Compilado de textos de Ernesto “Che” Guevara

Ernesto Che GuevaraRomina Reynoso, compañera del I.S.F.D. y T. Nº42, estudiante de 4to año de Historia; me envió su colección de textos acerca de Ernesto “Che” Guevara. La mayoría son escritos del mismo Guevara, pero también hay algunos de terceros como una biografía, así como una entrevista a su hijo Camilo Guevara March.

En otras oportunidades (como aquí y acá) hemos hablado sobre el Che. Sin dudas, estés o no de acuerdo con su pensamiento y modo de actuar, hay que tener en cuenta el contexto donde surge Guevara. En la juventud de la época había una confianza muy grande en la idea de la revolución, en la capacidad de las personas para cuestionar al sistema capitalista y crear alternativas reales para no quedarse sólo con la teoría. Latinoamérica fue un escenario propicio para la gestación de estas ideas. Llegaban en un momento donde las crisis económicas, y las fallas del sistema hacían notar la necesidad de un cambio, pero también en una coyuntura negativa donde las grandes elites y los sectores conservadores latinoamericanos se agrupaban seducidos por la doctrina de “Seguridad Nacional” sugerida por USA, generando una lucha sin cuartel a lo que definían vagamente como “comunismo” (que podía ser cualquier tipo de idea que consideraran como rival). Cualquier signo de rebeldía a lo ya establecido fue visto como patología social, comparando la sociedad como un organismo que estaba “enfermo”.

Otro elemento que puede servir para entender el impacto de Guevara sobre las generaciones posteriores hasta la actualidad es, como lo ha dicho Fabián Bustamante en otra ocasión, la figura del líder. Si bien, hoy en día necesitamos de una Historia que supere al positivismo y la historia de los personajes heroicos, la figura de Guevara se convirtió en un símbolo casi romántico para muchas personas; y es interesante saber porqué. Quizá la respuesta más simple, pero palpable a la vez, es que la idea del cambio social sigue vigente, porque también perduran (lamentablemente) las formas de opresión y desigualdad que genera el capitalismo…

Conocer de puño y letra el pensamiento de Guevara puede ayudarnos a comprender un poco más este fenómeno. Pero no es la única forma. Como lo decimos siempre, nos interesa saber tu opinión, así que te invitamos a comentar (y no solo descargar) el aporte de Romina:

  Compilado Che Guevara
» 2,6 MiB - 1.123 descargas - (Ayuda para éste recurso)
Completo compilado con escritos del Che, así como escritos y notas de terceros.

El archivo de descarga está comprimido. Para descomprimirlo necesitarás instalar el programa 7-Zip (Para Windows), o el p7zip (Para Linux). Una vez que bajes el archivo del blog, le das click con el botón derecho del ratón y busca la opción “Extraer aquí” de 7-zip. Así tendrás la colección completa (todos textos en pdf).

10 thoughts on “Compilado de textos de Ernesto “Che” Guevara

  1. Fabián Gaspar Bustamante Olguín says:

    Ah, antes que se me olvide. Creo que el Che Guevara como partícipe, junto a Fidel y otros revolucionarios, de la Revolución Cubana es muy importante en cuanto a la idea de América Latina, post Revolución. No cabe la menor duda, que la nueva identidad cubana revolucionaria hizo, también, empapar una nueva identidad a nuestro continente, -teniendo como ícono al inmortal Che Guevara- y que habla de la idea de los revolucionarios de expandir un nuevo concepto de América Latina.

  2. Me sorprendo de pensar que habiendo leído a Ernesto de la Serna Guevara Lynch, siguen pensando que es un revolucionario de mentalidad abarcadora.
    Soy una persona estudiosa de la historia y comprendo claramente que la visión de un Che Guevara humano y transformador de las injusticias es una verdadera falacia.
    El Che Guevara fue un hombre que intentó cambiar a Latinoamérica a la fuerza. Con violencia y muerte. Con una declaración en Naciones Unidas instando a seguir fusilando. Un traidor entre sus camaradas.

