivo. 3) “Tender un puente” entre el campo académico de la historiografía y el campo social de las luchas de los oprimidos, en aras de impulsar una creciente articulación entre theoria y praxis que resulte mutuamente beneficiosa. 4) Crear o reforzar la convicción de que los movimientos sociales actuales se inscriben en un devenir histórico signado por innumerables fenómenos similares, en tanto la universalidad de la opresión es también la universalidad de la rebelión.

Hay varias secciones para visitar como revista, cine, imágenes, guiones, pero son imperdibles las secciones de documentos y audio (en forma de programas de radio). Ambas tienen archivos listos para descargar de forma gratuita (claro que, como siempre recomendamos aquí, siempre hay que citar los aportes de otros, verdad?) y se nota el esfuerzo por hacer del aporte multimedial, un elemento ameno sin abandonar la postura crítica con la que se encaran los diferentes temas.

Felicidades a todos los que participan en la Hidra, sigan así.

Aportes para pensar una estrategia revolucionaria en América Latina

Por Flabián Nievas y Pablo Bonavena (*)

Una grave crisis económica del capitalismo, más o menos inmediata, no es un escenario que se pueda descartar. Son muchos los indicadores que muestran esa tendencia. Tal vez el debate pertinente, entonces, debería tener que ver más con el grado y profundidad de esa alternativa que con su probable existencia. También con los mecanismos y factores
contrarrestantes que contará cada fracción capitalista para paliar sus efectos, que obviamente incluirá las guerras. Ahora bien, de concretarse una debacle, hay una certeza difícil de eludir: aún cuando debido al empeoramiento de sus condiciones de existencia, las masas obreras y populares irrumpan, el socialismo no tiene el vigor político suficiente para encarnar una línea superadora que las guíe en su acción. Esta afirmación, claro está, no es efectuada para argumentar la necesidad de buscar otro sendero político, que no sea aportar a la generación de una estrategia comunista bajo la conducción de una fuerza político-militar, construida sobre los fundamentos del marxismo-leninismo.

Esta debilidad del socialismo en la primera década del siglo XXI contrasta con su potencia durante todo el siglo XX, con excepción de las últimas dos décadas. El siglo pasado ha sido el siglo del socialismo. En efecto, durante casi toda la centuria, frente a cada crisis profunda de dominación, el socialismo aparecía como una alternativa con envergadura de masas, tanto en sus versiones reformistas (como la socialdemócrata alemana), como en sus formulaciones revolucionarias (Partido Bolchevique). A la salida de cada una de las grandes guerras mundiales, por ejemplo, el socialismo fue una opción política real en muchos de los territorios involucrados directa o indirectamente en las conflagraciones. Fue, incluso, el estandarte de muchos movimientos de liberación nacional en su lucha anticolonial.

La última etapa donde gozó de este estatus fue en el período que va entre, aproximadamente, finales de los ’60 y la segunda mitad de los ’70, en gran parte moldeado por la crispación de la “guerra fría”, en la que los bloques socialista y capitalista disputaban buena parte de sus zonas de influencia dentro del mapa geopolítico generado por la Segunda Guerra.

Sin duda, el marxismo fue, durante un siglo, el marco referencial de gran parte de los opositores al capitalismo. Lamentablemente, con el descrédito que alcanzó el socialismo con la caída del bloque soviético, apareció un campo ideológico más fértil para dar otros fundamentos a la guerra contra la opresión, muchas veces anclados en ideas religiosas. El socialismo se fue apagando como perspectiva. La superación del capitalismo por la vía revolucionara socialista es imprescindible. Sin embargo para ser postulada con eficacia necesita recuperar aceleradamente terreno. Para alcanzar esta meta, en principio, hay que construir una rigurosa medición de los acontecimientos y de la situación.

Descarga el artículo completo desde aquí:

  Aportes para una estrategia revolucionaria
» 127,6 KiB - 469 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Trabajo que hace un análisis de las estrategias revolucionarias contemporáneas, y en particular de la cuestión militar.

