El hombre de las Cuatro Nobles Verdades

Aproximadamente por 563 aC, en la India septentrional, nacía Siddarta Gautama o mejor conocido como “Buda”, después de haber alcanzado la Iluminación. Él era hijo de un rey, y como tal, disfrutó de todos los placeres habidos y por haber. Como todo príncipe que se hiciera respetar, seguía las enseñanzas del hinduísmo, y gozaba de las bondades del Sistema de Castas, por el cual cada quien tenía su lugar en la sociedad según el mandato de los dioses. Esta “medida” permitió que se mantuviera la elite de gobernantes y las desigualdades sociales. Tuvo esposa, hijos y concubinas, algo normal para la sociedad de aquellos tiempos.

Los relatos sobre Siddarta entre la realidad y la leyenda, comentan que en algún momento el joven necesitó un cambio de vida y de perspectiva, ante la pobreza de los de abajo y la injusticia de la cual era testigo. A los 29 años dejó su familia, se rasuró la cabeza y decidió vivir como mendigo errante, hasta que se sentó debajo de un Árbol a meditar el propósito de la vida (nótese las relaciones con otras cosmovisiones que hablan del Árbol de la Vida, El del Bien y el Mal, Yggdrasil el árbol de la mitología germana, etc.).

Luego de meditar (la leyenda habla de “7 veces 7 días” de tiempo) se dedicó a predicar lo que había aprendido por toda su región. Conforme se fue haciendo popular, las gente lo empezó a llamar “Buda” (“El Iluminado”) y muchos lo siguieron porque aseguraba que les iba a enseñar el camino para llegar al estado de Iluminación o Nirvana. Así Buda enseñó que el mundo estaba compuesto de elementos materiales y espirituales, que algunas personas pueden tardarse toda una vida o incluso muchas para llegar al Nirvana, pudiendo reencarnar en otra vida para seguir progresando en el camino hacia la luz o no. Este cuerpo de ideas se apoya en una concepción cíclica del universo, (en cambio la concepción lineal ve un inicio y un posible final en sucesivas escalas de “progreso”) por la cual este cambia todo el tiempo, y donde la vida y la muerte son solo ciclos necesarios para lograr esos cambios, pero que no se dan una sola vez.

La forma de escapar a ese “círculo” (también llamado “Rueda del Karma”) es siguiendo el camino trazado por el reconocimiento de la Cuatro Nobles Verdades. Buda decía que:
1- La vida está considerablemente compuesta de sufrimientos.
2- Esos sufrimientos son resultados del deseo y el egoísmo.
3- El sufrimiento acaba cuando el “yo” deja de contar para pasar a formar parte de un “Gran Yo Único”.
4- Para llegar a ese estado de “Nirvana” se necesita vivir una existencia basada en la meditación y la abnegación.

Obviamente, tales consejos no son fáciles de comprender. Ya en los tiempos de Buda estaban en la encrucijada, sin embargo eso no evitó que sus enseñanzas se difundieran por gran parte de Asia a través de sus seguidores y sucesores que fundaron pagodas y templos por doquier. Sin embargo, esta religión al igual que otras, también posee movimientos y divisiones internas, o sea; diferentes tipos de budismo.

Para conocer más sobre la vida de Siddarta Gautama, te dejo con este documental de la BBC, que encontré en Digizen, y que quiero compartir con ustedes:


Google - Life of Buddha