Los Gauchos o Gauderios

gaucho.jpgEl año pasado, para la clase de Historia Argentina y Americana I, tuve que prepara una breve exposición acerca de los gauderios; más conocidos en nuestra historia como “Gauchos”. Lo hice en base al trabajo “Historia Social del Gaucho” de Ricardo Rodríguez Molas.

Los gauchos pertenecían a los sectores marginales de la sociedad de los siglos XVIII y XIX. Catalogados como vagos y malvivientes, hacían los trabajos rudos del campo que ningún hombre “decente” hubiera querido realizar. La clase dominante terrateniente tenía la propiedad de la tierra y el ganado, así que lo único que les quedaba a estos gauderios era trabajar mediante las vaquerías (una serie de incursiones en busca del ganado cimarrón o salvaje). Más tarde ante la caza indiscriminada de ganado, los terratenientes crearon las estancias para protegerlo de las incursiones vaqueras, pero no ofrecieron alternativas a sus trabajadores: solo a pocos tomaban como peones o trabajadores rurales (los que conseguían mantener en regla su papeleta de conchabo), mientras que los excluidos se volcaron al cuatrerismo (robo de ganado de otras estancias), o labores menores, como la venta de cueros y pieles en las pulperías (almacenes rurales) o a los mercaderes de ciudad. Con estas “changas”, más lo que podía ofrecer la naturaleza ellos podían sobrevivir.

Pero las leyes gubernamentales eran duras con los vagos y guachos (uno de los tantos términos existentes para designar a los gauderios) por lo cual eran perseguidos, y más si tenían antecedentes de haber escapado de la milicia. Precisamente, esta era una de las formas de control: mandar al gaucho al frente donde hubiera contienda (generalmente en zonas no colonizadas y en conflicto con los aborígenes). Otras formas: la prisión, los azotes, las penas de muerte, todas según un rígido control basado en las castas (evaluaban el castigo en función de la “pureza de sangre”, mientras más español eras más te salvabas de un fuerte castigo).

El gaucho no tenía nada que perder, vivía la vida en presente, y la razón de sus “vicios y su vagancia” como ser el alcohol, el juego, el sexo y las fiestas no correspondía a la tradición o las costumbres rígidas, sino al único modo de vida que la sociedad elitista le permitía tener, pero que paradójicamente condenaba. Entonces habría que pensar si la “cultura gauchesca” actual es la misma que la de esas personas. Humildemente al ver a sendos estancieros vestidos de gauchos y jactarse de las cosas del campo, lo único que veo es una fuerte contradición.

Para saber más de los mecanismos de control hacia los gauderios, te recomiendo la lectura del resumen de exposición. Allí encontrarás citas textuales de la bibliografía original que utilicé para exponer el tema.

Bibliografía:
Rodríguez Molas, Ricardo. E: Historia social del Gaucho, Centro Editor de América Latina, Buenos Aires, 1982.

  Los gauchos o gauderios
» 114,4 KiB - 914 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Resumen de exposición sobre la historia social del gaucho.

Estudiando el surgimiento de caudillos

Unos meses atrás para un parcial, uno de los temas que tuve que preparar fue el de los caudillos. Esos “jefes militares” que representaron los intereses de los grupos de poder económicos y políticos de las ciudades- provincia luego de las Jornadas de Mayo. Pero esta definición resultaba escasa…

Entonces aparece Halperín Dongui, con su estudio “Surgimiento de los caudillos en el marco de la sociedad rioplatense postrevolucionaria”. Allí nos explica que vemos el concepto de caudillo como una realidad homogénea, creyendo que fueron simples jefes militares que aspiraban llegar al poder por la fuerza, pero esto no fue tan así: para entender el caudillismo habría que hacer un estudio de caso, puesto que el regionalismo y la fragmentación territorial de la época que estamos estudiando (1810 a 1852) configuraron distintos tipos de caudillos. Es por eso que el autor va a tomar 4 ejemplos: Güemes y Ramírez (antes de 1820) e Ibarra y Quiroga (después de 1820), para que notemos cuales son las diferencias, además de cómo el contexto local y regional determinaron distintos tipos de hombres e intereses. Por lo tanto el autor hablará de la “ascensión de caudillos” entendida como las condiciones que hacen aparecer una figura fuerte en la escena social, con el objeto de representar los intereses de determinados grupos humanos.

Por último, Halperín tomará de estas situaciones elementos comunes para construir una definición mucho más completa de caudillo, y desterrar de esa manera la poco feliz creencia de que estos personajes actuaban solos o se valían de su propia voluntad para llegar al poder.

Les dejo a continuación un resumen con preguntas que usé como guia de estudio para el examen. Si tienen alguna sugerencia, o quieren completar mis ideas, por favor, aprovechen y dejen un comentario. También les recomiendo la reseña de Elsa Caula.