(*) Sociólogos por la Universidad de Buenos Aires, Argentina. Artículo elegido para el nº 18 de la revista Razón y Revolución. Enlace al original en el blog de Flabián Nievas:
<http://flabian-nievas.blogspot.com/2008/08/razn-y-revolucin…>

Compilado de textos de Ernesto “Che” Guevara

Ernesto Che GuevaraRomina Reynoso, compañera del I.S.F.D. y T. Nº42, estudiante de 4to año de Historia; me envió su colección de textos acerca de Ernesto “Che” Guevara. La mayoría son escritos del mismo Guevara, pero también hay algunos de terceros como una biografía, así como una entrevista a su hijo Camilo Guevara March.

En otras oportunidades (como aquí y acá) hemos hablado sobre el Che. Sin dudas, estés o no de acuerdo con su pensamiento y modo de actuar, hay que tener en cuenta el contexto donde surge Guevara. En la juventud de la época había una confianza muy grande en la idea de la revolución, en la capacidad de las personas para cuestionar al sistema capitalista y crear alternativas reales para no quedarse sólo con la teoría. Latinoamérica fue un escenario propicio para la gestación de estas ideas. Llegaban en un momento donde las crisis económicas, y las fallas del sistema hacían notar la necesidad de un cambio, pero también en una coyuntura negativa donde las grandes elites y los sectores conservadores latinoamericanos se agrupaban seducidos por la doctrina de “Seguridad Nacional” sugerida por USA, generando una lucha sin cuartel a lo que definían vagamente como “comunismo” (que podía ser cualquier tipo de idea que consideraran como rival). Cualquier signo de rebeldía a lo ya establecido fue visto como patología social, comparando la sociedad como un organismo que estaba “enfermo”.

Otro elemento que puede servir para entender el impacto de Guevara sobre las generaciones posteriores hasta la actualidad es, como lo ha dicho Fabián Bustamante en otra ocasión, la figura del líder. Si bien, hoy en día necesitamos de una Historia que supere al positivismo y la historia de los personajes heroicos, la figura de Guevara se convirtió en un símbolo casi romántico para muchas personas; y es interesante saber porqué. Quizá la respuesta más simple, pero palpable a la vez, es que la idea del cambio social sigue vigente, porque también perduran (lamentablemente) las formas de opresión y desigualdad que genera el capitalismo…

Conocer de puño y letra el pensamiento de Guevara puede ayudarnos a comprender un poco más este fenómeno. Pero no es la única forma. Como lo decimos siempre, nos interesa saber tu opinión, así que te invitamos a comentar (y no solo descargar) el aporte de Romina:

  Compilado Che Guevara
» 2,6 MiB - 1.122 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Completo compilado con escritos del Che, así como escritos y notas de terceros.

El archivo de descarga está comprimido. Para descomprimirlo necesitarás instalar el programa 7-Zip (Para Windows), o el p7zip (Para Linux). Una vez que bajes el archivo del blog, le das click con el botón derecho del ratón y busca la opción “Extraer aquí” de 7-zip. Así tendrás la colección completa (todos textos en pdf).

El historiador frente a los tiempos

Jorge Said [i]

– Pasadas las 1:00 AM. Me encontré detenido frente a la ventana, el humo de un cigarrillo emprendía su danza serpenteante hacia el cielo que sin ningún tipo de misericordia terminaría por absorberlo, increíblemente ese mismo cielo cargado de gris fue testigo de todo el camino que debió recorrer e incluso de cuanto humo se perdió para poder llegar a sus brazos.

Si nos entrábamos en una reflexión acerca de los tiempos, podremos percatarnos de que el tiempo corre la misma suerte del humo (los vemos siendo devorados, aunque este halla tomado otra forma). La eterna naturaleza procesual de la sociedad en si, nos indica que a través del tiempo nada se pierde, aunque paradójicamente los tiempos choquen unos con otros, se mezclen, absorban, retroalimenten y reconfiguren.

Sin lugar a dudas, uno de los primeros historiadores que notaron esta naturaleza procesual en la sociedad y los tiempos fue Fernand Braudel, quien incluso emprendió un intento por delimitar la duración los procesos en relación con sus estructuras (corto, mediana y larga duración). Un aporte de suma importancia para la ciencia social, eso si Braudel subestimó el poder agencial[ii] del sujeto común ya que al centrarse en la duración de las estructuras, se enfoca en algo estático, porque increíblemente estas se mantienen gracias a nosotros, teniendo en cuenta lo que señalo el viejo Marx, somos nosotros quienes hacemos el Estado, por tanto somos nosotros mismos quienes difundimos, legitimamos y aseguramos la duración de estas estructuras que aplican y diseminan su poder sobre nuestras cabezas sin que logremos percatarnos de nada.

