Conferencia de Immanuel Wallerstein: Vivir en un mundo post-norteamericano

El próximo 10 de setiembre, el profesor Immanuel Wallerstein dará una conferencia en el Auditorio OSDE titulada “Vivir en un mundo post-norteamericano”, donde expondrá sus argumentos sobre la crisis actual de la hegemonía estadounidense a nivel mundial, acentuando la presencia de nuevos poderes políticos que buscarán su lugar en el sistema mundial. Más información en la web de la facultad de Sociología de la Universidad de Buenos Aires (*) :

Los EE.UU. mantuvieron un poder hegemónico sin contestación desde 1945 hasta alrededor de 1970. Luego entraron en una lenta decadencia geopolítica, retardada por una política inteligente de parte de todos los regímenes norteamericanos desde Nixon hasta Clinton. La política neo-conservadora de Bush fue un esfuerzo por volver a una hegemonía incontestada. Esta política fue un desastre para los EE.UU., acelerando irremediablemente el colapso del poder mundial norteamericano. En la situación multilateral y caótica actual, diversos poderes luchan para obtener beneficios políticos. Entre las luchas geopolíticas de los próximos años, la más importante es la lucha entre el espíritu de Davos y el espíritu de Porto Alegre.

Esta charla se retransmitirá vía teleconferencia a ciudades del interior.

10 de septiembre
Immanuel Wallerstein – 10 de septiembre
Conferencia del Prof. Immanuel Wallerstein (Yale, USA). Vivir en un mundo post-norteamericano
Lunes 10 de Septiembre, 19 horas
Auditorio OSDE – Av. L.N. Alem 1067 2º subsuelo

(*) Más información aquí y acá.

5 thoughts on “Conferencia de Immanuel Wallerstein: Vivir en un mundo post-norteamericano

  1. Mario Roberto Molina says:

    Hola Fabián, si puedo voy a intentar grabar la charla para ver si después publico una parte acá.

    Carlos, gracias a vos por difundir esa carta del Jefe Seattle, dice unas cuantas cosas muy copadas sobre el pensamiento de los pueblos originarios americanos.

  2. Cucox says:

    Marx sostenía en los Grundrisse que dos son las tendencias con las que se encuentra cualquier empresario en un momento dado: una reducir sus costes al máximo (p.e. costes laborales) y otra, incrementar sus beneficios para lo cual ha de emplear una mayor cantidad de recursos productivos (p.e. contratar a más trabajadores) pero ambos están fuertemente condicionados por las oportunidades de inversión en ese momento dado. Cuando las oportunidades de inversión (acumulación) se reducen de manera generalizada el sistema puede entrar en crisis. El sistema capitalista ha salido de estas crisis (de acumulación) consecuencia de la falta de oportunidades de inversión de diversas formas: innovaciones tecnológicas, colonialismo, por procesos semejantes a los de la “acumulación primitiva” por los cuales se mercantilizan áreas que antes no estaban integradas en el sistema de mercado, etc, etc. En ningún caso me parece razonable pensar que no sucederá lo mismo en este caso, es decir que se repita lo que ya ha ocurrido otras veces. Es posible que el sistema salga con algunos cambios pero entiendo que será muy difícil que sea muy diferente.

    Un saludo,

    J.C.

    • Mario Roberto Molina says:

      Cucox, lo que decís sobre Marx, es indispensable para comprender las crisis capitalistas. Si bien, Wallerstein analiza el capitalismo a través de los ciclos de Kondrátiev, no basta para explicar que si bien las crisis del capitalismo son más frecuentes, eso lleve rotundamente a la caída de su última fase imperialista. Para entender lo que está pasando, a diferencia de tu planteo, creo que debemos tener en cuenta que cada crisis capitalista tiene características propias, más allá de los elementos comunes que se puedan establecer a partir de los postulados de Marx, influyen también los contextos históricos y geográficos, así como el estado de la situación social actual (o para decirlo de otra manera, el estado de la lucha de clases) en cada lugar. La crisis actual del capitalismo no es sólo económica, sino ideológica y política. Sin dudas, si el sistema sale emparchado una vez más, será a través de la coerción, ya que no sólo la tasa de ganancia ha reducido, sino también las bases ideológicas y morales del sistema. Es preciso entender que como el gigante no va a caer sólo es preciso que el david se articule en espacios de contrapoder, de contrahegemonía. Si no, por sí solo no cae, y tampoco sirve en éstos momentos una postura derrotista que algunos esconden con el disfraz de la “realidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*