Bibliografía:
– HALPERIN DONGHI, Tulio, El surgimiento de los caudillos en el marco de la sociedad rioplatense pos rrevolucionaria, en Estudios de Historia Social, Año I N. 1, Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras, octubre de 1965, pp. 121-149.

  El surgimiento de caudillos
» 126,9 KiB - 2.966 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Ensayo acerca del concepto de ascenso de caudillossegún H. Dongui.

Breve historia de los argentinos

felixluna1.jpgBreve historia de los argentinos, de Félix Luna, abarca desde la fundación de Buenos Aires hasta la caída del régimen peronista con la famosa “Revolución Libertadora” de 1955. El libro esá basado en las múltiples conferencias y charlas llevadas por el historiador en su ámbito académico.

Lo mejor del libro es sin duda la facilidad de lectura, debido a que el autor realiza una historia comentada e informativa, con palabras accesibles al público lector, lo que se conoce como lenguaje coloquial. Debido a esa sencillez, no encontrarás un exhaustivo panorama de la Historia Argentina, sino más bien un recorte y un recorrido que realiza el autor por los puntos que considera más importantes. Félix Luna define su libro como una charla de “mano a mano”, y parece ser juatamente eso.

Si miras el libro con un punto de vista académico, falta el análisis multicausal y la prosa argumentativa-crítica tan típica en obras que hacen estudios de casos más completos y específicos. Igualmente, es una excelente oportunidad para acercarse a la lectura y tener un punto de partida para empezar a comprender nuestra compleja historia.

Recomiendo el Capítulo XV: Las lecciones de la Historia. Está plagado de temas interesantes para el estudiante, tanto escolar como universitario: Las diferencias y contradicciones entre federalismo y democracia, la relación dinámica entre tiempos de paz y de conflicto (un rasgo característico de los procesos históricos), pero sobre todo; la importancia de la Historia como herramienta para entender el presente, que resulta sumamente complejo.

Un libro de divulgación de Félix Luna para no dar demasiadas vueltas en el asunto, pero del cual obtienes una vista panorámica de la historia de los argentinos.

Ficha Bibliográfica:

– LUNA, FÉLIX: Breve historia de los argentinos, Grupo Editorial Planeta S.A.I.C / Booket, 39º edición, Buenos Aires, 2004. ISBN: 987-1144-85-7

Independencia Argentina

casatucuman.jpgHace dos días atrás, 9 de julio, en Argentina recordábamos nuestra independencia declarada en 1816, en el famoso Congreso de Tucumán, que nos separaba desde el punto de vista soberano de las metrópolis europeas.

A partir de allí, la lógica llevaría a pensar que las Provincias Unidas del Río de la Plata se “unirían”, justamente, para formar un Estado Nacional. Nada más lejos de la realidad.

Como ya vimos en Hablemos de Historia mediante el artículo “la larga espera”, de 1805 hasta 1820 se da una guerra frenética en busca de la Independencia. Luego de la guerra, vendría supuestamente un proceso de organización nacional, pero eso no fue posible de forma inmediata debido a las diferencias inter e intra regionales. Además los conceptos de Patria y Nación no los construyen todos: se ve clara una elite terreteniente, una comercial y otra letrada que buscan separarse de los imperfectos (o bien, limitarlos o atenuarlos), de los excluidos del nuevo sistema imperante liberal: mestizos e indios. Por supuesto que esto no se da en su totalidad, puesto que mal que mal América conoce un poco de movilidad social desde tiempos coloniales hasta 1880: durante ese período encontramos ganaderos indios en Perú, mineros y yanaconas en los centros andinos, pequeños propietarios de tierra en México y Argentina, etc.

Para formar la idea de un “Estado” y “Nacional”, Argentina (así como otras regiones americanas) debió regirse por un grupo dominante que fue la Oligarquía, la cual con la creación del Estado a partir de 1880 por poner una fecha práctica para un proceso que es más complejo) dejaron de luchar con caudillos para pasar a luchar con políticos y vender la idea de país por medio de los símbolos patrios y la ideología bajada a través de la educación (ley 1420 en Argentina, recuerdan?).

La verdadera Independencia no vino enseguida y habría que reflexionar desde qué punto de vista entendemos el concepto de libertad, puesto que luego de independizarnos sobrevino otra etapa donde pasamos a ser parte del Sistema Internacional de corte capitalista, donde los valores más importantes pasaron a ser la oferta y la demanda.

Sucesivos proyectos de país comenzaron a surgir luego del Congreso de Tucumán de 1816: monarquía constitucional, monarquía con representante de la casa de Borbón, monarquías con respresentante Inca, y por supuesto las propuestas de Moreno, Fragueiro, Alberdi, Sarmiento y otros. Puntos en común entre todos ellos: ninguno vió la luz concretamente antes de 1880 (salvo la corta aventura de Fragueiro durante la Confederación Argentina) y era muy difícil hablar de república en aquellos tiempos americanos. En próximas entregas hilaremos más fino con respecto a estos proyectos.

Página 3 de 3123