El papel del Santo en la fe popular

Desde la baja Edad Media hasta hoy en día, ¿Habrá cambiado algo?

por Mario Molina.
Grand Bourg, Buenos Aires, Argentina.

San Cayetano, San Expedito, San Pantaleón, San Antonio, San Francisco… ¿No te resultan conocidos? Sin lugar a dudas, la devoción popular los transformó en personajes cotidianos, apareciendo su imagen con frecuencia en la sociedad.

¿Pero por qué sucede esto? La devoción popular los transformó en la solución que necesitaban para curar enfermedades, conseguir trabajo, dinero, recuperar amores perdidos… etc.
Ahora pensemos, ¿Será esto un fenómeno reciente? ¿O es producto de un proceso histórico que aún continúa? La respuesta es sencilla. Los santos surgen en el siglo XIII como amigos del Pueblo, porque constituían un apoyo muy preciado en tiempos de peste y hambrunas. Eran personajes que en vida los aclamaban, y en la muerte los veneraban y representaban de manera llamativa mediante imágenes, esculturas, grabados, y otros tipos de representaciones gráficas.

Ahora bien, ¿No te parece conocida actualmente esta historia? Basta con observar un 7 de agosto, un 8 de diciembre, donde miles de peregrinos católicos acuden a rendir homenaje a sus santos preferidos. Generalmente, lo hacen para agradecer porque el santo cumplió con sus pedidos, o para realizar nuevas intenciones. Incluso, muchos hoy en día no podemos evitar el hacer alguna reverencia frente alguna imagen sagrada, y yo también me incluyo.

Siguiendo nuestro razonamiento histórico, la Iglesia mantuvo desde siempre una postura permisiva y avaló la figura del santo, con el objeto de perpetuar su dominio sobre las masas populares. Pero cuando el problema excedió sus capacidades, ya era tarde: la gente veneraba a los santos a la manera de Grecia, es decir; había uno para cada cosa, y podía ser dador del bien como del mal. Dios había pasado a segundo plano, frente a sus intercesores. Tanto, que ni siquiera la Contrarreforma de la misma Iglesia Católica pudo borrar del todo la imagen del santo en la fe popular.

Esta es una herencia cultural, que reside en la humanidad católica desde la Edad Media hasta nuestros días.

Cómo citar este artículo:
MOLINA, MARIO: El papel del Santo en la fe popular, en Hablemos de Historia, 2 de marzo de 2006.[http://hablemosdehistoria.com/archivos/el-papel-del-santo]

8 thoughts on “El papel del Santo en la fe popular

  1. MARISA BENAVIDEZ says:

    GRACIAS SAN EXPEDITO POR LOGRAR VENDER EL AUTO QUE TANTO NECESITABAMOS , QUE CASUALIDAD LA VENTA SE HACE EL 19/01/08 JUSTO CUNDO LOS QUE CREEMOS EN EL LO VENERAMOS
    LO ALAGAMOS DE DISTINTAS MANERAS , GRACIAS

  2. Mario Roberto Molina says:

    Estimada Marisa:

    Muchas gracias por el comentario. No hace falta escribir en mayúsculas para reforzar tu opinión, está claro tu punto de vista. Volviendo a lo que te pasó: no sabemos si fue un milagro, o simplemente un golpe de suerte y habilidades de negociación. Cualquiera haya sido el caso solo puedo felicitarte ya que pudiste solucionar tu problema. Un saludo.

  3. luis baldomar says:

    La tradición es construida según las necesidades de la colectividad, Hobswam. De igual forma la la fé en determinados Santos nace de la necesidad de sentirse protegido-amparado por un intermediador más cercano y más humano con la divinidad que suele ser más abstracta y, por lo tanto, más lejana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*