Frente a esto Anthony Giddens, señaló que había que dejar de estudiar las estructuras (por su naturaleza estática) y debíamos ocuparnos de la “estructuración”, como nos relacionábamos con las estructuras, como las hacíamos perdurar por sobre los tiempos.Ateniéndonos a la concepción de sociedad como un conjunto de procesos relacionados entre si[iii], nos podremos dar cuenta que la historia no deja de ser el resultado de procesos acumulados en el tiempo, sirviéndonos y entregándonos bosquejos del pasado para la acción presente la cual sin lugar a dudas influirá a corto, mediano o largo plazo en un futuro próximo.

Esto nos enseña que la retroalimentación entre los tiempos existe, la continua interacción del presente para con el pasado y el futuro la podemos ejemplificar hoy con las denominadas “tradiciones[iv]”, mas aun en Latinoamérica en donde aun figuran costumbres impuestas y traídas por el español ( los bailes a la virgen por ejemplo), pero las cuales fueron siendo aprendidas desde aquel entonces por distintas generaciones que inconscientemente las han ido modificando y reconfigurando a sus modos y porque no a su tiempo.

La modernidad, no absorbe tradiciones; convive con ellas, aprende de ellas en una especie de retroalimentación entre ambas, al igual que el tiempo; no debemos caer en el error de muchos historiadores que han olvidado que la historia paradójicamente trata de sujetos históricamente constituidos[v], construcción que sigue llevándose acabo el día de hoy ya que el proceso societal no se detiene, avanza y continua invisible sobre nuestras cabezas.

Intentare hacer útil para ustedes esta breve reflexión estableciendo algunas interrogantes; Como pudimos observar no es tan fácil escaparnos de la debacle de los tiempos, como historiadores seria interesante preguntarnos ¿que debemos estudiar?, ya que si entendemos la naturaleza procesual de la sociedad no nos alejaríamos de lo que ya hace tiempo atrás señalo Benedetto Croce “toda historia es presente”.Bajo esta lógica, el trabajo del historiador no se diferenciara mucho del trabajo sociológico ya que se ocupan del mismo objeto de estudio y contemplando la misma temporalidad ya que un trabajo sociológico que no se remita a experiencias pasadas, no tendrá mayor integridad documental ni teórica ya que negar la naturaleza histórica del hombre y la sociedad, seria volver a los viejos parámetros histológicos de quienes intentaron regir la historia a través de leyes.

¿Continuidad del cambio o cambios que continúan?, ¿Historiar sociologías o sociologizar la historia[vi]?, un debate que hoy se le presenta a los círculos académicos de la ciencia social y que paradójicamente esta abarcando a nuestra generación que como enseñanza del pasado mismo, debimos aprender a entablar una reflexión critica frente a lo que vivimos, vemos y creemos, por ende -como decía Popper- hasta ahora todo es refutable

[i] Estudiante de la carrera “Licenciatura en historia”, universidad bolivariana sede Iquique.

Cto: nupa_punx (arroba) hotmail.com

[ii] Sobre la teoría de la agencia ver; Weber, Ritzel, Sztompka, Giddens.

[iii] Piort Sztompka; Sociologia del cambio social (2003).

[iv] Hobsbawnd, Ranger; La invencion de la tradición (2002).

[v] En el caso chileno, nos es mas fácil observar esta errónea fijación en los historiadores regionales, de los cuales muchos han llegado a aseverar como la modernidad absorbe experiencias que del tiempo se ha aprendido.

[vi] Frente a esto es recomendable revisar:

Arostegui, Julio ; “la historia del tiempo presente o del acceso historico a las realidades sociales actuales ”(1989), Chesneaux, Jean ¿hacemos tabla raza del pasado? Aproposito de la historia y los historiadores.

O también:

Bustamante Fabian; ¿puede el historiador estudiar su presente?

Página 3 de 3123