    Ningún pensamiento se sostiene en el tiempo si es impuesto por la fuerza. Ninguna revolución triunfa si no se sostiene por el cambio de paradigma. Por supuesto que lleva más tiempo crear conciencia.
    Por supuesto que la educación es un valor cultural que todos debemos proponer. Pero para terminar con el fraticidio es preciso cambiar el enfoque que la comunidad educativa quiere impregnarle a un sujeto que no resiste otro análisis que asesino.
    Cuando la democracia y la República se instalan en un país es para siempre, o por lo menos, hasta que otro sistema mejor la reemplace.
    No confundamos valores democráticos con reivindicaciones basadas en la toma del poder por la fuerza y la imposición de un pensamiento único. Eso es un estado tirano donde la libertad de expresión está absolutamente cercenada.
    Cuba es el triste ejemplo.
    Busquemos la unidad latinoamericana desde la base republicana, respetando derechos y exigiendo que todos los compatriotas asuman sus obligaciones ciudadanas.
    No hay voluntad para otro enfrentamiento.
    La única posibilidad para el cambio es creand conciencia.

  3. Fabián Gaspar Bustamante Olguín says:

    Estoy completamente de acuerdo. El método de Guevara no fue de lo mejor, pero no olvidemos que él es hijo de su tiempo y, la violencia, en esos años, era pan de cada día.
    Ahora, creo que la democracia y república son conceptos que, por lo menos, en muchos países latinoamericanos, al parecer no existen. No puede haber democracia, si existe pobreza, desigualdad, bajos salarios, empresas que eluden impuesto al Estado, canales de televisión agresivos…en fin. ¿Eso no es la imposición de un pensamiento único (neoliberalismo) que nos hace ver que así tiene que funcionar una democracia y sus valores? ¿Se pueden respetar derechos si empresas como Telefónica, te hacen pagar más de la cuenta en llamadas que tu nunca realizaste?
    Coincido contigo, hay que crar conciencia PARA TODOS, sin excepción.

    Saludos Oliver. ¡Bienvenido al blog!

  4. Mario Roberto Molina says:

    Estimado Oliver, también te doy la bienvenida al blog, y me gustaría expresar mi opinión con respecto a este tema. En primer lugar, tal como lo hace Fabián, y como lo sugerí yo al inicio de éste artículo, hay que recordar el contexto del tiempo del Che. Un tiempo agitado por la violencia, un escenario latinoamericano con desigualdad y pobreza que acogía de buen grado las ideas de cambio social (sobre todo en la juventud), frente a una coyuntura negativa de formación de dictaduras a nivel latinoamericano que aparecían para mantener el status-quo, y lo defendían también con violencia, y qué violencia! Con métodos muchísimo peores y sistemáticos contra cualquiera que les pareciera “subversivo”.

    Ahora bien, no podemos idealizar a Guevara (como a ninguna otra persona en la Historia) por la sencilla razón que fue un ser humano como cualquiera de nosotros, capaz de los sentimientos más altruístas, como de las actitudes poco felices. Pero yo no estoy de acuerdo en quedarme con la idea del “asesino” (que si la tomas en cuenta tajantemente, sabes que surge de los sectores que siempre lo tuvieron todo), el Che era un ferviente estudioso del marxismo, comprendía las problemáticas centrales de la realidad latinoamericana, y trató de generar una alternativa propia para el caso latinoamericano, porque el contexto no era igual que el europeo. Pensó que la lucha armada contra esos regímenes injustos era lo mejor, haciendo del marxismo no solo una forma de analizar la realidad, sino también una forma de vida: coherencia entre lo que piensas y practicas. Veía las relaciones sociales desde la solidaridad y no desde el individualismo (que lamentablemente seguimos sufriendo hoy). Ahora bien: nadie dice que fue perfecto su accionar. ¿O acaso algo de lo que hacemos es perfecto?

    Pero gracias a él y el ciclo de la Revolución Cubana, se volvió a generar un debate muy necesario e interesante dentro de la izquierda latinoamericana, surgiendo nuevas formas de pensar nuestra realidad. Algunas formas se basaron en la lucha armada, otras en la radicalización de los movimientos sociales (incluso dentro de la misma iglesia católica, y también dentro de los movimientos políticos), así como la vía parlamentaria (ej. el caso de Salvador Allende).

    Por supuesto que hoy tenemos que hacer conciencia y transformar el pensamiento, pero juzgar el pasado con los anteojos del presente a veces puede ser desacertado si no atendemos al contexto.

    Saludos y muchas gracias por tu comentario. Pienso que está bueno discutir este tipo de temas, porque me parece que se dan por asumidos.

  5. Han sido generosamente explicativos de su visión acerca de justificar un accionar en función del momento histórico. Lo agradezco.
    Por supuesto que contemplo en mi descripción anterior del carácter humano del Che su situación coyuntural.
    Por eso afirmo, sin dudarlo, que su visión fue nublada por su megalomanía.
    Con esto quiero decir que Guevara estaba convencido de que Él sería quien “libertaría” a latinoamerica de la opresión y la desigualdad.
    Hay que ser verdaderamente sabio para comprender que lo importante es la acción, no el resultado de la acción. Siempre se debe hacer lo correcto. Tal vez no esté en nuestra capacidad, tal vez no esté en nuestro tiempo ver algún resultado.
    Uds. sabrán seguramente a quién me refiero.

    Les dejo un fuerte abrazo.
    La única posibilidad para el cambio es creando conciencia.

  6. Maria Lorena Gruner says:

    Hola:
    A la gente que ha dejado un comentario criticando el accionar del Che que dice ser un estudioso de la historia no del che claro ya que el Che era Guevara De la Serna. Guevara Lynch era su padre y Lynch es el apellido materno del padre del che y el nunca uso ese apellido.

  7. nicolas says:

    “…Un tiempo agitado por la violencia, un escenario latinoamericano con desigualdad y pobreza …”, Mario Roberto Molina me parece que son tiempos parecidos a los actuales; con respecto a las opiniones es digno escuchar y ser plurales, pero frente a mentalidades cerradas mejor hacer oidos sordos. El Che intento una revolucion internacional, ninguna revolucion es tal sin fusilados. No espero ser quien caiga en gracia a los que comenten pero es una realidad innegable que el proceso revolucionario que se vivio en latinoamerica (esa “agitacion”) fue una reflejo de un pueblo que despertaba a la realidad, una realidad manejada por el capital mas salvaje e inhumano posible, que manipulo la vision del mundo, que malverso los bienes de la humanidad en pos de su autoconservacion.
    Hoy vivimos la realidad que conviene a los grades poderes, hoy vivimos la mentira de sociedad democratica ordenada, consumidores de television idiotizante, siervos de empresas, esclavos de los electrodomenticos….
    yo hubiese preferido el triunfo de la revolucion a esta realidad; tal vez sea poco realista, tal vez esto de el anonimato de internet me plantee un momento de reflexion sin ataduras.

    Estudio el profesorado de Historia y tal vez por eso sea que guardo esperanzas en el futuro; creo que somos varios y dia a dia me encuentro con mas gente que le gustaria compartir un mundo mejor.

    Un abrazo, espero que nadie crea que en nombre de la conservacion de un orden asesino se puedan matar las revoluciones

    ah…ya me lo estoy bajando, gracias

    • Mario Roberto Molina says:

      Hola compañero Nicolás: Por supuesto que sigo pensando que el capitalismo fue y es la mayor máquina asesina y hacedora de pobres a nivel mundial. No lo dejo de señalar en los artículos referidos al tema que escribo en el blog, a pesar que el blog es un espacio para debate (siempre desde el respeto). Con respecto a la chispa revolucionaria, me parece que sigue encendida, y hay que estar muy atento y acompañar todo lo que salga de positivo de los nuevos movimientos sociales y organizaciones que desde el socialismo reclaman un cambio profundo. ¿Acaso estamos en una segunda hora de los pueblos? Ojalá. Pero para eso necesitamos acompañar esos cambios, participar, crear relaciones no capitalistas y recuperar el terreno perdido en el campo popular. Como profe me parece que desde la izquierda educacional podemos contribuir mucho a crear más conciencia social, porque sin ella se hace difícil que las personas adquieran compromiso revolucionario, y solidaridad, sobre todo entre los más jóvenes.

      Saludos, y bienvenido al blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*